Cultura
29-09-2014
Un plan de poesía para todos

La antología de jóvenes poetas “30.30”, lanzada el año pasado por la Editorial Municipal y el Festival de Poesía, se distribuirá en todas las escuelas secundarias e institutos de formación docente del país a través de la colección Juan Gelman, que promueve el Ministerio de Educación ancional y se lanzó el miércoles pasado en Buenos Aires.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

Pablo Makovsky | Cruz del Sur

 

 

El anuncio oficial se hizo el miércoles pasado en el Palacio Pizzurno, sede del Ministerio de Educación nacional, por el mismo ministro Alberto Sileoni, quien presentó los 80 ejemplares de la colección Juan Gelman que esa cartera distribuirá en todas las escuelas secundarias e institutos superiores de formación docente del país y que cuenta en su catálogo a más de 500 autores de la Argentina y el mundo.

 

“Nos estaba faltando una buena presencia de poesía en las escuelas; no es la primera vez que distribuimos textos poéticos, pero nunca lo hicimos en forma de colección específica”, dijo entonces Sileoni.

 

La colección reúne desde Gelman a Raúl González Tuñón, del alemán Paul Celan a los versos de Spinetta, de Atahualpa Yupanqui a Ernesto Cardenal, de Jorge Luis Borges a la santafesina Diana Bellessi o desde el británico W.H. Auden a la uruguaya Idea Vilariño. Pero los más jóvenes y contemporáneos pueden leerse en “30.30, poesía argentina del siglo XXI”, una antología editada por la Editorial Municipal de Rosario (EMR) con motivo del XXI Festival Internacional de Poesía de la ciudad, realizado el año pasado, y que este jueves comienza su vigésimo segunda edición.

 

Antologado por Daiana Henderson, Francisco Bitar y Gervasio Monchietti –los tres jóvenes poetas santafesinos–, el “30.30” está integrado por poemas de treinta poetas argentinos de hasta treinta años (en 2013, cuando se publicó). “El lector podrá encontrar –dice Henderson– parentescos y contrastes entre los 30 poetas. Sin embargo, una característica común que yo destacaría es el interés que muestran los textos por ir a la parte más viva de la lengua, hay una reactualización que se produce al conectar las herencias lingüísticas y poéticas con la realidad. La realidad no aparece aquí como un afuera. De hecho no hay un adentro y un afuera. La poesía en esta camada de poetas jóvenes se entreteje con la realidad múltiple y con los usos de la lengua, también múltiples: el diálogo, el chat, lo epistolar, las canciones, los cánticos en las canchas de fútbol, las noticias en los diarios, el relato biográfico, las jergas, los regionalismos, los modismos de los barrios y un larguísimo etcétera”.

 

Pero a su vez, el interés desde el ministerio nacional por el libro –fue el mismo Sileoni el que encargó al equipo coordinador de la colección Juan Gelman que se reparara en la antología de la EMR, lo que señala a la vez la buena relación entre la editorial y la secretaría provincial de Industrias Culturales– llevó a la editorial del estado municipal a reformular su trabajo, ya que de imprimir mil ejemplares, como tuvo la primera tirada, debió pasar a 12 mil volúmenes, según el pedido de la cartera de Educación.

 

Oscar Taborda, al frente de la EMR, no se entusiasma tanto con el extra que tendrá la editorial por la compra del ministerio, que no es tanta –los 12 mil ejemplares fueron vendidos a la mitad del precio al público, que es de $100–, sino a la enorme ventana que abre la distribución nacional y en escuelas del “30.30”.

 

Por primera vez el estado nacional hace una compra de esa magnitud a la EMR, que hasta ahora no había entrado en el blanco de las compras de la Conabip (la comisión que administra las bibliotecas populares) y que, excepcionalmente, adelantó el pago por los ejemplares –cosa que no gravitó de manera fundamental en el trabajo de la EMR pero le permitió a ciertas editoriales pequeñas que editan poesía poder cumplir con las compras de papel e impresión.

