Política
02-05-2019
Grandes intérpretes

Los candidatos en carrera a la Casa Gris leen a favor los datos de la gran encuesta que fueron las PASO, incluso Cambiemos, que perdió los votos que obtuvo hace dos años. En el PJ están convencidos de que el kirchnerismo empujará a Omar Perotti a una victoria. 

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

Orlando Chircaz | Cruz del Sur

 

Ya se escribió en estas mismas páginas. El 28 a la noche van a festejar todos y (casi) fue así, aunque Cambiemos ni siquiera pudo sostener abiertos sus búnkers de Santa Fe y Rosario hasta la medianoche luego de la muy mala performance en las urnas. Eso sí, están seguros de que la elección general los verá ganar tanto en la categoría a gobernador como en las dos principales ciudades. Ese optimismo es más un deseo, una pose ante el electorado fiel, que una lectura política fina. Incluso dentro de Cambiemos hay dirigentes que en estas horas avizoran una fuga de votos a nivel provincial para el PJ y el Frente Progresista. También están aquellos convencidos de que Rodrigo López Molina va a mejorar bastante, que Roberto Sukerman no va a crecer tanto y que Pablo Javkin no retendrá todo.

 

Sin embargo, la alianza electoral entre el PRO y la UCR empezó a crujir hace un tiempo largo en Santa Fe y los resultados del domingo potenciaron los malestares. Al no existir ningún conductor provincial del espacio hay tantos líderes como dirigentes, y muchos de ellos analizan que si se repiten los números en la categoría a diputados provinciales, en la general habrá pocos lugares para cubrir en la Legislatura.

 

Entonces, hay gente más interesada en hacer conocido a Gabriel Chumpitaz (cuyo nombre y cara aparece en la boleta única) que en salir a colgar carteles con los rostros de José Corral y Anita Martínez (candidatos a gobernador y vice). La lucha por la supervivencia es cosa seria y los mayores esfuerzos hoy no están centrados en qué se puede ganar, sino qué se puede perder si no afinan la puntería para el próximo 16 de junio.

 

En la ciudad de Santa Fe es aún peor la escena. Corral no estuvo tan mal en su categoría (como en las otras 363 localidades de la provincia), pero sus delfines para la intendencia –Niky Cantard– y el concejo –Inés Larriera– terminaron muy mal. Segundo en votos pero terceros en la sumatoria de frentes pero, además, con la mitad de los sufragios que obtuvo el Frente Progresista.

 

De allí surge la necesidad del socialismo, en particular, y del frente en general, de que el candidato a intendente Emilio Jatón se muestre mucho más con Antonio Bonfatti para trasladar la mayor parte de esa adhesión popular al postulante a la Casa Gris. Conseguir casi el 50 por ciento de los votos en una elección primaria nunca se vio en Santa Fe y muy pocas veces en ciudades grandes de la provincia.

 

Se prueba la banda

 

En el justicialismo están muy entusiasmados con el resultado del pasado domingo. Un análisis que hizo el sector de Omar Perotti es que gran parte del kirchnerismo peronista lo votó en las PASO y que continuarán con él hasta junio. También tienen encuestas donde prevén una retención de hasta un 60 por ciento de los votos que sacó María Eugenia Bielsa y a eso le suman a los votantes del cambio.

 

Es decir, aquellos santafesinos que no quieren otro turno del Frente Progresista y prefieren a otra persona en la Casa Gris. Con esas premisas, la candidata a vicegobernadora en la lista de Perotti, Alejandra Rodenas, aclaró tres cosas respecto a cómo seguirá la estrategia de campaña: no van a decir nada sobre apoyar o no a Cristina, se centrarán en propuestas de producción y de seguridad.

 

En febrero pasado, cuando cerraron las listas, los tres dirigentes kirchneristas que se presentaban como candidatos a gobernador del PJ decidieron bajarse. Ellos eran Leandro Busatto, Marcos Cleri y María de los Ángeles Sacnum; en los tres casos se sumaron (ellos o dirigentes de sus espacios) al armado de Omar Perotti y desde el primer momento dejaron entrever la reciprocidad electoral.

 

O sea, acuerdo en Santa Fe a cambio de tener el mismo trato en el escenario nacional si la que juega por la presidencia es Cristina Fernández de Kirchner. Perotti, acostumbrado a gambetear sus posicionamientos más críticos, opta por no responder y solo dice que aún no sabe a quién apoyar porque no están claras las candidaturas. Desde el kirchnerismo hablan de que ganar la provincia es central para reposicionar a CFK.

 

Hay un gran esfuerzo del binomio justicialista para evitar dar precisiones sobre el particular. La más cercana a explicarlo fue la propia Alejandra Rodenas, porque pidió no discutir el tema en esta etapa ya que dentro del sector hay dirigentes que responden a Sergio Massa y a otras expresiones nacionales del peronismo. Este asunto estará muy presente en la campaña que ya se inicia.

