País
22-07-2019
El Gobierno va a fondo con las pistolas eléctricas

Tras desembolsar 5 millones de pesos, el gobierno de Mauricio Macri adquirió una partida de 100 pistolas taser y sus correspondientes cartuchos para que las utilicen las fuerzas federales de seguridad –en principio– en lugares concurridos como estaciones de trenes y aeropuertos.

 

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal
El Gobierno de Mauricio Macri finalmante desembolsó 5 millones de pesos para comprar las primeras 100 pistolas taser, que serán empleadas por las fuerzas de seguridad federales con un protocolo que no repara en restricciones. La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, anunció en enero pasado que "era una decisión tomada" y el argumento oficial sostuvo que sería para utilizar en lugares de mucha aglomeración de gente, como estaciones de tren y aeropuertos.

 

La licitación fue ganada por la empresa estadounidense Axon,  con un costo de 5.285.000 pesos. Aunque la ministra y funcionarios de Seguridad insistieron desde enero en que la compra sería por 300 armas eléctricas, la licitación fue finalmente por 100 a un costo de 36.635 pesos cada una.

 

Además, el Gobierno pagó 1005 pesos por cada cartucho y 966 pesos por cada cartucho de práctica. Las pistolas norteamericanas cuentan con un sistema operativo que permite registra su uso en la nube, algo que el secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, destacó como método de saber "qué se hace con ella y cómo se la utiliza".

 

El qué y el cómo del uso son las incógnitas que el Gobierno no despejó, a pesar de los señalamientos y las críticas de los organismos de derechos humanos y de aprobación de un protocolo de uso en mayo pasado. 

 

"Los criterios de uso son tan imprecisos que en los hechos habilitan cualquier uso", advirtió el CELS tras analizar el protocolo aprobada por Bullrich para la utilización de las taser. Como ejemplo, el organismo de derechos humanos puso el artículo 2 inciso C de la normativa que autoriza para "impedir la comisión de un delito de acción pública", que es "siempre, porque ese es el trabajo de la policía".

 

Por otra parte, el protocolo señala que se utilizará ante un "peligro inminente" pero no precisa cuál sería una situación de ese tipo. Bullrich, como parte de la campaña de mano dura , se encargó de difundir un video ficcional en el que mostraba cómo se utilizaría la taser . En ese caso, sobre un hombre que intentaba robar en el tren con un arma blanca.

 

El CELS había subrayado que el Comité contra la Tortura de las Naciones Unidas que intervino en casos contra Nueva Zelanda en 2009 y contra Gran Bretaña en 2013 desalentó su uso y lo consideró prohibido, salvo que se trate de "situaciones extremas y limitadas (aquellas en las que exista una amenaza real e inmediata para la vida o riesgo de lesiones graves)" y "únicamente en sustitución de las armas letales".

 

Dejanos tu comentario...

Sábado 24 de Agosto de 2019
Comunicar sin contenido
La gente flotante
Citas
Libros en alpargatas
Sasturain
Charlie Egg
Mujica
Sietecase
Erotismo del poder femenino
Scher
Salud Pública
Todo caso policial
El año de la división
Hockey con futuro
Tessa
Bricco
Acquarone
podo
ricciardino
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Villanos y empresarios
foto