Política
19-06-2019
¿Qué ves cuando me ves?

Con pragmatismo y unidad el peronismo festejó el domingo. El kirchnerismo banca a Perotti pero el perottismo juega con el silencio de su jefe. En la sede del PJ se pudo observar ese variopinto esquema que va desde Reviglio a Ana Berraute, de Jorge Molina a Alejandro Rossi, de La Cámpora a los ex macristas Martínez Kerz y Saleme.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

Orlando Chircaz | Cruz del Sur

 

Después de 12 años de gobiernos del Frente Progresista este domingo los santafesinos decidieron que el peronismo vuelva a la Casa Gris. El encargado de llevar adelante esa tarea fue Omar Perotti, quien para tener el acompañamiento unánime de todos los sectores y de la propia Cristina Fernández de Kirchner firmó un acuerdo donde garantizó que apoyará la lista presidencial que el PJ nacional le pida.

 

Así lo reveló el diputado provincial Leandro Busatto pero también muestra la capacidad de construcción política que tuvo CFK para pensar el proceso electoral nacional de 2019. En el verano, cuando en Santa Fe se discutían fórmulas, alianzas y nombres para las categorías provinciales, la ex presidenta ya había definido que iba a volver a las filas del Partido Justicialista y que necesitaría de todos.

 

Unidad Ciudadana empezó a tener nuevamente contacto con peronistas federales, los mismos que antes le habían votado la mayor parte de las leyes de ajuste a Mauricio Macri; reconstruyó el diálogo con los gobernadores peronistas que tanto acompañaron al actual Presidente de la Nación; y buscaron enderezar el rumbo en aquellas provincias más esquivas al kirchnerismo: Córdoba y Santa Fe.

 

Para no entorpecer esa estrategia decidió que sea Omar Perotti su candidato en Santa Fe, ya que era el peronista más conocido y el que tenía mayor intención de votos. María Eugenia Bielsa desoyó esa decisión, pero así y todo aceptó las reglas de la interna: el que gana conduce y el que pierde acompaña. Lo hizo y consiguió que no se fugue ningún voto entre las PASO y las generales.

 

El pragmatismo dio sus resultados y el domingo festejaron todos. Cada cual puede decir que tragó su propio sapo, el kirchnerismo a Perotti y el perottismo a Cristina: ni el gobernador electo ni la candidata a vicepresidenta se mencionaron en toda esta etapa. Para tener unido a todo el peronismo santafesino era indispensable evitar -hasta el 16 de junio- meterse en el escenario nacional y viceversa.

 

Sin embargo, con el inminente cierre de listas a nivel nacional los movimientos dentro del PJ local se intensificaron en las últimas horas y llegó el momento de tomar partido. Para un sector del kirchnerismo, la decisión de Massa de bajar su candidatura presidencial para encabezar la lista de diputados nacionales de los Fernández le quitó cualquier tipo de excusa a Omar Perotti y esperan su apoyo explícito.

 

Desde el balcón y resiliente

 

El lunes a la madrugada, cuando Omar Perotti llegó hasta la sede del Partido Justicialista en Santa Fe para festejar efusivamente, hubo militantes que le gritaban que apoye a la fórmula de Alberto y Cristina Fernández. Se quedaron con las ganas de verlo refrendar con alguna palabra o un gesto los cánticos que subían con fuerza -y bajo una tenue llovizna- desde calle Crespo.

 

Otros militantes gritaban que Macri es el límite (no se animaron a decir la derecha), pero el rafaelino respondió desde uno de los balcones que “el límite es el hambre”. Hubo algunos murmullos, pero la alegría enjuagó cualquier tipo de malestar o interpretación. Con el correr de las horas empezó a sonar con más fuerza esta necesidad militante de que Perotti diga a quién va a apoyar en la elección nacional.


Incluso surgió un círculo rojo que suelen tener todas las fuerzas: los que interpretan los silencios. En el medio apareció una luz de alerta porque el senador perottista Alcides Calvo manifestó que aún no está definido el apoyo a una lista presidencial: “No estaba nada definido porque el justicialismo estaba concentrado en Santa Fe y no se puede plantear hoy una definición amplia y concreta”.

