El mundo posterior: una aceleración del estado actual
El autor de este texto publicado en Foreign Affairs, asegura que no es la posguerra de 1945 la que hay que observar para tener una idea de lo que sobrevendrá tras la pandemia, sino la de la Primera Guerra Mundial. Declinación del liderazgo estadounidense, una indecisa cooperación global, división en el gran poder: esas son tres de las características del orden global que emergerán de esta crisis.

 

Richard Haass* | Foreign Affairs**

 

Atravesamos lo que en todos los sentidos es una gran crisis. Es natural suponer que resultará un punto de inflexión en la historia moderna. En los meses transcurridos desde la aparición de covid-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus, los analistas han discutido sobre el tipo de mundo que la pandemia dejará a su paso. Pero la mayoría arguye que el mundo al que estamos entrando será fundamentalmente diferente del que existía antes. Algunos predicen que la pandemia provocará un nuevo orden mundial liderado por China; otros creen que provocará la desaparición del liderazgo de China. Algunos dicen que terminará con la globalización; otros esperan que marque el comienzo de una nueva era de cooperación global. Y aún otros proyectan que recargará el nacionalismo, socavará el libre comercio y conducirá a un cambio de régimen en varios países, o que sucederá lo que se mencionó arriba.

 

Pero es poco probable que el mundo que siga a la pandemia sea radicalmente diferente del que la precedió. Covid-19 no cambiará tanto la dirección básica de la historia mundial sino que la acelerará. La pandemia y la respuesta a la misma han revelado y reforzado las características fundamentales de la geopolítica en la actualidad. Como resultado, esta crisis promete ser menos un punto de inflexión que una estación de tránsito a lo largo del camino por el que el mundo ha estado viajando durante las últimas décadas.

 

Es demasiado pronto para predecir cuándo terminará la crisis. Ya sea en seis, 12 o 18 meses, el tiempo dependerá del grado en que las personas sigan las pautas de distanciamiento social y la higiene recomendada; la disponibilidad de pruebas rápidas, precisas y asequibles, medicamentos antivirales y una vacuna; y el alcance del alivio económico proporcionado a individuos y empresas.

 

Sin embargo, el mundo que surgirá de la crisis será reconocible. Declinación del liderazgo estadounidense, una indecisa cooperación global, división en el gran poder: todo esto caracterizó el entorno internacional antes de la aparición de covid-19, y la pandemia los ha liberado llevándolos a un grado de agudeza mayor que nunca. Es probable que esas sean las características más destacadas del mundo que sigue.

 

Mundo pos-americano

 

Una característica de la crisis actual ha sido una marcada falta de liderazgo estadounidense. Estados Unidos no ha convocado al mundo en un esfuerzo colectivo para enfrentar el virus o sus efectos económicos. Estados Unidos tampoco convocó al mundo para seguir su ejemplo al abordar el problema en casa. Otros países se cuidan lo mejor que pueden o recurren a aquellos que ya pasaron el pico de infección, como China, en busca de ayuda.

 

Pero si el mundo que sigue a la crisis es uno en el que Estados Unidos domine cada vez menos, es casi imposible imaginar que alguien escriba hoy sobre un “momento unipolar”, esta tendencia no es nueva. Ha sido evidente durante al menos una década.

 

Hasta cierto grado, esto es el resultado de lo que Fareed Zakaria describió como “el alzamiento del resto“ (y de China en particular), lo que trajo una disminución en la ventaja relativa de los Estados Unidos a pesar de que su fuerza económica y militar absoluta continuó creciendo. Pero aún más que eso, es el resultado de la indecisa voluntad estadounidense en lugar de la declinación de su capacidad estadounidense. El presidente Barack Obama supervisó una retirada de Afganistán y Oriente Medio. El presidente Donald Trump ha empleado principalmente el poder económico para enfrentar a los enemigos. Pero esencialmente ha puesto fin a la presencia de Estados Unidos en Siria, y busca hacer lo mismo en Afganistán, y lo que es acaso más significativo, ha mostrado poco interés en las alianzas o en mantener el papel de liderazgo tradicional de los Estados Unidos para abordar los principales problemas transnacionales.

