Economía
11-04-2020
Unos tienen coronita y otros, coronavirus

Casi el 70 por ciento del patrimonio de las grandes fortunas, que construyeron su riqueza con el trabajo argentino, está en el exterior y no paga impuestos en el país. Si se pudiera nacionalizar esos gravámenes –que caerían sobre el 0,1 por ciento de la población–, saldrían de la indigencia durante diez años 15 millones de pobres, según un informe de economistas rosarinos.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal
“De cada 100 personas, 35 son pobres. Se trata de más de 15 millones de argentinas y argentinos”, comienza el último informe de Mate Economía, un equipo de economistas rosarinos que difunden mensualmente sus relevamientos y entre quienes se encuentran Sergio Arelovich, Lavih Abraham, Diego Kofman, Natalia Pérez Barreda y Marco Kofman, quienes el jueves último elaboraron un análisis en que señalan que si quienes concentran la riqueza en el país pagaran los impuestos que les caben, esos 15 millones de pobres saldrían de esa situación durante la próxima década.

 

El informe señala; “Unas 45.000 personas, es decir, el 0,1% de la población, declaran poseer una riqueza total de 107 mil millones de dólares. De cada 100 personas, cada uno de estos millonarios representa sólo un brazo (el 10% del peso corporal de una persona). Con la riqueza de ese 0,1%, los 15 millones de pobres dejarían de serlo por 10 años completos”.

 

“Ese 0,1% –continúa el informe–, declaró tener el 66% de su riqueza fuera del país. Estas personas, mientras más ricas son, tienen mayor tendencia a extranjerizar la riqueza que obtuvieron con el trabajo de argentinas y argentinos. En el extremo, las 6.000 personas más ricas, que en promedio declararon una riqueza de 10 millones de dólares cada una, tienen el 80% de su capital radicado en el exterior”.

 

El impuesto de los ricos

 

Sobre la riqueza declarada en el país y afuera de él, los propietarios pagan el “impuesto a los bienes personales”. Pero sólo pagan quienes tengan una riqueza superior a los 2 millones de pesos, descontando el valor del inmueble utilizado para vivir, señala el informe de Mate. Y sobre el excedente de ese monto se paga, anualmente, entre el 0,5% y el 1,25% de la riqueza declarada. Este impuesto fue creado en la década del 90 con carácter transitorio, pero su vigencia se fue prorrogando hasta la actualidad.

 

En el gobierno de Mauricio Macri, de acuerdo al análisis del informe –sustentado en información del Indec, la Afip, el Banco Central de la República Argentina y la Comisión Nacional de Valores–, se avanzó hacia la eliminación de este impuesto, aunque la operación no se concretó. “Pero sí ocurrió que, a pesar de que empeoró la distribución del ingreso y que los ricos fueron más ricos, la recaudación del impuesto disminuyó notablemente”. Y agrega: “Durante el segundo mandato de Cristina Fernández de Kirchner, la recaudación por este impuesto creció por encima de la inflación. Con Mauricio Macri, lo hizo por debajo. Al final de su mandato, la recaudación fue menos de la mitad de lo que había sido cuando asumió”.

 

Los que ganan mucho

 

En el año 2017 hubo 5.000 empresas que declararon ganancias individuales superiores al millón de dólares. En total, esta cúpula empresarial, ganó el equivalente a 40.000 millones de dólares. “Para dimensionar este valor –ejemplifica el informe de Mate–, consideremos que con un poco más de 10.000 millones de dólares, los 15 millones de personas pobres dejarían de serlo por un año completo. En otras palabras, eliminar la pobreza tendría un costo equivalente al 25% de lo que ganan anualmente sólo las 5.000 empresas más exitosas del país”.

 

La macrieconomía

 

En 2019, diez bancos privados ganaron nada menos que 224.000 millones de pesos, señala el informe difundido el jueves. Ello significa que multiplicaron por 8 la ganancia que habían tenido en 2015. Un conjunto de ocho empresas privadas del sector energético ganó más de 90.000 millones, multiplicando por 10 la ganancia de 2015. Y subraya: “Sólo 18 empresas de los sectores beneficiados por Cambiemos, ganaron $314.000 millones. Valor equivalente a 6 mil millones de dólares de entonces”.

En ese sentido, y dada la crisis actual creada por la pandemia del covid-19, un impuesto a las grandes fortunas permitiría recaudar entre 100.000 y 160.000 millones de pesos.

Y grafica: “Si sólo el 0,1% de las personas que acumulan mayor riqueza pagara un impuesto correspondiente al 1,25% de su patrimonio declarado en el país y el 1,75% sobre su patrimonio declarado en el extranjero, se podría recaudar 100.000 millones de pesos”. A su vez: “Si el impuesto fuera pagado por el 1%, la recaudación ascendería a 160.000 millones de pesos. En el primer caso, el 99,9% de la población no debería pagar un peso. En el segundo, la población exenta alcanzaría al 99%. Permitiría recaudar entre $100.000 y $160.000 millones de pesos”.

 

Ganancias extraordinarias

 

El impuesto a las ganancias de las sociedades establece el pago máximo del 35% de las ganancias de una empresa. Un impuesto extra del 10% sobre el resultado final de las que hayan ganado más de un millón de dólares en Argentina, generaría un ingreso superior a los 235.000 millones de pesos. “En este contexto –señala el estudio–, luego de cuatro años en los que la riqueza se ha concentrado obscenamente y algunos sectores económicos han resultado particularmente beneficiados por la política de ajuste neoliberal, debería haber consenso social y político para avanzar en estas medidas”.

 

Menem lo hizo

 

A mediados de la década de 1990 –historiza el informe– el gobierno argentino aumentó la tasa del impuesto a las ganancias del 33% al 35% para todas las sociedades y dispuso la creación de un régimen especial sujeto a una tasa del 45% para las ganancias extraordinarias. El foco de este régimen especial estaba puesto sobre las empresas privatizadas, que habían ganado una fortuna en el contexto de la convertibilidad y la equiparación un peso igual a un dólar: ganaban mucho y en dólares”.

Dejanos tu comentario...

Viernes 29 de Mayo de 2020
La pandemia en Brasil
Pandemia y ciudad
La abanderada del odio
Renta básica, un experimento
Internacionalizar la crisis
Evitar una catástrofe financiera global
El mundo según Bill Gates
El mundo acelerado
Coronavirus: lo que aún no se sabe
Lo que el pentágono sabía
Capitalismo pandémico
El peligro de una segunda ola
Un nuevo orden mundial
Mujica
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
foto