Sociedad
19-06-2019
En Funes, desde la cárcel y en el noroeste
La División Antidrogas de la Policía Federal desarrolló casi tres decenas de allanamientos destinados a poner fin a la operatoria de un proveedor extranjero, vinculado con Guille Cantero y el Gordo Vilches y que, a la vez, le vendía a la banda de narcomenudeo del clan Martinotti
Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal
Alberto Carpintero

Un narco peruano proveyendo droga desde Funes a distinas bandas de narcomenudeo; uno de los pesados de la zona noroeste otra vez en la mira, y la omnipresencia del líder de Los Monos y uno de sus lugartenientes en el negocio narco, en el caso de estos últimos tres operando desde prisiones provinciales y federales sin mayores inconvenientes: son Gustavo “Toro” Martinotti, Ariel “Guille” Cantero y Leandro “Gordo” Vilches, quienes forman parte de este mapa provisorio del megaoperativo federal desarrollado el pasado fin de semana, que incluyó la detención o notificación a 15 personas, la mayoría de las cuales eran indagadas este martes por la Justicia federal rosarina.

La información oficial del Ministerio de Seguridad de la Nación, ya pasada la campaña electoral, no profundizó demasiado. Sí quedó claro que una investigación de la División Antidrogas de la Policía Federal, a las órdenes de la fiscal Adriana Saccone, cortó el paso de un auto que hacía el delivery en Rosario y los federales pidieron las órdenes de allanamiento para completar la búsqueda de pruebas contra un narco peruano que, según la pesquisa, opera desde la ciudad de Funes en vínculo directo con Los Monos.

Hubo doce allanamientos en la mencionada localidad de Gran Rosario para desbaratar la operatoria mayorista de este narco peruano, sobre el que no trascendieron mayores detalles, salvo su nombre y edad: se llama Julio Andrés Rodríguez Grantón y tiene 25 años.

Según la información oficial, los federales incautaron cocaína y marihuana en diferentes etapas: acopiada, fraccionada y lista para la venta. En uo de los domicilios funcionaba, exclusivamente, como centro de fraccionamiento de estupefacientes.

Según la pesquisa, la banda desarrollaba tareas de mayorista y proveía a otras, como la que le adjudican liderar al Toro Martinotti -detenido a principios de mayo por la PDI a las órdenes de la Justicia provincial- en el barrio 7 de Septiembre en la zona noroeste, con ramificaciones en el Mercado de Concentración de Fisherton.

Tras los operativos en Funes, el juez federal Marcelo Bailaque firmó otras 15 órdenes de allanamiento para Rosario y los penales de Piñero, donde está detenido Martinotti, Coronda, donde se aloja el Gordo Vilches, y Marcos Paz, donde pasa sus días preso Guille Cantero.

“El megaoperativo culminó con 15 delincuentes detenidos, el secuestro de casi tres kilos de cocaína, más de uno de marihuana, armas de fuego y más elementos de interés tras 27 allanamientos”, según dice la versión del Ministerio de Seguridad sobre el procedimiento, que bautizó como Septiembre Blanco.

“Se logró arrestar a la esposa de uno de los líderes de la banda antes mencionada que, desde el penal, le daba órdenes a ella para que se las derive a sus soldaditos”, de acuerdo con la comunicación oficial, en referencia a la pareja del Gordo Vilches, según precisó un vocero de la pesquisa.

Los efectivos decomisaron casi tres kilos de cocaína, 1 y medio de marihuana un revólver y una carabina 22, dos pistolas (9 y 40 milímetros), cuatro escopetas de 32 milímetros, entre otros elementos.

La monada

Guille Cantero y Gordo Vilches están condenados por la Justicia provincial en el marco de la megacausa Monos por asociación ilícita y homicidios. También Guille tiene condena en el fuero federal por narcotráfico en el operativo Los Patrones, que lideraba mientras estaba preso en la cárcel de Piñero.

