Economía
24-06-2020
Las razones para intervenir e investigar Vicentín
Economistas rosarinos y la Federación de Trabajadores aceiteros y algodoneros señalaron en un informe que el "rescate" de la empresa garantizará la continuidad laboral de unas seis mil personas en una firma que llegó a estar en 2018 entre las seis más grandes del país. A la vez, subraya la necesidad de investigar el multimillonario endeudamiento que es también un atentado contra la banca pública.
Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

Redacción Cruz del Sur


El grupo @MatEconomía, que tiene entre sus economistas a Sergio Arelovich, junto con la Federación de Trabajadores Aceiteros y Desmotadores de Algodón, publicó este miércoles un informe especial sobre Vicentín en el que exponen una radiografía del crecimiento de la empresa que hasta 2019 figuraba entre las diez más grandes del país y en febrero pasado se presentó a convocatoria de acreedores, dejando un tendal de deudas pero embolsando un crédito multimillonario del Banco Nación cuyos activos se repartieron en firmas off shore creadas desde la misma empresa.

Desde 2016, señala el informe, “Vicentín ocupa un lugar entre las 10 empresas que más facturan en el país, llegando a ocupar el sexto lugar en 2018”. Tiene una capacidad instalada de molienda

Que representa el 24% del sector oleaginoso entre su sede de Avellaneda, en Timbúes y San Lorenzo.

 

La intervención, arguyen desde @MatEconomía, permite “asegurar la continuidad laboral de más de 6 mil puestos de trabajo (2.195 de la industria aceitera; 920 de la algodonera; 376 de la vitivinícola y 2.057 de la frigorífica). En la actualidad sólo una de sus plantas logró volver a operar mínimamente para procesar –a facón– unas pocas toneladas, y la afectación de empresas vinculadas como Algodonera Avellaneda que suspendió y recortó salarios a sus trabajadores”.

 

Además la intervención permitiría investigar y garantizar el pago de las deudas: 1.895 productores y cooperativas por compra de granos, 586 personas físicas y jurídicas por bienes y servicios, 37 entidades financieras y 19 organismos fiscales y aduaneros.

 

Asimismo, “prevenir –señala el informe– de una posible extranjerización y/o mayor concentración del mercado, 8 empresas reúnen el 94% de las exportaciones de derivados de soja y girasol: las nacionales Vicentín, AGD y Molinos Agro; y las extranjeras Cargill, Oleaginosa Moreno, Cofco, Bunge, Dreyfus. Asegurar la continuidad de la exportación en un sector estratégico de generación de divisas (Cereales y Oleaginosas reúnen el 45% de las exportaciones), el 29% las exportaciones oleaginosas y el resto de las cerealeras”.

 

Con información de fuentes oficiales y propias, desde @MatEconomía señalan: “Si cruzamos los datos proporcionados por Indec y el ranking de exportadores por empresas, Vicentín y las empresas vinculadas reúnen al menos el 5,4% de las exportaciones totales argentinas”.

 

Investigar antes de expropiar

 

Sin embargo, los economistas rosarinos señalan que antes de la expropiación hay que investigar varios puntos cruciales que enumeran:

 

—Los motivos del fuerte endeudamiento y crisis financiera de la empresa.

 

—Deuda tomada en préstamos en millones de pesos. Desde el último cierre de balance (31/10/2018: 37.000 millones) hasta la declaración en el concurso (09/02/2020: 63.000 millones), los préstamos tomados crecieron un 70%

 

La deuda con el Banco Nación (18.500 millones de pesos) superó los límites a los que podía acceder en función de la normativa correspondiente bajada por el Ente Regulador para las Grandes Empresas.

 

En los 13 años desde 2002 a 2015 la deuda con este banco aumentó en 120 millones de dólares, mientras que en 4 años de gobierno de Cambiemos aumentó en 150 millones de dólares (38,8% aprobados en noviembre de 2019).

 

Además, quizá requeriría una consideración especial el daño emergente a la banca estatal integrada por otras tres entidades: Banco Provincia de Buenos Aires, Banco Ciudad y BICE.

 

La red interna


Las empresas adquiridas y creadas por Vicentín en los últimos años y la operatoria intrafirma conforman una compleja red interna.

 

El informe de la Inspección General de Personas Jurídicas de Santa Fe que solicita intervención en la empresa afirma: “Vicentín S.A.I.C. es un grupo conformado por más de 20 sociedades empresas que controla directa o indirectamente a través de sociedades uruguayas y que ni siquiera menciona en el expediente de su concurso y que explotan al menos ocho actividades industriales distintas, con elevado volumen de producción y exportación”.

 

Aunque no lo solicita, explicita al menos la necesidad de considerar al Grupo Empresario en la intervención y en el concurso y no solo a la firma Vicentín SA.

 

El holding tiene una estructura rizomática, un tejido de empresas controlantes y controladas, tanto las radicadas en el país como en el extranjero: 6 radicadas en Uruguay, 1 en Paraguay, 1 en Brasil y 1 en España, con intenso flujo de ventas y compras de envergadura entre ellas.

 

Dos maniobras son habituales en las relaciones intrafirma: subdeclaración de exportaciones y de precios de transferencias y préstamos en dólares cuya devolución encubre fuga de dólares. Ejemplo de ello es que VFG Inversiones y Actividades Especiales S.A. actúa como financiadora de dos empresas radicadas en Argentina: Friar y Algodonera Avellaneda. Los montos financiados son muy relevantes respecto de las ventas declaradas por ambas compañías. La existencia real de tal financiación debiera ser verificada porque no habría que descartarla como recurso para el giro de utilidades, dolarizando excedentes bajo otra forma contractual.

 

Impuestos impagos y venta no declarada

 

La empresa reúne reclamos realizados por la AFIP y la aduana por diferencias en derechos de exportación (no) pagados. En 2012: 28.534.169 dólares, en 2013: 8.899.320 dólares

 

Con fecha 2 de diciembre de 2019, la sociedad vicentín SAIC S.A.I.C le cedió a Renaisco BV, controlada por Glencore Agriculture, el 16,67% de su tenencia accionaria en Renova S.A., lo que se mantuvo oculto y se dio a conocer luego de 10 días de la cesación de pagos de Vicentín. Al día de hoy, Glencore exporta exactamente lo que hasta 2019 exportaba Vicentín.

 

“Conocer si la empresa –señala el informe entre los puntos a investigar– cumplió con la obligación de presentar Estados Contables ante Inspección General de Justicia y sanciones por no cumplimentar este requisito. En particular, el 28 de febrero de 2020 vencía el plazo para la presentación del balance cerrado en octubre de 2019 y que la asamblea anual ordinaria lo trate y apruebe”.

Dejanos tu comentario...

Lunes 28 de Septiembre de 2020
La pandemia en Brasil
Pandemia y ciudad
La abanderada del odio
Renta básica, un experimento
Internacionalizar la crisis
Evitar una catástrofe financiera global
El mundo según Bill Gates
El mundo acelerado
Coronavirus: lo que aún no se sabe
Lo que el pentágono sabía
Capitalismo pandémico
El peligro de una segunda ola
Un nuevo orden mundial
Mujica
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
foto