Cultura
16-10-2019
El villano es el neoliberalismo
Un análisis del film “Guasón” desde una perspectiva de izquierda que reinterpreta la tradición de la historieta, en la que los padres de Batman ya no son unos ricachones inocentes.
Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal
Leslie Lee | TruthDig*

Después de once años de inundar salas de cine con el statu-quo de defensa de los súper policías y soldados, Hollywood finalmente nos ha dado una película taquillera con un protagonista dispuesto a luchar por la gente común contra el sistema económico que los oprime. Y resulta que se trata de un villano de historieta.

“Guasón” tiene, en el mejor de los casos, una relación tenue con el material original de DC Comics. En un homenaje a los primeros trabajos de Martin Scorsese, la película de Todd Phillips sirve como un estudio de los personajes oscuros de Arthur Fleck (Joaquin Phoenix), un payaso profesional que vive con su madre enferma en una tumultuosa ciudad de Gotham de principios de los años ochenta.

Sonríe

La película sigue a Arthur mientras fracasa en el intento de sonreír al tiempo que da pelea a su enfermedad mental, la pobreza, la soledad y la depresión severa. Es alguien completamente impotente para frenar la decadencia de su estado mental y en un momento incluso considera cometer un delito con la esperanza de ser readmitido en el Hospital Estatal de Arkham.

Los únicos momentos de felicidad de Arthur provienen de entretener a los niños y mirar televisión con su madre, específicamente un programa nocturno presentado por Murray Franklin (Robert De Niro), un guiño al ídolo de Rupert Pupkin, Jerry Langford, en “The King of Comedy” (1982). Cuando la maquinaria del capitalismo le quita a Arthur incluso esos modestos placeres (junto con su acceso a la terapia y la medicación), la película revela su verdadera naturaleza, no como un drama de prestigio sino como un thriller vengativo de historieta.

Política y violencia

Mucho se ha escrito sobre la política de “Guasón”, y casi todo equivocado. Por cierto, no se trata de un “llamado a un encuentro tóxico para célibes involuntarios y autocompasivos”, como lo describió David Ehrlich de IndieWire. La ira de Fleck no está dirigida a mujeres o personas de color, sino específicamente a aquellos que lo han perjudicado: el multimillonario para el que solía trabajar su madre, un trío de matones de Wall Street en el metro y, por último, la celebridad que se burla de su discapacidad en la televisión nacional.

La violencia de “Guasón” ha sido igualmente ridiculizada. Es realmente impactante, pero eso se debe a que la película toma en serio la vida humana. Solo un puñado de personas mueren durante el film, mucho menos que las muertes que reparten IronMan o el Capitán América en sus escenas iniciales de peleas, y cada una resulta realmente inquietante. Pero Fleck no comete asesinatos porque tiene una enfermedad mental. En cambio, su violencia es una respuesta a lo que experimenta como resultado de su enfermedad mental. Beatrice Adler-Bolton, del podcastDeath Panel, calificó el film como “‘Escupo sobre tu lápida’ de medicalización”. Es una película de venganza para quienes son pulverizados por un sistema que los hace invisibles.

Los Wayne

Las verdaderas implicaciones políticas de “Guasón” se centran en el padre de Bruce Wayne y el antagonista de la película, Thomas Wayne. Mientras que el personaje del cómic es un generoso filántropo, el Wayne de “Guasón” es reinterpretado como una figura similar a MittRomney (empresario y político estadounidense, ex gobernador de Massachusetts y candidato a presidente por el partido republicano en 2012), quien utiliza sus inmensas riquezas para ganar su camino hacia la política. Su desprecio burlón por aquellos que no han “hecho algo de sí mismos”, con sus ligeros ecos del candidato republicano a presidente que entonces dijo que el 47% de los votantes de Obama no pagaba impuestos a los ingresos, separa la película de la tradición de Batman. La riqueza ya no es una herramienta de los benefactores de Gotham para ayudar a los menos afortunados, sino un medio para un siniestro fin en el mundo real: el poder de controlar, dominar, burlarse, abusar y despreciar a quienes no la tienen.

