Economía
04-09-2019
Se debe el 110 por ciento del PBI
Sergio Arelovich, economista formado en la Universidad Nacional de Rosario, dio detalles respecto de las diferencias entre la deuda contraída hasta el año 2015 y la que se contrajo hasta este año, luego de 44 meses del gobierno de Cambiemos
Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal
El economista Sergio Arelovich (UNR) explicó las diferencias entre la deuda contraída hasta el año 2015 y la que se contrajo hasta este año, luego de 44 meses del gobierno de Cambiemos: “Según los últimos datos publicados por el ministerio de Economía, el kirchnerismo dejó una deuda de 250.180 millones de dólares. Pero el 34% de esa deuda era en moneda local y el 65 y pico por ciento en moneda extranjera.

Ahora, la deuda incluyó la estatización de las AFJP (fondos de jubilaciones y pensiones). Entonces, al estado nacional le quedó una deuda que es con el propio estado: la Anses, una deuda que no existía antes de 2008. Si uno mide la deuda con respecto al PBI, la del kirchenrismo representaba un 68 por ciento, aunque si se descarta la deuda estatal –la que tenía con Anses, con el Fondo de Garantías de Sustentabilidad, con el Banco Nación y el Banco Central–, la deuda era de un 20% del PBI, eran niveles muy bajos. Y la deuda era 34 por ciento en moneda local y 66 en moneda extranjera. Ahora, desde el 2015 la deuda intraestatal era de un 48 por ciento y ahora es del 30, no porque haya bajado, sino porque el resto de la deuda, la del FMI, porque se emitieron títulos, los bancos privados, es en dólares. Así, la relación deuda-PBI al 31 de agosto pasado es del 110%.”

“Además, en el 2019 el PBI va a ser un 11% menor que el del 2015. En sus últimas declaraciones, el ministro de Economía Hernán Lacunza dijo que Argentina tenía un problema de liquidez, que se acumulaban vencimientos en el corto plazo y de lo que se trataba era de hacer un escalonamiento de los vencimientos. Ahora, si la deuda es el 110% del PBI –contra el 38 del 2015–, ya no es un problema de liquidez, sino de solvencia, Argentina no puede pagar. La situación es mucho más complicada de lo que era en 2003 ó 2004. En 2001 China ingresa a la organización Mundial del Comercio (OMC) y se dispararon los precios de todas las commodities. En esa época, en China, 250 millones de personas se trasladaron del campo a la ciudad y se transformaron en consumidores. Pero eso no existe ahora”.

Con respecto a la situación con el FMI –Christine Lagarde dejó la presidencia del Fondo y es candidata a dirigir el Banco Central Europeo–, Arelovich no es muy optimista y, para dar un cuadro de situación muestra balances: “El FMI cierra sus balances el 30 de abril de cada año y esos balances están expresados en DEG (Derechos especiales de Giro, SDR en inglés), cada uno vale 137 dólares. En 2017 los activos totales del FMI eran de 527 mil millones de DEG y sólo 48.300 eran los saldos totales a cobrar por préstamos otorgados al tercer mundo.

Esto significa que hace rato que el otorgamiento de préstamos dejó de ser el tema principal del Fondo. En abril de 2018, esos saldos habían descendido de 48 a 37 mil millones y el total de activos era 518 mil y pico DEG. Ahí no se notaba aún el impacto de los préstamos otorgados a Argentina. El 30 abril del 2019 –cuando ya hay unos 30 y pico mil millones de dólares prestados a la Argentina, porque el último tramo no lo enviaron hasta julio de 2019, después de cierre de balance–, los totales activos del Fondo son de 513.430 millones y los préstamos suman 63.694 millones, de los cuales el 48% corresponde a Argentina.

Al 30 de junio de este año Argentina representa más del 60 por ciento de los préstamos, y esos préstamos son una porción del 11% a lo sumo de todos los activos, con lo cual el negocio del Fondo no es prestar plata, está en otra cosa, es un gran jugador internacional especulando con la moneda. Eso hay que tenerlo en cuenta cuando se dice que si Argentina, que es el principal deudor del FMI, deja de pagar, el Fondo se quiebra. No, nada que ver. Eso sí, según la carta del Fondo, ante una situación así, los países que integran el FMI se van a ver obligados a aumentar la cuota para cubrir el agujero que deja Argentina, y entonces van a hacer cola para castigar a Chritine Lagarde”.

Dejanos tu comentario...

Martes 12 de Noviembre de 2019
Comunicar sin contenido
La gente flotante
Citas
Libros en alpargatas
Sasturain
Charlie Egg
Mujica
Sietecase
Erotismo del poder femenino
Scher
Salud Pública
Todo caso policial
El año de la división
Hockey con futuro
Tessa
Bricco
Acquarone
podo
ricciardino
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Villanos y empresarios
foto