Sociedad
09-10-2019
Los bienes reales del padre del Fantasma
El requerimiento de elevación a juicio de Luis Paz, ex mánager de box rosarino, procesado por narcotráfico y lavado de dinero proveniente de la venta de drogas, describe que poseía ocho inmuebles y dieciocho vehículos
Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal
Alberto Carpintero

El fiscal federal de Santa Fe Walter Rodríguez pidió la elevación a juicio del ex mánager de box rosarino Luis Alberto Paz y de otras cinco personas en el marco de una causa en la que el juez federal Francisco Miño encausó a una banda por narcotráfico y lavado de activos provenientes de la comercialización de drogas. Allí figura que el empresario, padre del asesinado en septiembre de 2012 Martín “Fantasma” Paz, es dueño de 8 inmuebles y 18 vehículos adquiridos con dinero narco, lo que se desprende de un complejo entramado de empresas de la que también forma parte un efectivo de la Policía de Santa Fe igualmente preso por narcotráfico pero en otra causa, siempre según la acusación.

Luis Paz está detenido desde diciembre pasado. Está procesado por lavado de dinero y como organizador de una banda narco. En el requerimiento de elevación a juicio la Fiscalía dice que Paz acumuló, en forma directa o mediante testaferros identificados, un patrimonio de valor incompatible con los ingresos declarados.

“El patrimonio del nombrado aparece compuesto injustificadamente –cuanto menos– por un total de 18 vehículos y 8 inmuebles, lo cual demuestra una evidente asimetría entre sus ingresos lícitos acreditados”, describió Rodríguez.

“Concluir que el valor de los bienes cuya adquisición, venta, transmisión y disimulación constituyen materia de imputación, supera de forma manifiesta la renta que el imputado podría haber producido de manera lícita”, añadió.

El detalle elaborado por la acusación incluye un Renault Logan 2012, un Volkswagen Bora del mismo año, una pick up VW Amarok, otra Ford Ranger 2001 comprada en 2016, un Fiat Palio 2017, un Fiat Siena 2005 y una camioneta Jeep Grand Cherokee 2006 adquirida en 2011 bajo el nombre de su ex esposa, entre otros.

También figuran tres camiones, un Mercedes Benz, un Fiat y un Scania, más tres acoplados de semirremolque marca Montenegro. Estos vehículos fueron integrados al patrimonio del acusado a través de la sociedad Paz SRL, constituida en enero de 2011 e integrada por Belinda y Mercedes Paz, hijas del acusado, y su ex esposa Ana María Ferrari.

Según la acusación, a esa firma se incorporaron después como socios –mediante aumento del capital– un hijastro de Paz, identificado como Emanuel “Enano” Maximiliano González, Fernando Andrés González y Beatriz María del Luján González. Son quienes figuran aportando los acoplados a la sociedad comercial, pero para el fiscal fue una maniobra para disfrazar los bienes del propio Luis Paz, ya que luego fueron vendidos. Según Rodríguez, no hay forma de que los González pudieran demostrar ingresos que les permitieran adquirir esos bienes.

En el requerimiento se mencionan ocho inmuebles, también apropiados a través de sociedades o prestanombres. Entre ellos una vivienda en el country Los Molinos de la localidad de Recreo. También, un terreno de 2.054 metros cuadrados con 1.097 edificados en Rosario que incluye dos galpones contiguos. Además, un departamento en 27 de Febrero al 1200, a pocos metros de donde fue asesinado el Fantasma, en el que fue detenido el rosarino Gali Díaz.

La lista se completa con una casona en bulevar Rondeau al 3900. Una escucha realizada a Graciela Franco, actual pareja de Paz, es la de una conversación con un agente inmobiliario en la que se dice que esta vivienda de barrio La Florida de Rosario “tiene un precio de venta estimado de 420.000 dólares”. Y que otra que posee en Fisherton cotiza 520.000 en la misma moneda.

La banda

Rodríguez detalló que la banda comenzó a operar en 2012, tras el crimen del Fantasma, y continuó hasta fines de 2018, con influencia en Villa Constitución, Rosario y la ciudad de Santa Fe, adonde Paz se mudó en aquella época, luego de que se desatara un conflicto con el clan Cantero: su hija Mercedes fue la última pareja de Claudio “Pájaro” Cantero, asesinado en mayo de 2013, cuyo crimen nunca fue esclarecido y por el que Paz debió prestar declaración informativa “bajo sospecha leve” de instigarlo.

Y describió que estaba integrada por Paz; su mano derecha, el arquitecto santafesino Andrés Fernando Cantelli, Hugo Omar “Gali” Díaz, Alejandra Urunde (pareja del anterior), Claudia López y Carlos Suárez, estos últimos integrantes de la estructura que se le adjudica a Gali en el departamento Constitución.

Rodríguez describe tres hechos para dar por probada la actividad ilegal. El primero es la “operación autopista” por la que “no hubo imputación pero se reconstruyó con escuchas”. Según la acusación, la operación fue desplegada en la madrugada del 4 de septiembre de 2018 y su objetivo era trasladar droga desde Santa Fe a Rosario. Las escuchas revelaron que participaron tres vehículos, uno conducido por Luis Paz cuya función era generar alertas a favor de los ocupantes que trasladaban la mercadería. Y un segundo vehículo conducido por el arquitecto Cantelli, posiblemente acompañado por una mujer, que cumplía la función de enlace comunicacional entre Paz y el resto de la maniobra, cuyo tercer auto conducía Gali Díaz: “Paz protagonizó y direccionó la conducción del resto como nexo común entre todos ellos”.

El segundo elemento son los allanamientos del 10 de diciembre de 2018 con secuestro de estupefacientes y la detención de los seis acusados. Y el tercero es “la camioneta de calle Godoy”, como el fiscal se refiere a otra causa judicial que se acumuló iniciada un día después, el 11 de diciembre, contra Paz y Cantelli, por tenencia con fines de comercialización, luego de que se incautaran allí 150 kilos de marihuana, a pocos metros de la casa de Cantelli.

Un inconveniente con la calidad de la mercancía le sirvió al fiscal para confirmar que Paz era el jefe, ya que debió ocuparse de resolver el problema. “Paz diagramó la logística para que el estupefaciente provisto por (el prófugo paranaense) Germán Exequiel Velázquez llegue a su destinatario, Hugo Díaz, y que luego, en torno a inconvenientes suscitados en torno a la mala calidad del producto, haya sido el mismo Paz la persona encargada de canalizar los reclamos y proponer soluciones”, dice Rodríguez. Así menciona varias escuchas donde hablan de “papeles que están mal”, y “paquetes” para revisar.

En la causa figura la relación de Paz con el ex sargento de policía Edgardo Baigoría, hermano de un ex jefe de Drogas Peligrosas de Santa Fe, quien cayó en abril de 2018 junto su socio Emanuel González, hijastro de Paz. En relación a los vehículos que figuran a nombre Paz, o de empresas que él manejaba, menciona autorizaciones para conducir un mismo vehículo a nombre de Baigoría y González. Ambos están procesados en otra causa que también involucra a dos gendarmes y dos civiles.

Dejanos tu comentario...

Miércoles 16 de Octubre de 2019
Comunicar sin contenido
La gente flotante
Citas
Libros en alpargatas
Sasturain
Charlie Egg
Mujica
Sietecase
Erotismo del poder femenino
Scher
Salud Pública
Todo caso policial
El año de la división
Hockey con futuro
Tessa
Bricco
Acquarone
podo
ricciardino
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Villanos y empresarios
foto