 

De todas formas, los 180 mil votos de diferencia que tiene el PJ en la sumatoria sobre el Frente Progresista, la pérdida de votos de José Corral, los que votaron en blanco y los muchos otros (se supone que entre un cinco y un ocho por ciento más del padrón) que se sumarán a votar de las PASO a la general dejan a Omar Perotti con el pecho inflado; está convencido que pescará votos en esa gran pecera.

 

En la estrategia inmediata, en tanto, figura que Perotti potencie sus críticas sobre el modelo nacional y pueda explicitar un plan productivo e industrial en Santa Fe que salvaguarde el trabajo y genere más empleo. Su experiencia como ministro de la Producción es innegable y ese know how configura el lugar desde el cual se siente más cómodo para enfrentar al electorado.

 

Rodenas, que se ha caracterizado por construir su imagen a partir de decir que enfrentó a las mafias cuando era jueza, prometió que se presentará un programa específico para atender “el principal problema que tiene los santafesinos”. Hasta ahora, más allá de las críticas directas, lo único que se había escuchado como propuesta era que Perotti iba a conducir con más firmeza la Policía; nada más.

 

Más propuestas y recorridas

 

Antonio Bonfatti fue el candidato a gobernador más votado en 13 departamentos pero el PJ ganó en la sumatoria en 16 de los 19 distritos. El piso de 500.000 votos no es poco para empezar el nuevo tramo de la campaña pero entienden en el Frente Progresista que habrá que agudizar el ingenio porque la pelea será contra un justicialismo unido, que junta por izquierda y por derecha.

 

Un dato a favor en el oficialismo santafesino es que ahora que pasaron las PASO es más fácil visitar distritos donde había compulsa interna y cualquier preferencia podía complicar los futuros acuerdos. En otros lugares, también entienden, habrá que articular mejor con los candidatos locales y potenciar las obras y acciones que se ejecutaron o están en marcha.

 

Buscar solo los votos de los electores kirchneristas e independientes que recuerdan a Perotti votando las leyes más duras del macrismo, acompañando a Menem o Reutemann y privatizando el Banco de Santa Fe no alcanza. Tampoco alcanza solo con el voto antiperonista y unir desde el espanto saben que ayuda poco para construir mayorías. Por eso se viene un período de presentación de propuestas concretas.

 

A su vez, está la estrategia de focalizar mejor la campaña sobre Santa Fe y Rosario. Eso, sin descuidar ciudades donde los candidatos locales tuvieron mejor desempeño que el propio Antonio Bonfatti. En tanto, hay algunos elementos que mejoran el humor: el sindicato de trabajadores municipales de Reconquista dijo que no apoyará a Perotti por ser representante de Macri y acompañarán al FPCyS.

 

“De ninguna manera vamos a acompañar a Perotti porque pone en riesgo nuestra paritaria, además dijo que quiere armonizar la jubilación con la Nación y todos sabemos que eso significa más años de trabajo, bajar la jubilación y eliminar el 82% móvil”, dijo el secretario general de Sitram Reconquista, Aldo Sotelo. No fue el único que lo dijo, sí el primero que lo hizo público.

 

Por otra parte, no caben dudas de que Miguel Lifschitz ganará la categoría de diputados provinciales. Sumó 150 mil votos más que todo el PJ junto y quedó a una diferencia de 350 mil votos de Cambiemos. En la categoría senadores hay solo dos resultados que movieron el tablero actual, donde el justicialismo tiene 11 miembros, el FPCyS 7 y Cambiemos 1 (el radical Hugo Rasetto).

 

En el departamento La Capital, la interna del FPCyS la ganó el radical Jorge Henn (de mayor recorrido electoral) al socialista Miguel González (senador que reemplazó a Jatón en 2017). No obstante, el justicialismo solo consiguió con un candidato más votos que todo el oficialismo; lo hizo con el cantante de cumbia Marcos Castelló, que es actual concejal, con poca labor legislativa pero de alto conocimiento.

 

Y en San Jerónimo, cuyo senador esta vez era el compañero de fórmula de María Eugenia Bielsa, Danilo Capitani, no consiguió que su reemplazante departamental retenga los votos que lo acompañan desde hace varios períodos. Allí el Frente Progresista superó las expectativas y parece difícil que ese distrito no cambie de manos el próximo 16 de junio.

Dejanos tu comentario...

Domingo 20 de Octubre de 2019
Comunicar sin contenido
La gente flotante
Citas
Libros en alpargatas
Sasturain
Charlie Egg
Mujica
Sietecase
Erotismo del poder femenino
Scher
Salud Pública
Todo caso policial
El año de la división
Hockey con futuro
Tessa
Bricco
Acquarone
podo
ricciardino
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Villanos y empresarios
foto