Mundo
05-01-2020
Así comienzan las guerras
El autor de un reconocido perfil de Qassem Suleimani, el general iraní asesinado por un ataque comandado por Donald Trump, analiza el conflicto ascendente en Medio Oriente tras el ataque. Fuentes de inteligencia estadounidenses le señalan a Dexter Filkins que es muy probable que Irán atque a Estados Unidos donde es más débil. Una advertencia oportuna, ya que desde 1992 Argentina se encuentra en el mapa del terrorismo.
Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

Dexter Filkins* | The New Yorker

 

El asesinato de Qassem Suleimani, el comandante iraní blanco de un ataque estadounidense el jueves por la noche, es el acto de mayores consecuencias tomado contra el régimen en Teherán en treinta años, incluso si no sabemos cuáles serán esas consecuencias. Una cosa es clara: estamos entrando en un período peligroso, en el que el conflicto entre los dos países podría salirse fácilmente de control.

 

La biografía de Suleimani como figura fundamental en Irán y la región es bien conocida. Desde finales de los años noventa, se dedicó a tratar de rehacer el Medio Oriente en beneficio de Irán. Ordenó a sus representantes matar o deshacerse de cualquiera que se opusiera a su visión de un Irán con una esfera de influencia que se extiende desde Teherán hasta el Mar Mediterráneo. Fue notablemente exitoso, legendario incluso, por cierto el agente más influyente de la región en los tiempos modernos. Estuvo involucrado en la promoción de ataques terroristas, apuntaló a déspotas como Bashar al-Assad en Siria, ayudó a asesinar al menos a un líder extranjero, el primer ministro del Líbano, Rafik Hariri, y mató a cientos de soldados estadounidenses en el camino. En los últimos años de la guerra estadounidense en Irak, las milicias de Suleimani desplegaron un arma particularmente sangrienta contra los soldados estadounidenses, el “penetrador explosivo” (EFP: “explosively formed penetrator”), que desgarró la armadura de los vehículos militares estadounidenses y causó estragos entre soldados y marines. No fue una ironía menor que muriera en el camino al Aeropuerto Internacional de Bagdad, donde tantos soldados estadounidenses e iraquíes murieron por una emboscada.

 

La muerte de Suleimani es un duro golpe para el régimen iraní. No era solo la figura central en la política exterior y militar del país; era considerado también un pilar de la revolución misma. Desde 1979, Irán considera que su defensa contra enemigos extranjeros, particularmente Estados Unidos, es fundamental para su supervivencia. La visión de Suleimani de la región se formó en los años ochenta, durante la Guerra Irán-Irak, que dejó más de un millón de personas muertas y de la cual los iraníes, no sin razón, culparon a Estados Unidos y sus aliados. Suleimani, un veterano de esa guerra, prometió que no le volvería a pasar nada parecido con Irán, y construyó la Fuerza Quds –un ala de la Guardia Revolucionaria– como un pequeño ejército móvil capaz de librar una guerra asimétrica contra los enemigos del país, incluyendo los Estados Unidos. Cuando le pregunté a Ryan Crocker, un veterano diplomático estadounidense, qué motivaba a Suleimani, dijo que era amor por el país, y también algo más visceral: “Lo impulsa el nacionalismo, y el amor por la lucha”.

 

Funcionarios estadounidenses de administraciones anteriores han dicho que Suleimani no vivía como un recluso bien protegido, como Osama bin Laden en Pakistán, y que los militares podrían haberlo matado; pero Estados Unidos decidió que no valía la pena provocar una represalia a gran escala. “Suleimani tuvo suerte”, me dijo una vez Meir Dagan, ex jefe del Mossad, la agencia de inteligencia israelí. “Es importante tener suerte” (Dagan murió en 2016).