 

La perspectiva de este cambio fue en gran parte el atractivo del mensaje de Trump “Estados Unidos primero”, que prometía que Estados Unidos sería más fuerte y más próspero si hiciera menos en el extranjero y enfocara sus energías en los asuntos internos. Implícito en este punto de vista estaba la suposición de que gran parte de lo que Estados Unidos hizo en el mundo fue un despilfarro, innecesario y ajeno al bienestar interno. Para muchos estadounidenses, la pandemia probablemente reforzará este punto de vista a pesar del hecho de que, en cambio, debería resaltar cómo el bienestar del mundo se ve afectado por el resto del mundo; los Estados Unidos, dirán, tendrán que concentrarse en enderezarse y dedicar recursos a las necesidades en el país en lugar de en el extranjero, a la manteca en lugar de a las armas. Esa es una opción falsa, ya que el país lo necesita y puede permitirse ambos, pero es probable que se discuta de todos modos.

 

Tan importante como las decisiones políticas de los Estados Unidos es el poder del ejemplo americano. Mucho antes de que el covid-19 asolara la tierra, ya había habido una caída precipitada en el atractivo del modelo estadounidense. Gracias al persistente estancamiento político, la violencia armada, la mala gestión que condujo a la crisis financiera mundial de 2008, la epidemia de opioides y más, lo que Estados Unidos representaba se volvió cada vez menos atractivo para muchos. La respuesta lenta, incoherente y con demasiada frecuencia ineficaz del gobierno federal a la pandemia reforzará la visión ya generalizada de que Estados Unidos ha perdido el rumbo.

 

Sociedad anárquica

 

Una pandemia que comienza en un país y se propaga a gran velocidad en todo el mundo es la definición de un desafío global. También es una prueba más de que la globalización es una realidad, no una elección. La pandemia ha devastado países abiertos y cerrados, ricos y pobres, este y oeste. Lo que falta es alguna señal de una respuesta global significativa. (La ley de Newton —por cada acción hay una reacción opuesta e igual— aparentemente ha sido suspendida.) La casi irrelevancia de la Organización Mundial de la Salud, que debería ser central para enfrentar la amenaza en cuestión, habla a las claras del mal estado de la gobernanza global.

 

Pero si bien la pandemia ha hecho que esta realidad sea especialmente obvia, las tendencias subyacentes la precedieron durante mucho tiempo: la aparición de desafíos globales que ningún país, por poderoso que sea, puede enfrentar con éxito por sí mismo, y el fracaso de las organizaciones globales para mantenerse al día ante estos desafíos. De hecho, la brecha entre los problemas globales y la capacidad para enfrentarlos explica en gran medida la escala de la pandemia. La triste pero inevitable verdad es que, aunque la frase “comunidad internacional” se usa como si ya existiera, es principalmente aspiracional, y se aplica a pocos aspectos de la geopolítica en la actualidad. Esto no cambiará en el corto plazo.

 

Las principales respuestas a la pandemia han sido nacionales o incluso subnacionales, no internacionales. Y una vez que pase la crisis, el énfasis se pondrá en la recuperación nacional. En este contexto, es difícil ver mucho entusiasmo, por ejemplo, por abordar el cambio climático, particularmente si sigue viéndose, incorrectamente, como un problema distante que puede dejarse de lado para abordar problemas más inmediatos.

