Sociedad
14-08-2019
Otro narcopolicía en San Lorenzo

Fue jefe antidrogas de la PDI en la regional XVII hasta hace pocos meses y ahora marchó detenido por cobrarle a un narco para mejorar su situación procesal. En el mismo operativo terminó preso un abogado vinculado con la banda de Los Monos, quien cumplió condena por amenazas.

 

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

Alberto Carpintero | Cruz del Sur

 

Se llama Cristian Eduardo Acosta y era jefe antidrogas de la Policía de Investigaciones del departamento San Lorenzo al momento de los hechos, en 2018. Hasta la semana pasada ostentaba el mismo cargo pero en Constitución: fue detenido bajo acusación de recibir dinero de un abogado de narcos, vinculado con la banda de Los Monos, quien también marchó preso. Cohecho agravado tabuló el delito la Justicia Federal, que los dejó tras las rejas hasta que se defina su situación procesal.

 

No es el primer jefe de la PDI caído en desgracia este año, algunos de ellos por su relación con un enemigo íntimo del clan Cantero: Esteban Alvarado. Tampoco es la primera noticia de connivencia policial con narcos en San Lorenzo este mes: a principios de agosto fue preso el jefe de la Alcaidía de la URXVII por facilitar un penal vip al líder del clan González, que domina parte del Cordón Industrial desde el barrio Copello de Capitán Bermúdez. “El que es corrupto, es corrupto y tiene que ir preso, sea policía o civil”, sostuvo el ministro de Seguridad provincial, Maximiliano Pullaro.

 

Acosta cayó el último miércoles en su casa de Villa Gobernador Gálvez, tras un operativo de la Policía de Seguridad Aeroportuaria ordenado por el juez federal Carlos Vera Barros. Fueron cuatro allanamientos al concluir una investigación iniciada el año pasado que también derivó en el arresto del otro protagonista de la coima: el abogado Leandro Roberto Demichelli, quien fue apresado en su vivienda de Puerto General San Martín.

 

Según la pesquisa y la imputación que les hizo Vera Barros al tomarles declaración indagatoria, el comisario Acosta fraguó un procedimiento a cambio de dinero que el letrado le entregó de parte de dos mujeres sospechadas de actividad de narcomenudeo en San Lorenzo, quienes también fueron detenidas y acusadas.

 

Según la defensa de las mujeres, ellas sólo le pagaron servicios profesionales al letrado y negaron haberle pedido que coimeara al comisario Acosta para mejorar la situación del sindicado narco Emanuel C., ya detenido.

 

Ahora, desde hace tres meses, Acosta era jefe de la Brigada Operativa Antinarcóticos VI de la PDI, con asiento en Villa Constitución, cargo similar al que ejerció en San Lorenzo al momento de los hechos que investiga Vera Barros y que la fuerza nacional que depende del MInisterio de Seguridad de Patricia Bullrich bautizó como Reino del Revés.

 

Según un comunicado del Ministerio de Seguridad nacional, Bullrich dijo que Acosta “traicionaba a su institución” y que “los delincuentes vestidos de policías serán tratados como lo que realmente son”.

 

Demichelli fue el abogado defensor de Luis Pedro Peñalba en el juicio federal por la causa Los Patrones, en la que fueron condenados por narcotráfico miembros de la banda Los Monos, entre ellos su jefe, Ariel “Guille” Cantero.

 

Peñalba, con operatoria entre Granadero Baigorria e Ibarlucea, terminó sentenciado a diez años y medio de prisión como organizador del traslado de marihuana de Corrientes a Rosario en ese juicio.

 

El abogado Demichelli tiene una condena en su prontuario, a dos años de prisión condicional y seis meses de inhabilitación para ejercer su profesión por amenazas coactivas, en un caso originado en 2015.

 

Tras la detención de Acosta, el ministro de Seguridad de Santa Fe Maximiliano Pullaro opinó: “Es muy difícil detectar a una sola persona que fragua el acta de un procedimiento con un abogado para beneficiar a una persona detenida por narcotráfico. Es medio difícil desde mi despacho, o desde el lugar en que está el jefe, adelantarse a un hecho de esas características.

 

Y añadió Pullaro sobre la seguidilla de jefes policiales detenidos: “Autocrítica de mí van a encontrar siempre, porque las cosas siempre se pueden hacer mejor. Uno siempre va para adelante. Tenemos 3.000 jefes policiales en la provincia de Santa Fe sobre 23.000 efectivos. En el caso de ayer, Acosta tenía cuatro personas a su cargo. No era jefe de unidad regional. No tenía 3 mil o 5 mil personas a su cargo, tenía sólo a cuatro”.

Dejanos tu comentario...

Sábado 24 de Agosto de 2019
Comunicar sin contenido
La gente flotante
Citas
Libros en alpargatas
Sasturain
Charlie Egg
Mujica
Sietecase
Erotismo del poder femenino
Scher
Salud Pública
Todo caso policial
El año de la división
Hockey con futuro
Tessa
Bricco
Acquarone
podo
ricciardino
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Villanos y empresarios
foto