Sociedad
30-10-2019
Mató al vecino que intentó calmarlo
Se trata de un policía retirado acusado de asesinar a un hombre de 35 años que intercedió en una discusión con unos jóvenes cuando lo vio aparecer con un cuchillo una madrugada de Navidad.
Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal
Carina Ortiz

Cristian Mautone tenía 35 años cuando fue apuñalado al intentar interceder en una discusión entre un grupo de chicos que festejaba navidad y un vecino que intentó amedrentarlos con un cuchillo. Eran cerca de las 5 del 25 de diciembre de 2017 cuando el policía jubilado salió de su casa con un cuchillo para reclamar que los jóvenes bajaran el volumen de la música. La víctima intentó calmarlo y terminó herida de varios puntazos. Su vida se apagó en el Hospital de Emergencias (Heca).

En una demencial acción por una situación doméstica un hombre, entonces de 57 años, fue detenido e imputado por homicidio. Este miércoles arranca el juicio contra el ex uniformado que enfrenta un pedido de condena efectiva por el hecho. La fiscalía pedirá 17 años de prisión mientras que la querella que representa a la familia pretende una sanción de 20 años de cárcel. El debate estará a cargo de los jueces María Trinidad Chiabrera, Hernán Postma y Lazón, quienes presidirán el juicio.

El próximo miércoles 30 de octubre dará inicio el juicio oral y público contra Ángel Eduardo Ruiz, un policía jubilado que había prestado servicio en Buenos Aires y desde hacía unos meses había llegado desde la vecina provincia a vivir en la zona oeste de Rosario. Era navidad y un grupo de jóvenes festejaba la navidad en la cuadra de Marcos Paz al 4200. Escuchaban música y tomaban unos tragos cuando, según la reconstrucción fiscal, el acusado salió con un perro y comenzó a gritar. Fue a recriminarles que bajen el volumen porque su hijo con síndrome de down no lograba dormir y lloraba. No fue de la mejor manera y el grupo de jóvenes le contestó y se generó una discusión. Cristian, un taxista de 35 años que era ajeno a la situación intentó interceder Cristian y recibió un puntazo en el tórax. La victima camino herido hacia un amigo y le dijo que su vecino lo había herido. Lo trasladaron al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez.

Reconstrucción

Según reconstruyó la fiscalía el acusado estaba molesto con una convocatoria que se había generado por una red social. Uno de los vecinos más jóvenes de la cuadra organizó una fiesta. Ruíz salió con su perro y a los gritos pidió que bajaran la música. Pero como no le hicieron caso se acercó mostrando un cuchillo. En ese momento Mautone, que conversaba con otra persona vió la secuencia y decidió levantarse y correr para intentar evitar una tragedia y calmar a su vecino pero recibió una puñalada en el pecho. A pesar del intento de los médicos de salvar su vida Mautone murió durante una intervención quirúrgica a consecuencia de la lesión sufrida.

Cuando llegó la policía al lugar varios testigos presenciales del ataque no dudaron en señalar a su vecino quien fue detenido esa misma madrugada cuando un grupo de allegados a la víctima se reunió en la puerta de su casa a reclamarle. Ruiz marcho preso pero en el lugar quedó su familia que poco después llamó a un camión de mudanzas y sacó sus cosas de la casa con custodia policial para irse del barrio.
El descargo que hizo el acusado durante la audiencia oral del 26 de diciembre de 2017 la fiscalía lo imputó por el delito de homicidio simple agravado dejó más dudas que certezas para la fiscalía. En el relato dijo que salió a pedir que bajaran el volumen porque su pequeño hijo tiene síndrome de down y estaba alterado por la música. Contó que la reacción desmedida estuvo de parte de los jóvenes y decidió ingresar a su casa. Negó haber herido a Mautone incluso haber tenido algún contacto con la victima esa madrugada.

En aquel momento la jueza Mónica Lamperti, que presidió la audiencia imputativa, dictó la prisión preventiva en su contra por el plazo de ley, es decir dos años. Pero en mayo de 2018 los abogados que defienden a Ruíz pidieron una morigeración al arresto preventivo. Reclamaron una prisión domiciliaria con salidas laborales pero el juez Pablo Pinto desechó el pedido. La defensa no claudicó en el intento y finalmente logró salidas laborales.

El juicio

Ahora el policía jubilado llega a juicio oral y público por el delito de homicidio simple en calidad de autor. La acusación presentó al menos una decena de testigos presenciales. También de un hecho violento previo dónde el declarante contó un incidente previo dónde fue amenazado con un arma blanca. Otros de los elementos de prueba que presentará al fiscalía es el reconocimiento positivo en al menos cuatro oportunidades entre otras pruebas incriminantes del caso. La acusación estará a cargo del fiscal Sebastián Narvaja. El padre de la víctima se constituyó como querellante y será representado en el debate por el abogado Federico Daniel Ávila mientras que la defensa del acusado será ejercida por los abogados particulares Paul Krupnik y Martina Lianza.



Dejanos tu comentario...

Lunes 06 de Julio de 2020
La pandemia en Brasil
Pandemia y ciudad
La abanderada del odio
Renta básica, un experimento
Internacionalizar la crisis
Evitar una catástrofe financiera global
El mundo según Bill Gates
El mundo acelerado
Coronavirus: lo que aún no se sabe
Lo que el pentágono sabía
Capitalismo pandémico
El peligro de una segunda ola
Un nuevo orden mundial
Mujica
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
foto