 

Una razón para este pesimismo es que la cooperación entre los dos países más poderosos del mundo es necesaria para abordar la mayoría de los desafíos globales, sin embargo, las relaciones entre Estados Unidos y China se han deteriorado durante años. La pandemia está exacerbando la fricción entre los dos países. En Washington, muchos responsabilizan al gobierno chino, debido a las semanas de encubrimiento e inacción, incluida la imposibilidad de bloquear rápidamente a Wuhan, la ciudad donde comenzó el brote, y permitir que miles de personas infectadas se vayan y propaguen el virus. El intento de China de presentarse como un modelo exitoso para hacer frente a la pandemia y utilizar este momento como una oportunidad para expandir su influencia en todo el mundo solo se sumará a la hostilidad estadounidense. Mientras tanto, nada sobre la crisis actual cambiará la opinión de China de que la presencia de EEUU en Asia es una anomalía histórica o reducirá su resentimiento hacia la política de EEUU en varios temas que incluyen el comercio, los derechos humanos y Taiwán.

 

La idea de “desacoplar“ las dos economías había ganado una considerable tracción antes de la pandemia, impulsada por los temores en los Estados Unidos de que se estuviera volviendo demasiado dependiente de un adversario potencial para muchos bienes esenciales y demasiado susceptible al espionaje chino y el robo de propiedad intelectual. El impulso para desacoplar crecerá como resultado de la pandemia, y solo en parte debido a las preocupaciones sobre China. Habrá un enfoque renovado en el potencial de interrupción de las cadenas de suministro junto con un deseo de estimular la fabricación nacional. El comercio mundial se recuperará en parte, pero una mayor parte será administrada por los gobiernos en lugar de los mercados.

 

La resistencia en gran parte del mundo desarrollado a aceptar grandes cantidades de inmigrantes y refugiados, una tendencia que había sido visible durante al menos la última mitad de la década, también se intensificará con la pandemia. Esto se debe en parte a la preocupación por el riesgo de importar enfermedades infecciosas, en parte porque el alto desempleo hará que las sociedades desconfíen de aceptar personas externas. Esta oposición crecerá incluso a medida que el número de personas desplazadas y refugiados, ya en niveles históricos, continúe aumentando significativamente a medida que las economías ya no puedan mantener a sus poblaciones.

 

El resultado será tanto un sufrimiento humano generalizado como una mayor carga para los estados que no pueden pagarlos. La debilidad estatal ha sido un problema global significativo durante décadas, pero el costo económico de la pandemia creará estados aún más débiles o fallidos. Esto seguramente se verá exacerbado por un creciente problema de la deuda: la deuda pública y privada en gran parte del mundo ya estaba en niveles sin precedentes, y la necesidad de que el gasto gubernamental cubra los costos de atención médica y apoye a los desempleados hará que la deuda se dispare. En particular el mundo en desarrollo se enfrentará a enormes requisitos que no puede cumplir, y queda por ver si los países desarrollados estarán dispuestos a proporcionar ayuda en función de las demandas en casa. Existe un potencial real de derrumbes posteriores (en India, Brasil y México y en toda África) que podrían interferir con la recuperación global.

 

La propagación de covid-19 en Europa y a través de ella también ha puesto de manifiesto la pérdida de impulso del proyecto europeo. La mayoría de los países han respondido individualmente a la pandemia y sus efectos económicos. Pero el proceso de integración europea se había agotado mucho antes de esta crisis, como lo demostró con especial claridad el Brexit. La pregunta principal en el mundo posterior a la pandemia es cuánto continuará oscilando el péndulo desde Bruselas a las capitales nacionales, ya que los países cuestionan si el control sobre sus propias fronteras podría haber frenado la propagación del virus.

 

Es probable que la pandemia refuerce la recesión democrática que ha sido evidente durante los últimos 15 años. Habrá llamados para un papel más amplio del gobierno en la sociedad, ya sea para restringir el movimiento de poblaciones o proporcionar ayuda económica. Las libertades civiles serán tratadas por muchos como bajas aleatorias de la guerra, un lujo que no se puede permitir en una crisis. Mientras tanto, las amenazas planteadas por países no liberales como Rusia, Corea del Norte e Irán seguirán existiendo una vez que la pandemia desaparezca; de hecho, bien pueden incrementarse mientras la atención se fijaba en otros lugares.

