Política
17-04-2019
Todos ganan las PASO

Los frentes electorales coinciden en el escenario que se podría presentar en las urnas el 28 de abril por la noche. El perottismo asegura que la interna con Bielsa ya está ganada, mientras que en Cambiemos es evidente la falta de cohesión entre radicales y macristas. Desde el FPCyS confían en los números que junta Antonio Bonfatti y cómo quedará perfilado para las generales.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

Orlando Chircaz | Cruz del Sur

 

A 10 días de las elecciones provinciales ya se perfilan algunas definiciones según las encuestas encargadas por los propios partidos. Cambiemos quedará tercero cómodo con el radical José Corral, Omar Perotti le ganará la interna a María Eugenia Bielsa y Antonio Bonfatti superará los 30 puntos en las PASO. Esas máximas asoman en los diversos trabajos, al cruzar los datos allí aportados.

 

En ese sentido, todos festejarán el 28 de abril por la noche. En el justicialismo dirán que la suma de los votos (de los dos precandidatos) supera a cualquier otra fuerza, en el Frente Progresista señalarán que tienen al candidato más votado y en Cambiemos recitarán que se creció mucho y que para la elección del 16 de junio llegarán con más conocimiento en el electorado y chances de ganar.

 

En primer lugar, Perotti ya definió los temas de campaña y no se moverá de allí: seguridad, políticas de empleo, boleto gratis para jubilados y estudiantes, y baja de los costos de la luz. En elecciones anteriores el rafaelino criticó fuerte al socialismo por sus gastos y el incremento en la planta de personal en el Estado, pero eso cambió drásticamente de marzo pasado hasta ahora.

 

Desde la UPCN Santa Fe, que cuenta con su apoyo, le dijeron a Perotti que no puede ponerse en contra a los empleados públicos (y recordaron las expresiones que tuvo Miguel Del Sel en 2015) porque eso resta votos. Y el propio senador nacional bajó sus dichos sobre el gasto porque se conoció que tiene 40 asesores en el Congreso y muchos militantes suyos puestos a dedo en la Universidad de Rafaela.

 

El perottismo se ha caracterizado desde 2007 a la fecha en tener una relación de absoluta tirantes con el gobierno provincia, en los tres períodos del FPCyS. Casi no existe el diálogo e incluso Rafaela tardó muchos años en acompañar la construcción de un hospital nodal como los que se levantan o ya se inauguraron en Santa Fe, Rosario, Reconquista y Venado Tuerto.

 

El actual senador nacional y precandidato a gobernador llegó a defender la licitación del acueducto Rafaela en la última parte del gobierno de Jorge Obeid. Una obra que no tenía un proyecto ejecutivo realmente terminado y que, según el pliego licitatorio, le daba amplias posibilidades para hacer la obra a la hoy cuestionada Odebrecht; la misma multinacional que pagó sobornos millonarios al kirchnerismo.

 

Lo de José Corral en campaña se asemeja bastante al precandidato peronista: reducir las tarifas eléctricas, prometer más seguridad y obras hídricas. En tanto, su posicionamiento nacional lo ubica como el depositario de los enojos de la población con el Gobierno de Mauricio Macri y por eso tuvo más repercusión el reproche de la vecina de barrio Deloit en Rosario que sus propuestas.

 

Si le faltaba nivel de conocimiento en la ciudad más poblada de la provincia, José Corral consiguió que su nombre sonara mucho más en todos los medios. Eso sí, el costo fue la exposición de su reacción cuando no pudo sostener una conversación cara a cara con una vecina que le enrostró la crisis económica y social que vive el país bajo la gestión macrista.

 

De todas formas, lo más evidente en Cambiemos Santa Fe es la evidente falta de cohesión y articulación entre radicales y macristas. Los primeros, desesperados por levantar la intención de votos de José Corral; los segundos, solo interesados en ganar Rosario, y sin aportes políticos territoriales fuertes a nivel provincial. ¿Quién es el jefe de campaña? Cada cual hace lo que puede y le parece.