 

Suleimani fue reemplazado por su antigua mano derecha, pero no está claro que ningún comandante en Irán sea igual en astucia o estatus. Era tan hábil en diplomacia como en el campo de batalla, y tan cómodo con los diplomáticos como con los soldados de primera línea, a quienes adoraba. Y tuvo una relación especialmente estrecha con el ayatolá Ali Khamenei, el líder supremo de Irán. “Ya no tienen más a un tipo como Suleimani”, me dijo John Maguire, un veterano con veintitrés años de la CIA especializado en el Medio Oriente. Maguire es uno de los pocos estadounidenses que llegó a encontrarse cara a cara con Suleimani. Se reunieron en Bagdad, en 2004, cuando los políticos iraquíes intentaban negociar un acercamiento entre Estados Unidos e Irán. “Tenía presencia de mando”, dijo Maguire. “Entró en la habitación y podías sentirlo”.

 

En Iraq, Suleimani tenía cuatro representantes, que ayudaron a supervisar a las milicias chiítas que recientemente lideraron manifestaciones contra la embajada estadounidense. El líder de una de esas milicias, Abu Mahdi al-Muhandis, de Kata’ib Hezbollah, murió en el mismo ataque que Suleimani. Muhandis también tiene un largo historial de ataques estadounidenses, comenzando con el bombardeo de las embajadas de Estados Unidos y Francia en Kuwait, en 1983. Kata’ib Hezbollah —una organización respaldada, entrenada, armada y dirigida por Suleimani— es responsable de las muertes de decenas de soldados estadounidenses en Iraq. Desde que la Administración Trump se alejó del acuerdo nuclear firmado bajo la Administración Obama, Estados Unidos e Irán han participado en una serie de actos provocativos. Al matar a Suleimani, la Administración Trump ha arriesgado un conflicto más amplio e impredecible, que podría estallar en muchos lugares y de muchas maneras. Es difícil imaginar que el régimen iraní no responderá al ataque estadounidense; sentirá que tiene que hacerlo. ¿Pero dónde y cómo? Maguire me dijo que la Fuerza Quds se ha especializado durante mucho tiempo en dos tácticas: la toma de rehenes y el bombardeo de camiones. Pero los estadounidenses están tan bien fortificados en Irak (y en todo el Medio Oriente), y la presencia militar estadounidense en Irak es tan sólida, que es más posible que los iraníes, si deciden tomar represalias, lo hagan en otros lugares. “La mejor apuesta es que elegirán otro lugar, un lugar donde los estadounidenses no estén tan bien protegidos”, dijo. Maguire me dijo que no está convencido de que los iraníes responderán de inmediato, incluso no sabe si lo harán, debido a la profunda sensación de shock de perder a Suleimani. “Es un golpe al cuerpo del régimen”, dijo. El mayor peligro, por supuesto, es que los iraníes respondan, y posiblemente calculen mal, y luego Estados Unidos haga lo mismo. Así comienzan las guerras.

 

El presidente Trump dijo el viernes, como lo ha hecho anteriormente, que Estados Unidos no busca la guerra o el cambio de régimen en Irán. Sin embargo, desde que asumió el cargo, la Administración Trump ha hecho que el régimen cambie su política implícita. Al retirarse del acuerdo nuclear iraní e imponer sanciones paralizantes al país, los asesores de Trump han apostado a que pueden derrocar al régimen. Al matar a Suleimani, la Administración directamente ha tomado el liderazgo de la lucha.

 

Nota bene: se respetaron todos los enlaces del original en inglés, que puede leerse acá.

 

* Dexter Filkins es escritor del The New Yorker y autor de “The Forever War“, que ganó un Premio Nacional del Círculo de Críticos del Libro. En 2013 escribió un magnífico perfil de Suleimani bajo el título “El comandante en las sombras” que hasta hoy es una referencia para entender el proyecto del militar iraní asesinado la semana pasada. Puede leerse en inglés acá.

 

Traducción: Pablo Makovsky

Dejanos tu comentario...

Lunes 27 de Enero de 2020
Comunicar sin contenido
La gente flotante
Citas
Libros en alpargatas
Sasturain
Charlie Egg
Mujica
Sietecase
Erotismo del poder femenino
Scher
Salud Pública
Todo caso policial
El año de la división
Hockey con futuro
Tessa
Bricco
Acquarone
podo
ricciardino
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Villanos y empresarios
foto