Sociedad
31-07-2019
Casi un palo verde en la computadora
Con más de 250 millones de usuarios, Fortnite se transformó en un fenómeno cultural. Su inclusión en las competencias globales de “deportes digitales” está convirtiendo a los adolescentes, como el tigrense de 13 años que compitió por Argentina, en millonarios.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal
Axel Marazzi | @amarazzi*

En los últimos días tuve que explicarle a muchas personas –más de las que me hubiera gustado– cómo es que un pibito de 13 años puede ganarse casi un millón de dólares (900 mil, para ser exacto), así que decidí escribir un artículo al respecto. De ahora en más, a cada una de las personas que me pregunte, les pasaré este artículo.

Vamos por partes. Thiago Lapp tiene 13 años, vive en Tigre con su papá, su mamá y sus hermanos y es jugador profesional de Fortnite. ¿En qué consiste y qué es el Fortnite? Es un shooter, que es el nombre formal que se le da a los videojuegos de tiros. En él 100 usuarios caen en una isla repleta de armas y pociones. El que queda vivo gana. Pero decirle solo “videojuego” es quedarse corto. El Fortnite es un fenómeno cultural con más de 250 millones de usuarios registrados. Y eso que desde marzo no hay números oficiales. Lo más probable es que en estos cuatro meses haya aumentado notablemente.

Mina de oro

Pero el Fortnite, además de tener cientos de millones de jugadores, también es una mina de oro.
El primer año de su lanzamiento facturó más de mil millones de dólares, y si bien muchos juegos lo habían logrado antes, ninguno lo había hecho siendo gratuito.

¿Cómo hace plata, entonces, si no hay que pagar por él? A través de pases de batalla que le permiten a los jugadores tener diferentes bailes-que se usan para “gastar” al que fue eliminado-ropas y detalles cosméticos que los hacen únicos. Ojo, tener algún traje o poder hacer algún baile no da ventajas en el juego: todos tienen las mismas posibilidades y pagar por estos extras no da ningún beneficio contra otro que no haya pagado.

El juego se hizo tan famoso y facturó tanto que entró en el mundo de los eSports, deportes digitales que tienen competencias a nivel mundial donde jugadores profesionales compiten para quedarse con el primer lugar. El Dota 2, el League of Legends, el Counter-Strike y ahora el Fortnite, entre muchos otros, tienen competencias con premios millonarios. Antes de que empieces a despotricar porque les llaman deportistas a jóvenes que juegan videojuegos de manera profesional, te aviso que hay varios países del mundo, entre ellos Canadá, Turquía o Francia, en los que a estos jóvenes se los considera profesionales del deporte.

En cuanto a Thiago, conocido en el mundo del Fortnite como “King”, el domingo pasado salió 5to en la competencia más importante de Fortnite hasta el momento y así es como terminó embolsando US$900 mil. Tranqui. El primer puesto se lo llevó el yankee Kyle Giersdorf, conocido como “Bugha”, con tres millones de dólares más en su cuenta bancaria. Puede que pienses que el Fortnite no es un deporte, pero mejor que te hagas la idea de que adolescentes empiecen a hacerse millonarios jugándolo.

* Fuente: Cenital.com.

Dejanos tu comentario...

Sábado 24 de Agosto de 2019
Comunicar sin contenido
La gente flotante
Citas
Libros en alpargatas
Sasturain
Charlie Egg
Mujica
Sietecase
Erotismo del poder femenino
Scher
Salud Pública
Todo caso policial
El año de la división
Hockey con futuro
Tessa
Bricco
Acquarone
podo
ricciardino
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Villanos y empresarios
foto