Sociedad
06-11-2019
Penas más duras para homicidas al volante
La fiscalía pide 12 años de cárcel por homicidio simple con dolo eventual para un joven de 22 años que a principios de año protagonizó un accidente a gran velocidad en el que mató al conductor del otro auto, un repartidor de 40 años.
Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal
Carina Ortiz

Con base en el antecedente judicial que fijó la pena de nueve años de cárcel para un mecánico que chocó y descuartizo a un repartidor que circulaba en moto por la diagonal Rio Negro, en barrio Belgrano. La fiscalía pidió doce años de prisión y otros diez de inhabilitación por el delito de homicidio simple para el joven de 22 años que protagonizó un choque a principios de marzo en zona sur. En el siniestro vial falleció el tesorero de la comuna de Ibarlucea y supervisor de la empresa Lime. El pedido de pena lo adelantó la fiscal Valeria Piazza Iglesias –que también participó en la investigación del mecánico– en una audiencia preliminar que tuvo lugar a fin de octubre. Además el juez actuante dispuso que el acusado permanezca en prisión preventiva por el plazo de ley, es decir dos años como máximo, mientras se fija fecha de juicio oral y público.

La noche del 6 de marzo de 2019 Gastón Abrahan D. conducía un Ford Focus propiedad de su abuelo por zona sur. Las cámaras de seguridad lo tomaron a gran velocidad por calle San Martín y al llegar a Garibaldi embistió de frente al utilitario Renault Kangoo que conducía Fabián Cragnolino. La Kangoo recibió un violento impacto en el lateral izquierdo, el coche hizo un trompo y quedó junto al cantero central. Un enfermero que pasaba por el lugar le dio a Cragnolino los primeros auxilios pero no logró salvarlo. Mientras, el conductor del Focus fue trasladado al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez dónde permaneció internado. El 7 de marzo su casa fue allanada y se secuestraron dos teléfonos celulares y al día siguiente Gastón D. marchó preso. Según la teoría fiscal el conductor del Focus corría a gran velocidad junto a una motocicleta negra que aminoró la marcha tras el choque de los autos y desapareció del lugar. Para Piazza Iglesias el imputado tuvo un desprecio absoluto por la vida e hizo eje en un video que comenzó a circular por las redes sociales poco después del siniestro dónde se observa al joven de 22 años conducir a gran velocidad por calle San Martín mirando a la cámara de su teléfono un primero de año, según lo cuenta en la filmación. Para la funcionaria era un conducta habitual del imputado conducir a gran velocidad. Gastón D. fue imputado por homicidio simple con dolo eventual en base al antecedente fijado en el caso del mecánico Juan Carlos Schmitt. Causa judicial que se encuentra en trámite con un recurso ante la Corte Suprema de Justicia.

Picada

La velocidad que varios testigos presenciales subrayaron dio lugar a que la fiscalía investigue una posible picada clandestina previo al siniestro vial. Cuando los investigadores tuvieron acceso a filmaciones de algunas secuencias previas al hecho detectaron una moto negra junto al auto. De esa pesquisa surgió el nombre del conductor de una moto captada en una de las imágenes. Algunas tomas de la cámara de seguridad de un bar ubicado por calle San Martín tomó el paso del auto y la moto a gran velocidad. Las personas sentadas en la puerta del local levantarse al escuchar un estruendo y mirar hacia la esquina. Se trata de un joven de 23 años que fue identificado como Dante B. En abril la fiscalía solicitó una audiencia dónde lo imputó por su participación en una prueba de velocidad ilegal.

Para Piazza Iglesias el delito que cometió Gastón D. es el de homicidio simple con dolo eventual, figura que tiene una pena que va de 8 a 25 años aunque en la audiencia preliminar dónde la funcionaria pidió llevar a juicio el caso. Contó que pedirá una sanción de doce años de cárcel, cuatro más del mínimo y dos más de lo que pidió en su momento contra el mecánico.

Además pidió diez años de inhabilitación para conducir automotores y el decomiso del Ford Focus que conducía el imputado. El reclamo fiscal coincidió con el realizado por la querella que representa a Julia, la esposa de Cragnolino y sus hijos. Además la acusación pidió al juez Florentino Malaponte que llevó adelante la audiencia el pasado 31 de octubre que mantenga la prisión preventiva sobre el conductor del Focus. Mientras que el defensor particular Daniel Marini pidió el rechazo de la acusación, la nulidad del material extraído del teléfono secuestrado a su cliente y una morigeración al arresto preventivo de Gastón D. para que espere el debate con un arresto domiciliario pero todos los planteos defensistas fueron rechazados por el juez Malaponte que mantuvo la medida por el plazo de ley, es decir dos años y dispuso la constitución de un tribunal pluripersonal para llevar adelante un juicio oral y público cuya fecha de inicio deberá fijar la Oficina de Gestión Judicial.

Dejanos tu comentario...

Martes 12 de Noviembre de 2019
Comunicar sin contenido
La gente flotante
Citas
Libros en alpargatas
Sasturain
Charlie Egg
Mujica
Sietecase
Erotismo del poder femenino
Scher
Salud Pública
Todo caso policial
El año de la división
Hockey con futuro
Tessa
Bricco
Acquarone
podo
ricciardino
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Villanos y empresarios
foto