 

Un mundo en mayor desorden aún

 

Hace más de tres años, publiqué un libro titulado Un mundo en desorden (A World in Disarray). Describía un panorama global de mayor rivalidad entre las grandes potencias, la proliferación nuclear, los estados débiles, los recurrentes flujos de refugiados y el creciente nacionalismo, junto con un papel reducido de Estados Unidos en el mundo. Lo que cambiará como resultado de la pandemia no es el hecho del desorden sino el alcance.

 

Idealmente, la crisis traería un compromiso renovado para construir un orden internacional más robusto, al modo en que el cataclismo de la Segunda Guerra Mundial condujo a acuerdos que promovieron la paz, la prosperidad y la democracia durante casi tres cuartos de siglo. Tal orden incluiría una mayor cooperación para monitorear brotes de enfermedades infecciosas y enfrentar sus consecuencias, así como una mayor disposición para abordar el cambio climático, establecer reglas para el ciberespacio, ayudar a los migrantes forzados, atajar su proliferación y el terrorismo.

 

Pero hay pocas razones para creer que el pasado se repetirá después de esta última calamidad global. El mundo de hoy simplemente no es propicio para ser moldeado. El poder se distribuye en más manos, tanto estatales como no estatales, que nunca antes. El consenso está mayormente ausente. Las nuevas tecnologías y desafíos han superado la capacidad colectiva de lidiar con ellos. Ningún país disfruta de la posición que los Estados Unidos tuvieron en 1945.

 

Además, Estados Unidos no está dispuesto a asumir un papel internacional líder, resultado de la fatiga provocada por dos largas guerras en Afganistán e Irak y las crecientes necesidades en el país. Incluso si un “tradicionalista” de política exterior como el ex vicepresidente Joseph Biden gana las elecciones presidenciales de noviembre, la resistencia del Congreso y el público evitará el regreso a gran escala de un papel expansivo de los Estados Unidos en el mundo. Y ningún otro país, ni China ni nadie más, tiene tanto el deseo como la capacidad de llenar el vacío que Estados Unidos ha creado.

 

Después de la Segunda Guerra Mundial, la necesidad de enfrentar la amenaza comunista que se avecinaba impulsó al público estadounidense a apoyar a su país al asumir un papel de liderazgo en todo el mundo. El exsecretario de Estado Dean Acheson dijo que el gobierno tenía que presentar argumentos “más claros que la verdad” para lograr que el pueblo estadounidense y el Congreso aceptaran los esfuerzos por contener a la Unión Soviética. Algunos analistas sugieren que invocar la amenaza de China podría impulsar de manera similar el apoyo público hoy, pero una política exterior basada en oponerse a China no es adecuada para abordar los desafíos globales que configuran el mundo de hoy. Mientras tanto, apelar al pueblo estadounidense para que aborde esos problemas globales en el corazón de la política exterior de EEUU seguirá siendo difícil de vender. En consecuencia, el precedente más relevante a considerar puede no ser el período posterior a la Segunda Guerra Mundial, sino el período posterior a la Primera Guerra Mundial, una era de disminución de la participación estadounidense y creciente agitación internacional. El resto, como dicen, es historia.

 

* RICHARD HAASS es presidente del Consejo de Relaciones Exteriores y autor de El mundo: una breve introducción, que Penguin Press publicará el 12 de mayo.

 

** Traducción: Pablo Makovsky | Cruz del Sur

 

Nota bene: Se agregaron hipervínculos –el original no los tenía– para salvar dudas sobre un término de economía y en referencia a un autor citado.

Dejanos tu comentario...

Viernes 29 de Mayo de 2020
La pandemia en Brasil
Pandemia y ciudad
La abanderada del odio
Renta básica, un experimento
Internacionalizar la crisis
Evitar una catástrofe financiera global
El mundo según Bill Gates
El mundo acelerado
Coronavirus: lo que aún no se sabe
Lo que el pentágono sabía
Capitalismo pandémico
El peligro de una segunda ola
Un nuevo orden mundial
Mujica
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier