Mundo
02-03-2020
La corona-crisis se expandirá y terminará en un desastre
El célebre economista Nouriel Roubini predijo la crisis financiera de 2008. Ahora cree que los mercados bursátiles caerán en un 30 a 40 por ciento debido al coronavirus. Y que Trump perderá su reelección.
Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

Tim Bartz | Der Spiegel


Nouriel Roubini es uno de los economistas más destacados y enigmáticos del mundo. Predijo con precisión el estallido de la burbuja inmobiliaria de los EEUU, además de la crisis financiera de 2008, junto con las ramificaciones de las medidas de austeridad para la Grecia endeudada. Roubini, que es famoso por sus osados pronósticos, ahora tiene otro: cree que el coronavirus conducirá a un desastre económico global y que, como resultado, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, no será reelegido.

 

—¿Qué tan grave es el brote de coronavirus para China y para la economía global?

 

—Esta crisis es mucho más severa para China y el resto del mundo de lo que los inversores esperaban por cuatro razones. Primera: no es una epidemia limitada a China, sino una pandemia mundial. Segunda: está lejos de haber terminado. Esto tiene consecuencias masivas, pero los políticos no se dan cuenta.

 

—¿Qué quiere decir con eso?

 

—Mire solo su continente. Europa teme cerrar sus fronteras, lo cual es un gran error. En 2016, en respuesta a la crisis de refugiados, Schengen fue efectivamente suspendido, pero esto es aún peor. Las fronteras italianas deberían cerrarse lo antes posible. La situación es mucho peor que un millón de refugiados que vienen a Europa.

 

—¿Cuáles son sus otras dos razones?

 

—Todos creen que va a ser una recesión en forma de V (la forma común: la economía sufre un período agudo pero breve de declive económico con una depresión claramente definida, seguida de una fuerte recuperación), pero la gente no sabe de qué están hablando. Prefieren creer en los milagros. Es matemática simple: si la economía china se redujera en un 2 por ciento en el primer trimestre, requeriría un crecimiento del 8 por ciento en los últimos tres trimestres para alcanzar la tasa de crecimiento anual del 6 por ciento que todos esperaban antes de que estallara el virus. Si el crecimiento es solo del 6 por ciento a partir del segundo trimestre, que es un escenario más realista, veríamos que la economía china solo crece entre un 2,5 y un 4 por ciento durante todo el año. Esta tasa significaría esencialmente una recesión para China y un shock para el mundo.

 

—¿Y tu último punto?

 

—Todos piensan que la dirigencia política reaccionará rápidamente, pero eso también es incorrecto. Los mercados son completamente psicópatas. Fijémonos en la política fiscal: se pueden hacer malabares fiscales solo en algunos países como Alemania, porque otros como Italia no tienen margen de maniobra. Pero incluso si se hace algo, el proceso político requiere mucho hablar y negociar. Tarda entre seis y nueve meses, lo cual es demasiado tiempo. La verdad es que Europa habría necesitado un estímulo fiscal incluso sin el corona crisis. Italia ya estaba al borde de una recesión, al igual que Alemania. Pero los políticos alemanes ni siquiera están pensando en el estímulo, a pesar de que el país está tan expuesto a China. La respuesta política es una broma: los políticos suelen estar detrás de la curva. Esta crisis se extenderá y resultará en un desastre.

 

—¿Qué papel tienen que jugar los bancos centrales?

 

—El Banco Central Europeo y el Banco de Japón ya están en territorio negativo. Por supuesto, podrían bajar aún más las tasas de los depósitos para estimular los préstamos, pero eso no ayudaría a los mercados durante más de una semana. Esta crisis es un shock de oferta que no se puede combatir con la política monetaria o fiscal.

 

—¿Qué podría ayudar?

 

—La solución debe ser clínica. Las medidas monetarias y fiscales no ayudan cuando no hay seguridad alimentaria y de agua. Si el shock lleva a una recesión global, entonces tenemos una crisis financiera, porque los niveles de deuda han aumentado y el mercado inmobiliario de EEUU está experimentando una burbuja como en 2007. No fue una bomba de tiempo hasta ahora porque hemos estado experimentando crecimiento. Eso ya terminó.

 

—¿Esta crisis cambiará la forma en que los chinos ven a su gobierno?

