Cultura
03-12-2015
Leyendas en el cielo
El Planetario inaugura la Astroludoteca, un dispositivo lúdico a partir de las historias con las que la comunidad qom trazó su visión del firmamento y su cosmogonía.
Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

Para muchos el cielo es la bóveda celeste, una construcción racional que permite dimensionar el infinito, ver allí un cielorraso de planetas y de astros hechos de historias de ciencia ficción y observaciones astronómicas. Pero el cielo es también una casa, hecha de otros relatos, como los de la comunidad qom, que trajo a Rosario su cielo chaqueño, con muchas más estrellas que las que deja ver la noche de la ciudad.

 

Con esa intriga (¿cómo ven el cielo los qom?) y con la idea de que todos vemos el mismo cielo pero desde diferentes cosmovisiones, un equipo del Centro Cultural El Obrador (en Espinillo y Maradona, zona sudoeste de la ciudad) que aborda el juego y la infancia trabajó con dos ancianos referentes y maestros artesanos de la comunidad qom con el fin de poder retomar las leyendas que explican las constelaciones, los fenómenos astronómicos y los meteorológicos e inaugura este jueves la Astroludoteca, un dispositivo lúdico realizado a partir de la recuperación de la cosmología de los qom.

 

Este jueves a las 17.30 en la Sala Planetario del Complejo Astronómico Municipal (avenida Diario La Capital 1602) se presenta la Astroludoteca, un proyecto desarrollado por el Complejo Astronómico y El Obrador para público en general, con entrada libre y gratuita (sujeta a capacidad de sala), que permanecerá disponible para ser usado por las escuelas que visiten el lugar durante el inicio del ciclo lectivo 2016 y con la intención de que pueda itinerar por otras instituciones.

 

“El cielo es la casa común. En cualquier lugar y momento de la historia es el punto más lejano al que podemos mirar. El cielo es el mismo, pero quién lo mira y desde dónde lo hace, cambia el significado de lo que se ve. El monte originario del que proviene la comunidad qom es el escenario de todas estas historias”. Así se describe este dispositivo que retrata parte de las leyendas recuperadas.

 

En 2011, el Complejo Astronómico Municipal (CAM) se presentó al Programa de Desarrollo Cultural en la región, una convocatoria del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). La presentación se inscribió en la categoría patrimonio inmaterial y consistió en recuperar la tradición astronómica qom, la comunidad originaria de mayor población en la ciudad de Rosario.

 

En 2012 y de un total de 1004 proyectos y 513 preseleccionados, el CAM resultó premiado entre las 50 propuestas elegidas correspondientes a 26 países. Con una asignación de siete mil dólares, el Complejo Astronómico recurrió al Centro Cultural El Obrador –ambos dependientes de la Secretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad de Rosario– para materializar la propuesta “El cielo narrado. Recuperación de la visión cosmológica de la comunidad qom en la ciudad de Rosario, Santa Fe, Argentina”.

 

Los dos aspectos centrales que llevaron a convocar a El Obrador para llevar adelante este proyecto fueron, por un lado, por su ubicación geográfica y territorial, ya que está localizado en el Distrito Oeste de la ciudad en una zona de pobladores relocalizados entre los que se encuentra un alto número de población étnica –qom, mocoví, guaraní– provenientes del norte de Argentina y asentados en Rosario como resultado de un flujo continuo de migraciones internas. Por otro, porque en esa institución se desarrolla “Periférico. Objetos lúdicos” de El Obrador, microemprendimiento de construcción y venta surgido de una iniciativa de la Fábrica de Juguetes coordinada por Elsa Albornoz y Mariela Mangiaterra.

 

Luego de un largo trabajo desarrollado durante tres años, se presenta la Astroludoteca y su espíritu se centra en los relatos de Ruperta Pérez y Arsenio Borgez, los dos ancianos de la comunidad qom que recordaron los relatos que, a su vez, les fueron transmitidos por sus abuelos durante su infancia.

 

Se trabajó sobre tres historias principales: El Mortero de la Abuela, Rapiche’n y el Mañec, relatos orales sobre tres formaciones celestes o grupos de estrellas que los qom conocen, leen e interpretan y que son una guía para su vida diaria.

 

El equipo a cargo del desarrollo de los dispositivos lúdicos e interactivos –niños y adultos podrán hacerlos funcionar para ver cómo se ponen en acción las figuras y las líneas de estas historias cosmogónicas– está integrado por Mariela Mangiaterra, Elsa Albornoz, Pedro Lois, Juan Manuel Maggi. Desde la coordinación institucional acompañaron la concreción del proyecto Lena Pino y Leticia Kettle, por parte del Centro Cultural El Obrador, y Guillermo Ríos y Héctor Giraudo, directivos del CAM.

Dejanos tu comentario...

Miércoles 16 de Octubre de 2019
Comunicar sin contenido
La gente flotante
Citas
Libros en alpargatas
Sasturain
Charlie Egg
Mujica
Sietecase
Erotismo del poder femenino
Scher
Salud Pública
Todo caso policial
El año de la división
Hockey con futuro
Tessa
Bricco
Acquarone
podo
ricciardino
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Villanos y empresarios
foto