Política
21-11-2011
Barletta consigue papeles para presidir la UCR
Un día antes de dejar la intendencia de Santa Fe, el dirigente conseguiría su representación en el Comité Nacional, tras la renuncia de cuatro delegados santafesinos. Esto le permitirá conducir el radicalismo en medio de la reñida pelea por la renovación de autoridades.
Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

El plenario del Comité de la UCR de Santa Fe aceptó este lunes a la noche la renuncia de cuatro de sus delegados al Comité Nacional y fijó el 9 de diciembre próximo como fecha de elecciones extraordinarias para consagrar al intendente Mario Barletta como representante en condiciones de asumir la Presidencia del partido a nivel nacional.

 

De esta forma, un día antes de dejar la Intendencia de Santa Fe, Barletta ya no tendrá obstáculos para ser candidato a reemplazar a Ernesto Sanz al frente de la UCR en el plenario nacional del 16 de diciembre, confirmaron fuentes del radicalismo santafesino a la agencia Noticias Argentinas.

 

r

Morales vs. Moreau

 

Mientras tanto, la disputa política entre el senador Gerardo Morales y el dirigente bonaerense Leopoldo Moreau continuó este lunes con un nuevo cruce respecto de la próxima conducción de la UCR.

 

Moreau volvió a advertir que en el radicalismo “no hay un liderazgo” para llevar adelante la reconstrucción del partido y abogó por una conducción que abarque a “todos los sectores” a través de una mesa amplia para la toma de decisiones.

 

El histórico dirigente radical aseguró que tampoco existe “un dirigente con la espalda suficiente” para llevar adelante el relanzamiento del centenario partido político, en una nueva crítica al santafesino Mario Barletta, quien había dicho que estaba “flojo de papeles” para asumir al frente del Comité Nacional.

 

Moreau, que el viernes protagonizó un acalorado cruce con Morales en la Convención partidaria, volvió a cuestionar el “antikirchnerismo bobo” que impulsó en los últimos años la cúpula radical y, en declaraciones a radio La Red, insistió en la necesidad de que haya una “renovación” partidaria.

 

“No pusimos el énfasis en el resultado electoral, sino en las derrotas políticas. Dijimos que había una conducción que tenía que hacerse cargo de eso, y que hoy no hay un liderazgo ni un dirigente para encarar la reconstrucción, y que había que tener una conducción colegiada. Y ahí fue que se cerró la discusión”, sostuvo.

 

A pesar de no haber logrado ninguna conclusión en la convención partidaria del viernes, el dirigente radical consideró que el encuentro fue “ excelente en cuanto a su desarrollo”, ya que “hacía muchos años que no sucedía algo así”, y remarcó que gracias a eso “de acá en más nadie va a tomar decisiones sin debate”.

 

“Si juntás a 300 personas en una convención, hay un poco de griterío. Pero las diez horas fueron de un debate riquísimo. Un partido de este tipo seguro que no se va con Macri, de ninguna manera se va a sesgar hacia la derecha. Lo que ocurrió fue porque no había discusiones en el radicalismo y las decisiones se tomaban por otro lado”, manifestó.

 

Morales, por su parte, también intentó este lunes poner paños fríos al declarar que “no ha pasado nada” y que “Moreau se enojó un poquito”, aunque volvió a cuestionar la postura del ex ministro: “Necesitamos radicalismo que recupere representación social, nos hace falta tener votos, y a muchos de estos dirigentes no los votan ni los parientes, ni los vecinos de la cuadra”, apuntó.

 

El jefe de los senadores radicales aseguró que el radicalismo “no está en crisis” y consideró que lo que sucedió en la convención del viernes demuestra que “es un partido vivo y no un club de señoritas”, aunque admitió que se deben “corregir errores”.

 

“En la Convención se ha empezado a plantear un debate en torno a cómo se para el partido, yo diría que lo más sustancial que ha planteado Moreau es que nosotros hicimos una oposición boba al gobierno. Y esto, por más de que suene un poco agraviante, me parece que está planteando una línea de cómo se para el partido”, indicó en declaraciones a radio El Mundo.

 

Y agregó: “Yo hace 4 años que vengo impulsando la reforma por el voto directo. Porque esta es una convención vieja, duran cuatro años, entonces Moreau, Storani y Cáceres se juntan 75 convencionales, y para reformar la Carta Orgánica necesitamos dos tercios, entonces nunca podemos reformar porque a ellos no les interesa la actualización y la modernización del partido”.

Dejanos tu comentario...

Martes 13 de Noviembre de 2018
Erotismo del poder femenino
Hockey con futuro
Todo caso policial
Salud Pública
Charlie Egg
El año de la división
Bricco
Acquarone
Tessa
Libros en alpargatas
Citas
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
Villanos y empresarios
foto