Deporte
07-08-2019
No todo lo que brilla es oro
Detrás de los festejos de Nadia Podoroska como campeona Panamericana hay un reclamo que ella encarna como cabeza visible. El tenis femenino necesita apoyo para crecer. La rosarina hace un tiempo se fue a vivir a España porque es imposible asumir los costos necesarios para realizar su tarea. Como ellas, el resto de las tenistas jóvenes padece los mismos o más problemas. Los problemas que no resuelve la dirigencia.
Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal
Nadia Podoroska es campeona Panamericana, consiguió el pasaje a los Juegos Olímpicos de Tokio y logró todos los flashes que hacía rato no enfocaban al tenis femenino en Argentina. Un verdadero batacazo, dicen los especialistas. Pocos esperaban una medalla y menos dorada del tenis femenino. Y la rosarina lo hizo posible.

La felicidad, los festejos y otra vez los flashes, ocultan lo que subyace al tenis femenino en el país, donde las chicas casi no tienen la chance de participar en torneos de nivel. Nadia se fue a entrenar a Alicante, España, para tener menos costos en los viajes y poder realizar una mejor logística desde allí respecto de poder jugar los torneo que más la acerquen a su sueño.

“Hace un par de semanas estaba jugando realmente muy mal. Estaba frustrada, un poco por estar lejos de mi casa, otro poco por entrenar y ver que no se daban los resultados”, dijo la rosarina al enfriar un poco la cabeza.

Y agregó: “El tenis femenino no tiene la repercusión ni el apoyo que se merece. Es un deporte extremadamente caro, es muy grande la inversión que tenemos que hacer, por suerte tengo muchas personas mi alrededor que me apoyan en este momento”, dijo la rosarina de 22 años.

Pero no se trata solo de Nadia. Las tenistas en el país en general sufren tanto o más que la rosarina la desinversión y las carencias. La mayoría no cuenta con patrocinadores que las respalden. Están alarmadas por el hecho de que la Asociación Argentina de Tenis anunciara cuando se inició el año 21 torneos ITF de varones y ninguno de mujeres. “Estábamos empezando la pretemporada y nos encontramos con la noticia de que no íbamos a tener ningún torneo ITF en 2019. Imaginate las ganas que teníamos de correr a las dos de la tarde bajo el sol, en diciembre. Fue un mazazo", le dijo a La Nación, Sol Terracina, de20 años; número 49 del ranking argentino.

Así que decidieron juntarse todas las tenistas jóvenes de la Argentina y hacer visible su problema. Tuvo poca visibilidad igual, a pesar de las redes sociales y de la movida que las chicas intentaron. La única competencia que tienen les entrega premios de entre 3000 y 4000 pesos, una cifra insignificante si se tiene en cuenta la diferencia con el dólar o el euro.

Para abaratar los costos, las chicas tratan de viajar de a dos o tres a las giras por Europa y compartir alojamiento. Una vez que despegan de Ezeiza, el período en el exterior debe ser de, por lo menos, dos meses para que rinda el pasaje.

Una luz de esperanza

“Lo que sucedió esta tarde en la conferencia en Rosario es extraordinario: después de años, el tenis femenino ocupó el lugar central. Y de esto no sólo es responsable el triunfo de Podoroska, sino también las ex jugadoras involucradas en la AAT y pares solidarios como Bagnis”, dice Tenistas Argentinas, un blog dedicado a la difusión de la actividad.

Y agrega: “Hay otro aspecto fenomenal del éxito de Nadia: ya no cabrán excusas para que autoridades, privados o sponsors se desentiendan del tenis femenino argentino. Queda claro que existe el potencial, ahora hay que demostrar el interés genuino por el deporte de mujeres”, expresa en su red social @TenistasArg.

 Y finalmente: “Por si hace falta: las ex jugadoras que están empujando y trabajando incansablemente por las chicas están encabezadas por nombres propios: Florencia Labat y Mercedes Paz. No las busquen en las fotos para figurar. Lo suyo es un compromiso serio, íntimo, comprometido”, asegura.

Cuentan periodistas especializados en la disciplina que Mercedes Paz está en tratativas de conseguir una wild card para que Nadia pueda jugar la clasificación del US Open. Hoy el ranking no las incluye porque al no tener torneos y no poder viajar a ellos es imposible que sumen los puntos necesarios. Hoy la número uno del país es la santafesina Paula Ormaechea, que está 183ª en el ranking de la WTA. Luego, está Nadia Podorska 291ª. Pero este título clasificatorio para los Juegos Olímpicos tal vez le abra las puertas de nuevos torneos y más dinero en sponsor. Más atrás están: Victoria Bosio 497ª y Catalina Pella 612ª.  

“Acá se inicia una gran etapa,  esto es un efecto de contagio para todas las tenistas que vienen y las que la están peleando. Y me pone muy contenta que Nadia sea la abanderada de todo este proceso del tenis femenino. NO me quiero olvidar de Pala Ormaechea, que es nuestra número uno, pero hay mucha gente detrás empujando”, dijo Mercedes Paz, la ideóloga de esta medalla y capitana de la Fed Cup.

No es un problema exclusivo del tenis. La decisión estatal de achicar becas, de desfinanciar al Enard, de asumir que todo debe recaer en manos del apoyo empresarial privado es empujar al deporte no profesional, y a los que pretenden pero no llegan a serlo, al ostracismo. Ojalá cambie la mirada y el deporte argentino pueda estructuralmente estar a la altura de sus talentos.


Dejanos tu comentario...

Sábado 24 de Agosto de 2019
Comunicar sin contenido
La gente flotante
Citas
Libros en alpargatas
Sasturain
Charlie Egg
Mujica
Sietecase
Erotismo del poder femenino
Scher
Salud Pública
Todo caso policial
El año de la división
Hockey con futuro
Tessa
Bricco
Acquarone
podo
ricciardino
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Villanos y empresarios
foto