 

No caben dudas que la imagen de José Corral, pobre en términos de conocimiento y acompañamiento electoral, fue dañada y se llegó al punto de acusar a la vecina de estar pagada para escrachar al candidato de Cambiemos. Esa operación apenas si llegó a las redes sociales y en los medios se optó por evitar el suicidio comunicacional, más allá de llamados telefónicos.

 

Por otra parte, en el Frente Progresista se aprovecha el alto índice de adhesión que tiene el gobierno provincial en base a su plan de obras y sus políticas públicas para trabajar sobre una estrategia que plantea cuidar lo que se logró. Ni volver al peronismo de los 90 (así identificado con Perotti) ni quedarse con el cambio propuesto por el macrismo (Corral), y desde esa lógica está planteada la campaña.

 

El objetivo es mostrar que los compromisos se cumplieron en Santa Fe y que muchas veces los cambios son saltos al vacío. También quedó demostrado que hay una intención política manifiesta de mellar su imagen mediante campañas sucias en redes sociales y con fake news; aspectos que ya fueron denunciados penalmente y se contuvieron bastante en las últimas semanas.

 

Terrenos y territorios

 

Por fuera de esa (cierta) lógica, será en dos categorías municipales puntuales en donde habrá más ruido. En Rosario, la interna del oficialismo entre Verónica Irízar y Pablo Javkin está al rojo vivo, y desde el propio justicialismo hay dirigentes que -encuestas en mano- avizoran que en las generales la pelea por la intendencia será con el Frente Progresista y ya no con Cambiemos.

 

Ni siquiera la compulsa entre Roy López Molina y Jorge Boasso levantó la expectativa entre el electorado para crecer en los sondeos, que se hacen todas las semanas. Ciertamente, Rosario es una de las ciudades del país donde la figura presidencial y Cambiemos tienen de los peores números en cuanto a adhesiones. Todo ese packaging electoral que tiene el macrismo ya no rinde tanto.

 

Por su parte, el justicialismo local se siente cómodo con los números de sus encuestas y ven a Roberto Sukerman como el próximo intendente. Antes hubo que eliminar casi por completo toda simbología peronista y reducir a la mínima expresión la identidad digital más identificada con el kirchnerismo que tiene el abogado. Un cambio de época: fotos y recorridas con Perotti, y ya no tanto con Agustín Rossi.

 

No obstante, entienden que el desarrollo territorial que tiene el socialismo va a tener mayor incidencia el día de los comicios y el concejal del Movimiento Evita, Eduardo Toniolli, está convencido que habrá un mano a mano con el Frente Progresista. A diferencia de lo que ocurrió en 2017, donde el macrismo fue el gran vencedor en las elecciones locales, dijo que esta vez Cambiemos está “muy golpeado”.

 

En la capital de la provincia todos coinciden en que las PASO mostrarán a Emilio Jatón como el más votado para la intendencia. El periodista llegó a la política con el socialismo y desde el mismo momento en que se rompió la alianza con el radicalismo universitario no para de recibir duras críticas y operaciones en su contra. Hasta en la encuesta de Corral figura 20 puntos arriba de Niky Cantard.

 

El justicialismo santafesino tiene números aún más abultados en esa diferencia. La mayor expectativa territorial, independientemente de la suerte de Perotti o Bielsa, está en ganar la senaduría por La Capital mediante el cantante de cumbia Marcos Castelló, a quien ubican como el preferido entre las encuestas. El radicalismo macrista no asoma en ninguna categoría y el nerviosismo es evidente.

Dejanos tu comentario...

Miércoles 16 de Octubre de 2019
Comunicar sin contenido
La gente flotante
Citas
Libros en alpargatas
Sasturain
Charlie Egg
Mujica
Sietecase
Erotismo del poder femenino
Scher
Salud Pública
Todo caso policial
El año de la división
Hockey con futuro
Tessa
Bricco
Acquarone
podo
ricciardino
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Villanos y empresarios
foto