Ciencia
16-01-2012
“El científico es alguien que rompe”
Oscar Bottasso es médico,  Profesor Asociado del Área Instrumental Metodología de la Investigación Científica en la Facultad de Medicina de Rosario, investigador con proyectos sobre tuberculosis y su impacto a nivel de la población. En esta nota se explaya sobre el lugar de la ciencia en la sociedad y sus vínculos con la política y el arte.
Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal
Antonio Capriotti

-¿Cuál es el lugar de la ciencia?

Y es un lugar de asesoramiento. La sociedad necesita pisar sobre terreno firme. La ciencia trata de proveer algunas zonas firmes. Nos asentamos sobre este postulado que si bien no es la verdad absoluta tiene mucho de certeza. Y eso, convengamos, nos da algo de tranquilidad. Y no estar en el caos permanente. Ése sería el rol: proveer una zona de una fundamentación sostenible

-¿Ciencia y política?
Yo diría que van y vienen. Hay una política científica y hay un hecho científico que cambia políticas

-¿Y el arte y la ciencia?
Fascinante, porque la ciencia es fundamento lógico más empirismo. Es decir, yo tengo una hipótesis y después tengo un experimento. Pero en la parte abstracta de la hipótesis tiene mucho que ver el arte, la literatura, la creatividad. Ha habido grandes físicos que han encontrado en la inspiración en los griegos

-Hay muchos científicos que son buenos escritores
Probablemente es así  porque gran parte de nuestro trabajo es escribir. Yo necesito publicar lo que hago para que otro lo lea y se entere en qué estoy trabajando. Si uno busca en la historia del arte encuentra tantos puntos en común entre ciencia y arte que parece que han ido de la mano. Como que ambas son creatividades del hombre. La ciencia tiene una parte de abstracción que es creativa

-¿Cómo nace?

-Como una pregunta. Porque hay algo que no encaja y uno se pregunta ¿por qué? Es la capacidad de intentar respondernos a ese interrogante. Beethoven un día se dijo “Yo a este movimiento de la sinfonía le quiero poner un scherzo”. Y ya no fue más sinfonía clásica, fue sinfonía romántica.

-Beethoven fue capaz de poner en tela de juicio su propia obra pocos días antes de morir. Llo hizo con sus últimos cuartetos del período tardío, escritos poco antes de morir.
Sí. Un atrevido que le pone a la sinfonía que por naturaleza no tiene voz le agrega un movimiento coral. Es una gran ruptura
El científico también es alguien que rompe y si no se puedes romper algo, nos perdemos lo más divertido.

-Desde Platón a Descartes,  ¿qué es la ciencia?
Es mirar, describir. En realidad, Aristóteles sugiere que el conocimiento de las cosas se hace por sus causas. Dice que las cosas se conocen bien cuando accedemos a sus causas. Pero hubo un quiebre cartesiano; el espíritu antiguo era que frente a lo que tengo adelante lo intento conocer para acceder y disfrutarlo, Descartes inaugura la tecnociencia: “yo tengo que hacer la naturaleza en la medida de lo que yo quiero. Controlarla. Manejarla. Yo con la tecnología tengo que hacer que la naturaleza satisfaga mis apetencias. Ya la dejo de mirar. De regodearme, la quiero controlar; entonces electricidad, locomotora vapor y todo lo que empieza a aparecer para medir y calcular, para contar y saltar límites. Microscopio y química y medicina y vacunas, controles y prevención para limitar las epidemias, controlando la naturaleza.

-¿Qué  es conocimiento?
Conocimiento es la representación mental de un hecho sobre el que tenemos consenso.

-¿Y si viniera un marciano?
Seguramente él vendría con orto bagaje de cosas. Otra historia. Uno tiene una representación mental de los objetos que hace que lo que está conociendo lo asimile a lo que uno ya trae

-Las explicaciones científicas en qué difieren de cualquier otra explicación?
Es que están ceñidas a un dato experimental

-Que se repite…
…y que si se reproduce cada vez, es más cierto. Quede claro que no uso la palabra verdad.
-La palabra verdad genera desconfianza. Entonces, ¿hay objetividad en el conocimiento?
Así hay que enseñarlo: “pretende ser objetivo”. Pero no puede serlo. Porque si fuera objetivo habría que hacerlo generar con una máquina pero quien lo genera es uno como nosotros, un sujeto…
…sujeto a su cultura a su lenguaje a su historia a su tiempo…La otra pregunta, ¿cuál es “la realidad” a conocer?
De a pedazos. Influimos en ella. Por eso yo adhiero a Einstein que decía que “la realidad es una ilusión persistente”. Nosotros persistimos en la ilusión de que la podemos conocer.