 

Ni lerdos ni perezosos, desde el kirchnerismo saltaron rápido para aclarar que Omar Perotti firmó un acuerdo. Aseguran que el punto 17 de ese compromiso dice que el Frente Juntos y el peronismo van a trabajar por los candidatos a presidente y vice que postule el Partido Justicialista. Es decir, que más allá del silencio, el gobernador electo apoyará a Alberto Fernández y a Cristina.

 

Este fin de semana se producirá el cierre de listas y allí se podrá observar hasta qué punto llega el acuerdo peronista nacional, su impacto en Santa Fe, su grado de integración entre las diversas corrientes y quién definió todo ese trayecto de nombres y posiciones. El dato no es menor, porque Perotti siempre fue de los peronistas críticos con que las listas nacionales se armen en Buenos Aires.

 

De todas formas, algo que siempre caracterizó al rafaelino fue su capacidad de resiliencia ideológica. Aquello que el kirchnerismo de paladar negro prefirió olvidar o no tener en cuenta para votarlo en la gobernación es la misma selectividad que tiene el propio Perotti para anteponer sus convicciones. En definitiva, su vocación a ser oficialista podrá más que las diferencias; y todos contentos.

 

Párrafo aparte son las relaciones personales. Perotti es amigo de Pichetto y este último (hoy en Cambiemos o Juntos por el Cambio) lo llamó para felicitarlo por la victoria del domingo. El rafaelino es senador nacional y vicepresidente de ese cuerpo hasta que asuma como gobernador, en diciembre, en representación del bloque que hasta la semana pasada conducía el senador por Río Negro.

 

Lugares para todes

 

Respecto a la provincia de Santa Fe, el nuevo gobernador tendrá una transición de casi seis meses hasta asumir y eso lo lleva a poder contar con el tiempo suficiente para formar su gabinete. La tarea no es sencilla porque debe conformar a todos los sectores internos, pero quienes lo conocen afirman que no teme a las decisiones fuertes cuando lo que está en juego es su lugar de conductor político.

 

Esa negociación no solo incluye a expresiones variopintas del peronismo santafesino, sino también a gremios públicos y sus dirigentes. Tanto UPCN como ATE, en manos de Jorge Molina y Jorge Hoffmann, respectivamente, acompañaron fuertemente a Omar Perotti en este proceso electoral y ambos estuvieron en la sede partidaria en la ciudad capital para festejar la vuelta del PJ a la gobernación.

 

Sectores de Amsafé también dieron su apoyo a la campaña del rafaelino y hasta se especula con que algunos sindicalistas docentes (incluso de Sadop) se sumen como funcionarios al equipo de gobierno del Frente Juntos. Después de mucho tiempo el movimiento obrero parece haber conseguido lugares de poder, lo que solía ser una crítica del peronismo provincial al kirchnerismo (a CFK y a Agustín Rossi).

 

Entre los lugares a ocupar en el gobierno provincial, los corrimientos en el Congreso por las renuncias de Perotti como senador y Rodenas como diputada y el armado de las listas nacionales habrá lugar para todos, con lo cual será la primera vez en muchos años donde no quedarán heridos en el peronismo. Para el perottismo, en todo caso, las prioridades son otras y pasa por la gobernabilidad en la provincia.

 

Por caso, hay tranquilidad en el hecho de que la larga transición permitirá negociar con la administración saliente el proyecto de Presupuesto 2020. O sea, la gestión del peronismo vendrá con su propio armado en la estimación de sus recursos, gastos y prioridades. También descuentan que recibirán los 80.000 millones de pesos de deuda que Nación le debe a Santa Fe.

 

La estrategia del kirchnerismo es plantear que el éxito de Omar Perotti dependerá del triunfo de los Fernández y la vuelta del peronismo a la Casa Rosada: una manera de retroalimentar la potencia electoral del justicialismo en Santa Fe y de generar expectativas para el futuro gobierno. Hasta qué punto marcará su personalismo el nuevo gobernador o cuánto permitirá tironear de su figura, está por verse.

Dejanos tu comentario...

Domingo 20 de Octubre de 2019
Comunicar sin contenido
La gente flotante
Citas
Libros en alpargatas
Sasturain
Charlie Egg
Mujica
Sietecase
Erotismo del poder femenino
Scher
Salud Pública
Todo caso policial
El año de la división
Hockey con futuro
Tessa
Bricco
Acquarone
podo
ricciardino
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Villanos y empresarios
foto