“Guasón” subvierte el mito de Batman al sugerir que los Waynes no fueron víctimas inocentes de un robo que salió mal. Más bien son asesinados en un acto deliberado para evitar que el multimillonario Thomas Wayne se convierta en alcalde y ejerza aún más poder sobre el proletariado. Bruce Wayne en este universo no necesita cazar criminales con la esperanza de encontrar a la persona responsable de la muerte de sus padres porque en “Guasón” esa persona es su padre.

Durante gran parte de la película, Fleck está aturdido pero desconectado de las manifestaciones contra la riqueza que su asesinato de tres corredores de Wall Street (y empleados de Wayne) inspiraron inadvertidamente. “MATAR A LOS RICOS: ¿Un nuevo movimiento?”, pregunta el titular de un diario mientras los “payasos” enmascarados se amotinan contra los ricos y sostienen carteles que exigen el fin de sus depredaciones.

Fleck no ve su parte en todo esto, incluso cuando los fondos para su tratamiento se ven reducidos por las medidas de austeridad y un multimillonario ignora la petición de ayuda financiera de la madre de Fleck. Pero a medida que la película llega a su clímax, Arthur es literal y metafóricamente aceptado por este movimiento de masas. Ya no se atomiza su alienación; Fleck y el público entienden que está canalizando la ira justa de los enfermos, los pobres y los oprimidos.

Reagan y Batman

En una secuencia de ensueño, que puede o no ser una de las muchas fantasías de Arthur, una multitud de manifestantes con cara de payaso pone de pie al herido Arthur y comienza a bailar, la sangre brota de las comisuras de sus labios mientras sonríe al estilo clásico de Guasón. Arthur mira maravillado un nuevo mundo que ha creado en el que las personas ya no son invisibles porque están enfermas, ya no están aplastadas porque son pobres, ya no se ven obligados a sonreír por la violencia que sufren. Ya no son impotentes.

La puesta en escena de la película en 1981 tiene el doble propósito de asentarla en la arenosa Nueva York de “Taxi Driver” y colocar la película en los primeros días de nuestro actual orden neoliberal global. Aunque Arthur Fleck declara que no es político, es imposible ver la película como algo más que una condena de la austeridad y la miseria introducidas por corporaciones como Wayne Enterprises con la ayuda de políticos como Ronald Reagan. La película deja en claro que cuando las personas sólo son valoradas por su capacidad para generar ganancias, invariablemente darán pelea. “El mayor peligro para la sociedad puede ser que NO vayan a ver esta película”, escribió el documentalista Michael Moore en una publicación reciente de Facebook. “Debido a que la historia que cuenta y los problemas que plantea son tan profundos, tan necesarios, que si desviás la mirada del genio de esta obra de arte, te perderás el regalo del espejo que nos ofrece”.

El hecho de que Todd Phillips haya introducido de contrabando esta visión profundamente despectiva del orden establecido en una película de historieta suscrita por una gran corporación es lo que hace que “Guasón” sea tan subversiva. Cada vez es más raro que la tarifa de éxito de taquilla desafíe al público en una escala moral o política, pero al concebir la película como un retroceso al rebelde cine de New Hollywood, Phillips realizó quizás el estreno más inclinado a la izquierda de 2019.

Con una recesión en el horizonte, un cambio climático desenfrenado que nos impulsa hacia una catástrofe global y un sistema político poco dispuesto o incapaz de abordar la brecha cada vez mayor entre los que tienen y los que no tienen, es probable que veamos la controversia que rodea a “Guasón” como pintoresca. Si bien la película está ambientada en el pasado, el levantamiento de clase que representa es una visión optimista de un futuro en el que los invisibles y marginados se levantan y salen a las calles.

* Publicado en inglés en TruthDig.com (Bit.ly/2qiWoQJ). Traducción: Pablo Makovsky.




Dejanos tu comentario...

Jueves 20 de Febrero de 2020
Comunicar sin contenido
La gente flotante
Citas
Libros en alpargatas
Sasturain
Charlie Egg
Mujica
Sietecase
Erotismo del poder femenino
Scher
Salud Pública
Todo caso policial
El año de la división
Hockey con futuro
Tessa
Bricco
Acquarone
podo
ricciardino
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Villanos y empresarios
foto