 

—Los empresarios me dicen que las cosas en China son mucho peores de lo que el gobierno informa oficialmente. Un amigo mío en Shanghai lleva semanas encerrado en su casa. No espero una revolución, pero el gobierno necesitará un chivo expiatorio.

 

—¿Como qué?

 

—Ya existían teorías conspirativas sobre la interferencia extranjera en relación a la gripe porcina, la gripe aviar y el levantamiento de Hong Kong. Supongo que comenzarán los problemas de China con Taiwán, Hong Kong o incluso Vietnam. Tomarán medidas enérgicas contra los manifestantes en Hong Kong o enviarán combatientes por el espacio aéreo taiwanés para provocar al ejército estadounidense. Sólo se necesita un accidente en el Estrecho de Formosa para ver una acción militar. No es una guerra caliente entre China y EEUU, sino alguna forma de acción. Esto es lo que quieren las personas en el gobierno de los EEUU como el Secretario de Estado Mike Pompeo o el Vicepresidente Mike Pence. Es la mentalidad de muchas personas en D.C.

 

—Esta crisis es obviamente un revés para la globalización. ¿Cree que los políticos como Trump, que quieren que sus compañías abandonen la producción en el extranjero, se beneficiarán?

 

—Intentará obtener beneficios de esta crisis, eso es seguro. Pero todo cambiará cuando el coronavirus llegue a los EEUU. No se puede construir un muro en el cielo. Mire, vivo en la ciudad de Nueva York y la gente apenas va a restaurantes, cines o teatros, a pesar de que hasta ahora nadie ha sido infectado por el virus. Si llega, estamos totalmente jodidos.

 

—¿Un escenario de terror perfecto para Trump?

 

—Para nada. Perderá las elecciones, eso es seguro.

 

—Es una predicción audaz. ¿Qué lo hace estar tan seguro?

 

—Porque existe un riesgo significativo de guerra entre Estados Unidos e Irán. El gobierno de los EEUU quiere un cambio de régimen y bombardeará a los iraníes. Pero los iraníes están acostumbrados a sufrir, créame, soy un judío iraní, ¡y los conozco! Y los iraníes también quieren un cambio de régimen en los EEUU. Las tensiones elevarán los precios del petróleo y conducirán inevitablemente a la derrota de Trump en las elecciones.

 

—¿Qué lo hace estar tan seguro?

 

—Este siempre ha sido el caso histórico. Ford perdió con Carter después del choque petrolero de 1973, Carter perdió con Reagan debido a la segunda crisis petrolera en 1979, y Bush perdió con Clinton después de la invasión de Kuwait. El campo demócrata es pobre, pero Trump está muerto. ¡Puede citarme sobre eso!

 

—¿Se necesita una guerra contra Irán para vencer a Trump?

 

—Absolutamente, y vale la pena. ¡Cuatro años más de Trump significa guerra económica!

 

—¿Qué deben hacer los inversores para prepararse para el impacto?

 

—Espero que las acciones globales se desbarranquen entre un 30 y un 40 por ciento este año. Mi consejo es: ponga su dinero en efectivo y en bonos gubernamentales seguros, como los bonos alemanes. Tienen tasas negativas, ¿y qué? Eso solo significa que los precios subirán y subirán, de esa manera puedes ganar mucho dinero. Y si me equivoco y las acciones suben un 10 por ciento, eso también está bien. Tenés que proteger tu dinero contra un desastre, eso es más importante. Ese es mi lema: “¡Más vale prevenir que curar!”

Nota bene: se agregaron hipervínculos y aclaraciones para ayudar a la lectura de contexto. El original en inglés puede leerse en el diario alemán Der Spiegel.

Traducción y edición: Pablo Makovsky.

Dejanos tu comentario...

Sábado 08 de Agosto de 2020
La pandemia en Brasil
Pandemia y ciudad
La abanderada del odio
Renta básica, un experimento
Internacionalizar la crisis
Evitar una catástrofe financiera global
El mundo según Bill Gates
El mundo acelerado
Coronavirus: lo que aún no se sabe
Lo que el pentágono sabía
Capitalismo pandémico
El peligro de una segunda ola
Un nuevo orden mundial
Mujica
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
foto