Asimismo, ambos fueron procesados en julio pasado por la Justicia federal como organizadores de una red dedicada al narcotráfico que manejaban desde sus lugares de detención entre noviembre de 2015 (luego de que se diera por concluida la pesquisa por Los Patrones) y octubre de 2016. Este expediente se desprendió de otro quo comenzó a investigar a fines de 2015 a una organización que traía marihuana desde Misiones por encomienda postal, para luego venderla en quioscos de droga de las zonas noroeste y centro de Rosario y cuyo líder era Mario “Gringo” Visconti, un capo de la barra de Central asesinado a mediados de 2016.

Precisamente ayer, también ya concluida la campaña electoral en Santa Fe, la ministra Patricia Bullrich encabezó una quema de cocaína y marihuana en la localidad bonaerense de Boulogne Sur Mer. “Esta es la droga de Los Monos, droga con sangre, droga con muerte”, dijo la ministra sobre los 700 kilos de marihuana incautada en el operativo Los Patrones, que se desencadenó antes de que Mauricio Macri asumiera la presidencia, aunque también a la fogata fueron estupefacientes secuestrados en los operativos Gringo y Tuerto, en Rosario, y otro en Sinsacate, Córdoba.

Hace dos años, el Gordo Vilches ya había quedado procesado junto a otras nueve personas por un delito similar pero en distinto período: a partir de noviembre de 2016. La Justicia lo encausó como organizador de una red de dimensión intermedia dedicada a la distribución y venta de drogas que lideraba, entonces, por teléfono desde la cárcel de Piñero. Ahora, la pareja de Vilches, junto con el Gordo, acaba de quedar involucrada en una nueva causa federal por comercialización y transporte de drogas.

Clan Martinotti


Un conflicto familiar atravesado por la venta de drogas en barrio 7 de Septiembre motivó investigaciones por dos tiroteos contra los frentes de viviendas. Esas balaceras, ocurridas un mes antes, derivaron a principios de mayo pasado en 14 allanamientos efectuados por personal de Policía de Investigaciones (PDI), en los que se secuestraron seis armas de fuego y más de un kilo de cocaína.

Cuatro personas –tres de ellos integrantes del mismo clan– quedaron detenidas a disposición de la Justicia federal y provincial. Entre ellas estaba el Toro Martinotti, un pesado del noroeste con vínculos con la barrabrava de Central quien mantiene una enemistad con su hermana Marisa, y acusado de hostigarla.

Esta mujer viene denunciando públicamente a Toro y a su papá por balearle la casa, y los acusa de narcos. Éstos, a su vez, hicieron un descargo en una nota con el diario La Capital a fines de abril y dijeron: “Ella es la que vende”. De hecho, el esposo de la mujer está condenado por comercializar droga.

En 2003, el Toro estuvo mencionado con Gustavo “Tuerto” Cárdenas por haberle propinado un culatazo en la cabeza y robarle 50 pesos a un joven en Juan José Paso al 7700. En ese momento ambos estaban relacionados con la barra de Rosario Central.

El Tuerto Cárdenas está sindicado como uno de los narcos más importantes de la zona noroeste, y cayó en octubre de 2014 acusado por el homicidio de su tocayo Roberto del Valle Padilla, dueño de la primera cocina de cocaína desbaratada en Rosario y apodado Tuerto Boli, ocurrido en Fisherton en diciembre de 2012.

En abril de 2019 el Tuerto Cárdenas fue condenado en la Justicia federal a nueve años de cárcel junto con otras siete personas que cayeron detenidas en una serie de allanamientos realizados en la zona noroeste en abril de 2015.

En la sentencia se explicita el rol de Cárdenas como organizador de una banda dedicada a la venta de estupefacientes. Y se manda a investigar quién es el tal “Toro” que aparece en la pesquisa.

Dejanos tu comentario...

Miércoles 16 de Octubre de 2019
Comunicar sin contenido
La gente flotante
Citas
Libros en alpargatas
Sasturain
Charlie Egg
Mujica
Sietecase
Erotismo del poder femenino
Scher
Salud Pública
Todo caso policial
El año de la división
Hockey con futuro
Tessa
Bricco
Acquarone
podo
ricciardino
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Villanos y empresarios
foto