Sociedad
18-12-2019
Mundo narco más allá de Los Monos
Operación Guaraní: 12 integrantes de una banda que compraba marihuana en Corrientes para revenderla en Rosario recibieron duras penas por tráfico agravado. La lideraba desde la cárcel quien fue absuelto por el crimen del Pájaro Cantero, Macaco Muñoz, con el aporte de un familiar dueño del boliche Alabama, cuyo frente fue rociado a balazos en abril pasado e investigan por lavado de dinero. Entre los condenados hay otros nombres célebres.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal
Alberto Carpintero

La bajada de marihuana desde la frontera con el Paraguay es un clásico del narcotráfico local. De hecho, el juicio por la Operación Guaraní que acaba de concluir con duras condenas a una banda especializada en esta operatoria se derivó de otra pesquisa, Los Patrones, el primer expediente por narcotráfico contra la banda de Los Monos que terminó con condenas para su líder, Ariel “Guille” Cantero y otros de sus integrantes. Ahora, nombres recurrentes de las páginas policiales –todos parados en la vereda de enfrente de Los Monos y allegados a clanes como Bassi, Ungaro o Alvarado- son los que acumularon sentencias en contra, tras una investigación sobre proveedores de cannabis que abastecían a jugadores locales para la provisión de bocas de expendio al menudeo, en especial en la zona norte de la ciudad. Todo era coordinado desde la cárcel de Piñero por el villagalvense Facundo “Macaco” Muñoz, quien terminó absuelto por el crimen del hermano de Guille, Claudio “Pájaro” Cantero, aunque penado por otro homicidio. Con él aparecen un sobrino del legendario Arturo “Carau” Quevedo, Jorge Galeano; el dueño de un boliche de Pichincha atacado a tiros en abril pasado, Matías Herrera, a quien el tribunal mandó a investigar por lavado –también los vínculos con policías provinciales–; Silvia Di Morelle, alias Bolona y ya condenada en junio pasado como integrante de una banda narco liderada por Sixto “Chaqueño” Pérez que contaba con el aporte de cinco uniformados de la comisaría de Empalme Graneros.

La pesquisa se inició como un desprendimiento de Los Patrones ya que quedó claro para los investigadores federales que se trataba de otra organización. Fueron escuchas sobre dos hombres que terminarían penados, Nicolás Canteros (que respondía a Macaco) y Pablo Ramírez (proveedor), sobre la provisión de drogas desde una cancha de fútbol 5, luego identificada como la que funcionaba en Sorrento al 1400, y acerca de Elías Sánchez, el correntino apodado Patrón que justamente sería condenado en el caso Los Patrones, luego de que la operatoria de esta banda fuera desbaratada en noviembre de 2015.

La operatoria

Canteros actuaba a las órdenes de Macaco Muñoz, preso en Piñero, y lo hacía junto con su pareja Marlén Mansilla, además de Mauro Quinteros y un familiar de Muñoz, Matías Herrera, domiciliado en Funes. El ex convicto por narcotráfico correntino Luis Romano era quien proveía a Ramírez, quien a la vez vendía a Juan Esquivel para que éste proveyera a la banda de Macaco a través de Canteros y Herrera. También fue acusado Máximo Biscoglio.

Esquivel, según la investigación, también se proveía de otros vendedores. Luego de una queja de Macaco por el precio, en el tramo final de la pesquisa, en marzo de 2016, decidió comprarle a Hugo Flores, quien organizo el transporte de la marihuana desde Corrientes con Galeano como chofer. El 31 de ese mes se produjo el operativo de Drogas de la Policía Federal de Rosario que detuvo a la altura del puente de Serodino de la autopista Brigadier López un auto manejado por Flores, el que actuaba como barredor, y un utilitario al mando de Galeano con 67 kilos de marihuana.

El fallo

El Tribunal Oral Federal de Rosario N°3, integrado por los jueces Osvaldo Facciano, Eugenio Martínez Ferrero y Mario Gambacorta condenó la semana pasada al final del juicio a penas de entre tres y nueve años de prisión a los doce imputados. En línea con lo requerido por el fiscal general Federico Reynares Solari, el tribunal ordenó el decomiso de bienes -dinero en efectivo y cinco vehículos- secuestrados y oportunamente embargados en el marco de la causa.

Los proveedores Flores (además de ser quien actuó como barredor) y Esquivel, quien negociaba directamente con Herrera, recibieron las penas más altas: 9 años de cárcel. Nicolás Canteros (coordinaba los puntos de venta) fue condenado con seis meses menos que los anteriores.

Matías Herrera también fue penado con 8 años y 6 meses. Este joven es dueño del boliche Alabama, de Riccheri casi Brown, atacado a balazos en abril pasado en el marco de una saga de ataques sobre locales nocturnos que incluso provocaron homicidios y que hasta el momento no han sido esclarecidos, aunque se presume que todo se dio en el marco del enfrentamiento entre los clanes Cantero y Alvarado.
Además, el tribunal ordenó que se investigue a Herrera por lavado de activos y determinó que se haga una pesquisa sobre policías provinciales mencionados en la causa y que tenían contacto con los imputados.

Macaco Muñoz también fue penado con 8 años y 6 meses, aunque le unificaron en 10 años y medio el monto por la condena en el fuero provincial que le valió el crimen de Juan Pablo Colasso, ultimado en 2012.

También fueron condenados Mauro Quinteros y Jorge Galeano (ambos a 7 años), Pablo Ramírez, Luis Romano, Máximo Biscoglio, Silvia Di Morelle (todos ellos a 6 años) y Marlén Mansilla (3 años de ejecución condicional).

Con distintos niveles de participación según el caso, el tribunal encuadró los hechos en la figura de comercio de estupefacientes agravado por la intervención de tres o más personas y, para algunos imputados, también el delito de transporte de estupefacientes.


Dejanos tu comentario...

Miércoles 25 de Noviembre de 2020
La pandemia en Brasil
Pandemia y ciudad
La abanderada del odio
Renta básica, un experimento
Internacionalizar la crisis
Evitar una catástrofe financiera global
El mundo según Bill Gates
El mundo acelerado
Coronavirus: lo que aún no se sabe
Lo que el pentágono sabía
Capitalismo pandémico
El peligro de una segunda ola
Un nuevo orden mundial
Mujica
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
foto