Política
09-01-2020
“No me gusta el despilfarro, no me gusta el desorden”
El gobernador Perotti volvió a cargar contra la gestión provincial anterior por la situación financiera que heredó. “Los recursos no estaban; la caja estaba vacía”, graficó. Así, justificó el atraso en el pago de sueldos a empleados públicos y dijo que el objetivo principal en este primer tramo de su administración es “ordenar las cuentas”.

 

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

El gobierno provincial sigue poniendo el foco en la situación financiera que heredó de la gestión anterior. Este jueves el gobernador Omar Perotti volvió a defender la senda del ajuste para “comenzar a ordenar las cuentas”. En ese sentido justificó el atraso en el pago de sueldos a empleados públicos y afirmó que al momento de asumir “los recursos no estaban; la caja estaba vacía”.

 

Las declaraciones del gobernador fueron realizadas a su paso por Rosario, donde este jueves visitó el centro comunitario María Madre de la Esperanza, que coordina la monja Jordán en barrio Empalme Graneros.

 

 “Apuesto a equilibrar las cuentas y ordenarlas; no me gusta el despilfarro, no me gusta el desorden. Debíamos empezar a ordenar las cuentas de la provincia, con cronogramas que generan inconvenientes. Uno es consciente y no quiere empezar no pagando los sueldos en tiempo y forma, pero la alternativa era recurrir al mecanismo de descubierto bancario, y consideramos que ningún santafesino debe que pagar una tasa obscena del 70 por ciento”, sostuvo.

 

Consultado sobre la deuda contraída por la provincia, Perotti dijo que “si contamos con herramientas va a ser manejable, pero hoy no las tenemos”. “He leído que la gestión anterior reconoce la deuda, y me alegra mucho, porque al menos hasta aquí sabemos que hemos dicho la verdad siempre”, acotó.

 

El mandatario aprovechó para cargar contra el Presupuesto, que confeccionó el su antecesor Miguel Lifschitz para ubicar ahí la dificultad para cumplir en tiempo y forma con algunos compromisos en sus primeros días de gestión.

 

“La deuda hubiese sido manejable si teníamos un presupuesto propio, o si pudiéramos contar con herramientas como las leyes que mandamos a la Legislatura, pero no”, se quejó. “No me la hacen difícil a mí, se la están haciendo dura y difícil a los santafesinos, que no pueden cobrar en tiempo y forma sus salarios o los trabajadores de empresas que no tienen espaldas y tienen que despedir”, agregó.


Por último, trazó un duro diagnóstico de la situación de Santa Fe comparada con otras provincias argentinas al asegurar que es la que “peores números tiene en la relación entre ingresos y lo que se gastó”. “Cuando uno mira las provincias vecinas observa que no han tenido problemas para pagar sueldos; ni Entre Ríos ni Córdoba, donde han sido cuidadosos de cómo iba con su evolución de ingresos”, detalló.

Dejanos tu comentario...

Miércoles 27 de Mayo de 2020
La pandemia en Brasil
Pandemia y ciudad
La abanderada del odio
Renta básica, un experimento
Internacionalizar la crisis
Evitar una catástrofe financiera global
El mundo según Bill Gates
El mundo acelerado
Coronavirus: lo que aún no se sabe
Lo que el pentágono sabía
Capitalismo pandémico
El peligro de una segunda ola
Un nuevo orden mundial
Mujica
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
foto