 

“La colección –dijo el ministro Sileoni en un acto en el que estuvieron, entre otros, nietos de Gelman, el director de la biblioteca Nacional Horacio González y el mismo Taborda de la EMR– tiene poesía sencilla y más compleja y vamos a hacer lo que hacen los buenos docentes, que es confiar en los estudiantes, porque esperamos mucho de ellos”. Y agregó: “La poesía en la escuela no se enseña en general demasiado bien, se descompone el poema y se analiza la rima dejando a veces relegada la emoción, cuando lo que queremos es profundizar un modo de transmisión distinto. No alcanza con que la caja de libros llegue y descanse en la biblioteca, hay que trabajar mucho para que los libros se usen hasta exprimirlos hasta la última letra”.

 

Esta súbita expansión del trabajo de la Editorial Municipal no es un golpe de suerte, desde luego, tanto el Festival de Poesía –de donde surgió el libro– como la EMR trabajan desde hace tiempo en una suerte de laboratorio de la lengua y lo que podríamos llamar “la zona” –que es un término que trae el eco de Juan José Saer, autor al que este año homenajeará el Festival de Poesía–, generando colecciones en las que escriben autores de Rosario y la provincia, llamando a concursos con jurados ejemplares que dieron a conocer a algunos de los poetas más intensos de las nuevas generaciones de la ciudad y reeditando a los clásicos de Rosario.

 

Los 12 mil ejemplares que, se espera, la EMR distribuirá al país junto con todas las otras editoriales convocadas a través de una empresa de correo desde Buenos Aires, irán acompañados de un cuadernillo didáctico que permitirá contextualizar y leer algunas líneas de los poemas, acaso para ayudar, para retomar las palabras de Sileoni, a que “los buenos docentes confíen en los estudiantes”.

 

Una colección juvenil

 

La Editorial Municipal de Rosario cerró ya su convocatoria 2014 al premio de narrativa Manuel Musto, que este año tuvo como novedad la incorporación de una nueva categoría, la juvenil, para la que ya evalúan la creación de una colección juvenil de relatos. Llegaron en total 173 originales, de los cuales 32 pertenecen a jóvenes de 13 hasta 20 años. “Hay mucho FanFic”, dice Daniel García Helder, editor, al referirse a un nuevo tipo de género desarrollado por lo general por jóvenes que eligen como personajes de sus ficciones a los de otros relatos o historietas muy difundidos.

 

Premio a la mejor edición de historieta extranjera

 

El jueves siguiente al anuncio oficial de la colección Juan Gelman, Oscar Taborda participó de la apertura de Comicópolis –en el predio de Tecnópolis, en la entrada de Buenos Aires–, el primer Festival Internacional de Historieta, un encuentro que promete replicarse con un perfil que apunta tanto a los amantes del género como a incentivar la industria y se desarrolló hasta el domingo pasado. Allí, la edición de la historieta “Johnny Jungle”, que la EMR realizó asociada al festival rosarino Crack Bang Boom, recibió el premio a la Mejor Edición Nacional de Historieta Extranjera.

 

“Johnny Jungle”, de los franceses Jean Christophe Deveney, Jerôme Jouvray y Anne-Claire Jouvray, es una biografía imaginaria de Johnny Weissmuller, el primer Tarzán del cine.

 

Casi un millón de libros

 

La iniciativa del Ministerio de Educación de la Nación de enviar libros a las escuelas –entre ellos la colección Jaun Gelman–, prevé la distribución de 960 mil tomos en unos 10.837 establecimientos educativos: Implicó una inversión de 70.000.000 pesos y para elaborarla se contó con el asesoramiento de la Comisión Asesora Nacional (CAN), integrada por especialistas en literatura de varias provincias.

 

 

 


Dejanos tu comentario...

Miércoles 16 de Octubre de 2019
Comunicar sin contenido
La gente flotante
Citas
Libros en alpargatas
Sasturain
Charlie Egg
Mujica
Sietecase
Erotismo del poder femenino
Scher
Salud Pública
Todo caso policial
El año de la división
Hockey con futuro
Tessa
Bricco
Acquarone
podo
ricciardino
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Villanos y empresarios
foto