-Porque tenemos cinco sentidos pero estos a veces nos traicionan. ¿Cómo se da la percepción del mundo?
Cada uno de nosotros está atravesado por su propia historia y percibe desde allí. Cada uno ve la realidad de afuera a partir de la realidad que tiene internalizada. Su propia realidad de adentro. Porque cuando yo le hago ver a alguien algo que no forma parte de su realidad no le puede poner un nombre.

-Y una vez puesto el nombre, lo condenamos a ser “eso”
Esto nos puede ayudar a entender un hecho social porque eso sí es de una gran complejidad ya que no es un simple experimento. Ya que nuestro entendimiento está  atravesado por todo lo que traemos puesto.

-Y por los intereses que cada uno persigue. Por su ideología…
Por supuesto. Si no, no sería persona.

-¿Se puede aprehender la “realidad”?
Es lo que dice Einstein cuando se refiere a la realidad “esa ilusión persistente”.

-Aprehender “la realidad” ¿para qué?
Hay que aprehender lo que se supone tiene bastante asidero, valor. Lo que tiene validez debe ser aprehendido. Aprehenderlo puede modificar comportamientos que llevan a un mejor actuar; y, seguro que si uno aprehende cosas de validez, la teoría se refina.

-¿Siempre hay una finalidad? ¿Un para qué?
A partir de Descartes se traba la finalidad: “Yo a este mundo tengo que tratar de entenderlo para hacerlo acorde a mis necesidades”. Esto de la finalidad es muy cartesiano. Él disfrutaba la noche estrellada, el vino, el aceite de oliva. Ése era el centro de la vida.

-Bien hedonista…

…yo estoy acá para disfrutar esto. Nuestro gran desafío es conciliar esa visión antigua con visión de la tecnociencia. Yo puedo tratar de querer controlar la naturaleza pero por qué mientras tanto no puedo disfrutar de ella, si es tan bella.

-¿Qué le sugiere ciencia y creencia?
Cuando las proposiciones se verifican cuando toman un cuerpo de certidumbre, ya hay un alto grado de validez, se instala la creencia y epistemológicamente ya no la contrastamos más; pero…hasta nuevo aviso.

-Cuando se instala la creencia nos manejamos como si estuviéramos frente a un hecho demostrable.
Y no lo revisamos más hasta que aparece alguien que dice: “hay una parte de este hecho que no siempre se cumple”; y lo demuestra. Entonces tenemos que revisar esa creencia.

-¿Cuáles son los pasos del conocimiento científico?
Primero hay que partir desde un cuerpo lógico de reflexión, luego hay que definir el objeto de estudio, su focalización. Es como el colimador en el aparato de rayos (El objetivo de la colimación es hacer que el eje óptico de cada lente o espejo coincida con el rayo central del sistema, un láser colimador debe lograr un haz así. Los colimadores ópticos suelen estar formados fundamentalmente por un espejo parabólico, unas lentes y algunos diafragmas). Hacemos foco; a eso lo llamamos recorte de este objeto y me dedico a estudiar desde ese corte.

-¿Es el sesgo?
Y sí porque la condición humana es limitada. Todavía no hay hombre que pueda obrar de otra manera. Una vez armado el objeto de estudio trazar un objetivo para hacer un experimento de sus resultados. Eso nos lleva a una conclusión y volvemos a la teoría. Comenzamos con teoría y terminamos con teoría.

-De todos modos, ¿desde un principio lo primero fue la duda?
Y concluye con una duda.                          & nbsp;             

Dejanos tu comentario...

Viernes 10 de Julio de 2020
La pandemia en Brasil
Pandemia y ciudad
La abanderada del odio
Renta básica, un experimento
Internacionalizar la crisis
Evitar una catástrofe financiera global
El mundo según Bill Gates
El mundo acelerado
Coronavirus: lo que aún no se sabe
Lo que el pentágono sabía
Capitalismo pandémico
El peligro de una segunda ola
Un nuevo orden mundial
Mujica
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier