Deporte
13-11-2019
En busca de una nueva era

Argentina se mide ante Brasil este viernes en Arabia Saudita. Será la última ventana de amistosos antes de que las Eliminatorias vuelvan a tensionar los ánimos. Por eso Lionel Scaloni va por la consolidación de una idea y de un equipo. Por si fuera poco, vuelve Messi tras la sanción recibida en la Copa América.

 

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal
La selección Argentina se prepara para su último desafío del año. Se trata de dos partidos amistosos, uno de ellos aún con dudas respecto de su ejecución producto de las dificultades del país en el que se jugaría, que le abre la puerta al entrenador santafesino, Lionel Scaloni, para probar con todo el rigor de la alta competencia si lo que busca está cerca de ser alcanzado. Con la vuelta de Leo Messi tras la suspensión impuesta tras la Copa América, Argentina se medirá este viernes ante Brasil en Arabia Saudita y ante Uruguay en Israel, si las condiciones de seguridad están dadas.

El proceso de Scaloni está en etapa de consolidación. Después de la buena imagen que dejó su equipo en la última Copa América, a la que la opinión pública miró con pocas expectativas, ahora ya confirmado en su cargo hasta el Mundial de Qatar, el hombre de Pujato busca robustecer la idea que empezó a delinear para el certamen que se jugó en Brasil en junio de este año.


Justamente este viernes ante Brasil será tal vez el último ensayo importante antes del arranque de las Eliminatorias en marzo del próximo año.  Y esto podría deberse a que el amistoso entre la Selección Argentina y su par de Uruguay, pautado para el 18 de noviembre en el New Bloomfield Stadium de Tel Aviv, podría suspenderse por cuestiones de seguridad, a raíz de los ataques con misiles disparados desde la Franja de Gaza como respuesta al asesinato de Bahaa al Ata, líder de la Jihad islámica. A su vez, se maneja la idea de cambiarlo de sede, pero faltan apenas seis días para ese juego, lo cual parece todo demasiado improvisado.


De cualquier modo, Argentina planifica y estructura su trabajo en Mallorca, el sitio que eligió como base de operaciones para reunir a los integrantes de la delegación, con la intención de profundizar los conceptos que propone Scaloni y que se fundan en la renovación de nombres y en el apoyo de apenas un trío de futbolistas de versiones anteriores del seleccionado: Messi, Agüero y Otamendi.


Esa renovación es hija de los cimientos que se intentaron levantar en la era Sampaoli. A pesar de que el resultado final y el proceso durante Rusia 2018 tuvo un mal sabor de boca, fue esa la gestión que vino a ordenar el caos deportivo que se desencadenó con salida de Gerardo Martino y los ya conocidos papelones institucionales que se sucedieron en la AFA, con elecciones fallidas, Comisión Normalizadora de FIFA y la incertidumbre deportiva reinante en Ezeiza, en todas las categorías y géneros.

 

Sentar las bases

 

Así, sosteniendo a los entrenadores de los seleccionados juveniles, respetando una idea común que enlaza a cada uno de los equipos y convocando a la continuidad, por cierto con ética observable, de Lionel Scaloni, que había sido uno de los colaboradores de Sampaoli, el seleccionado mayor fue entrando en una reconversión que incluyó la renovación casi total de sus integrantes. 


Así, el posible equipo que saldría el viernes a jugar ante Brasil se parece bastante a aquel que empezó a forjarse en tierra carioca y que, de no mediar inconvenientes, se transformaría en la base de los que buscarán la clasificación para 2022.  Ante la ausencia de Armani por su participación en la final de la Copa Libertadores, Esteban Andrada tendrá la chance de mostrarle a Scaloni que puede ser titular.


Luego, Juan Foyth volvería a ser lateral derecho, por quien Scaloni se jugó un pleno en ese puesto durante la Copa América; Nicolás Otamendi, Germán Pezzella o Walter Kanneman serían los centrales y Nicolás Tagliafico ocuparía el sector izquierdo en la defensa. En el medio, Rodrigo De Paul, Leandro Paredes, son el gran acierto del DT de su actual gestión. Todavía necesitaría decidir quiénes son sus laderos adecuados, contra Brasil serían Lo Celso o Acuña; y más arriba, Lionel Messi, Sergio Agüero y Lautaro Martínez son una fija, salvo que el entrenador busque más equilibrio y quite a uno de los dos 9 para poner otro volante.


En el banco también hay futuro y opciones, hasta los arqueros han renovado sus credenciales: Juan Musso (Udinese) y Emiliano Martínez (Arsenal) vienen a pelear su lugar ante Marchesin y el propio Armani que parecían fijos. Entre los defensores, la presencia del ex Racing Renzo Saravia (Porto) y de Nehuén Perez (Famalicao) le dan nuevas opciones a un entrenador que allí necesita variantes.


En esta convocatoria no está Montiel (River) por su próxima participación en la final de la Libertadores, pero en el futuro será una válida opción. A su vez, en el medio es donde Scaloni más ha probado y donde se encuentra el mayor número de alternativas: Lucas Ocampos (Sevilla) fue de los futbolistas que más aprovechó la anterior convocatoria y de mejor presente en su club. En esta nómina no está Roberto Pereyra (Watford) por lesión, pero es una opción muy utilizada. También lo será Lamela. Y probablemente de las mejores apariciones del fútbol local sea Nicolás Domínguez, el chico de Vélez que integra esta nómina y que tiene futuro europeo cercano. Arriba todo parece más previsible, Messi es Messi y Lautaro Martínez no genera discusión.


Pero ahí nomás esta Agüero, el último goleador de la liga más competitiva del mundo y Lucas Alario, cada día más determinante en el Bayer Leverkusen y en la selección. Si hasta parece algo relegado Paulo Dybala, la joya que se llevó Juventus para ser compañía de ataque de Cristiano Ronaldo.


En conclusión, la mirada apocalíptica que nos invadió durante y tras Rusia 2018 parece llegar a su fin. Los agoreros anunciaban que tras esta camada estigmatizada por las finales perdidas no habría futuro. El presente viene a contradecirlos, aunque los resultados tarden en llegar. Con sus dificultades, el semillero argentino sigue generando futbolistas por los que vale la pena creer en el fútbol. 

Dejanos tu comentario...

Lunes 25 de Mayo de 2020
La pandemia en Brasil
Pandemia y ciudad
La abanderada del odio
Renta básica, un experimento
Internacionalizar la crisis
Evitar una catástrofe financiera global
El mundo según Bill Gates
El mundo acelerado
Coronavirus: lo que aún no se sabe
Lo que el pentágono sabía
Capitalismo pandémico
El peligro de una segunda ola
Un nuevo orden mundial
Mujica
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
foto