Sociedad
05-07-2019
“Detrás de cada consumo problemático hay un sufrimiento”

La titular de la Agencia de Prevención de Consumo y Tratamiento Integral de las Adicciones de la provincia, Cecilia Nieto, dialogó con Cruz del Sur sobre el trabajo que esa dependencia viene llevando a cabo es área en todo el territorio santafesino. Destacó el trabajo articulado con municipios y comunas y dijo que preocupa el aumento de consumo de alcohol.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal
Sebastián Stampella | Cruz del Sur

 

Cecilia Nieto lleva cerca de tres años al frente de la Agencia de Prevención de Consumo y Tratamiento Integral de las Adicciones (Aprecod). Desde esa dependencia de gobierno provincial viene realizando un intenso trabajo articulando acciones tanto con municipios y comunas como con organizaciones sociales de barrios de Rosario y Santa Fe.

 

En esta entrevista con Cruz del Sur repasa algunas de las acciones que llevaron a cabo en los últimos días en materia de prevención, y señala el cambio de paradigma que rige el abordaje de los consumos problemáticos de sustancias, que es superadora de la mirada punitiva y o medico-hegemónica.

 

“Abandonamos  paradigmas estigmatizadores muy fuertes, no solo en el señalamiento de la persona que consume, sino que también se va dejando de pensar que el consumo está situado en los jóvenes, pobres y varones”, explica.

 

 

—¿Qué balance hacés de las actividades que acaban de realizar en el marco de la Semana de la Prevención?

 

—Fue algo muy positivo. Aunque el 26 de junio es el día internacional de lucha contra el uso indebido de drogas, desde el año pasado pensamos en extenderlo a una semana. Con el lema “Cuidándonos, cuidamos”, que elegimos en conjunto con organizaciones sociales y las municipalidades de Rosario y de Santa Fe coordinamos la agenda para difundir actividades destinadas a la prevención. Digo que el saldo es positivo porque pudimos visibilizar y participar de un montón de actividades que se realizaron en todo el territorio provincial y no solo en las grandes ciudades. Estas acciones suman porque permiten poner el tema sobre la mesa, instalar la agenda donde queremos, que es priorizando la prevención, el trabajo comunitario, incluyendo y no discriminando a las personas que consumen.

 

—¿Cuáles son los principales cambios en los paradigmas para abordar las adicciones que se imponen al momento de abordar esta problemática?

 

—Nosotros entendemos que en los últimos años están conviviendo distintos paradigmas en torno al consumo de drogas, como son el punitivo, el médico-hegemónico, y el paradigma actual que es desde donde trabajamos nosotros y que tiene que ver con una mirada de la complejidad, no discriminadora ni punitiva, ni centrada en el abordaje médico. Yo entiendo que este paradigma ha ganado más espacio en el marco de las leyes actuales, que son la de Salud Mental y la de programa Integral de Abordaje de Consumos Problemáticos (Iacop). De a poco fuimos abandonando paradigmas estigmatizadores muy fuertes, no solo en el señalamiento de la persona que consume, sino que también se va dejando de pensar que el consumo está situado en los jóvenes, pobres y varones. Nosotros problematizamos eso y problematizamos a la misma sociedad en la que estamos, porque entendemos que el consumo nos atraviesa en un montón de aspectos y por eso debemos leer el consumo problemático desde ese lugar. Detrás de cada uno de los consumos problemáticos siempre hay un sufrimiento, un padecimiento.

 

—¿Cuáles son las sustancias que observan en alza en cuanto al consumo abusivo? ¿A qué lo atribuyen?

 

—Hace varios años que venimos analizando los informes de prevalencia, que son informes internacionales que la Sedronar volvió a realizar en 2017y que conforman una información que nosotros también difundimos y priorizamos para dirigir en ese camino nuestras acciones. Es que, si bien nos preocupa mucho el consumo de sustancias ilegales, las sustancias que más han crecido en los últimos años son el alcohol, que se suma a dos situaciones complejas como son la naturalización de ese consumo en edades muy tempranas –ahí cuestionamos el rol social y de los adultos- y por el otro lado las cantidades de accidentes de autos que tenemos en nuestras rutas. El alcohol al volante tiene mucha incidencia en esto último. También observamos un aumento en las situaciones de policonsumo, que es la combinación de sustancias como psicofármacos mezclados con alcohol. Este es un uso abusivo que preocupa mucho porque sus consecuencias son muy negativas.

 

—¿Cómo organizan las políticas preventivas en las distintas localidades de la provincia o en barrios de las grandes ciudades? ¿Cómo es la dinámica de trabajo?

 

—Con la Red de Municipios y Comunas logramos una llegada a escala provincial, con más de 100 localidades a cuyos gobiernos capacitamos y que ya formaron áreas específicas. También trabajamos coordinados con un programa de Sedronar que es Municipios en Acción. Lo que queremos es que se trabaje en forma integral con las áreas sociales y se tomen como una problemática más. Otro eje es la asistencia, donde trabajamos en conjunto con las áreas de salud y organizaciones sociales, donde completamos o coordinamos algún tratamiento específico de centro de día o residencial para continuar algún abordaje de salud específico. Por último, pusimos en marcha el observatorio con el que analizamos los datos sobre prevalencias y cruzamos datos con otros sistemas de información de la provincia como sala de situación de salud o el observatorio de seguridad vial. Los datos que nos dan nos permiten ajustar nuestra iniciativas en base a cómo se dan las distintas problemáticas. El domingo pasado estuvimos con Ring Abierto, una actividad que realizamos en Villa Gobernador Gálvez. El boxeo es un deporte que les gusta mucho a los jóvenes y nos da resultado como alternativa porque incentiva el cuidado del cuerpo, la vida saludable. Eso es llegar a cada uno de los barrios con distintas iniciativas.

 

—¿Cómo surge el plan Abre Vida y qué logros vienen observando?

 

—Como una forma de enmarcar todas las acciones que llevamos adelante, en enero de 2017 presentamos el plan provincial Abre Vida, que es una planificación con tres grades ejes de trabajo y algunas prioridades. El primero es la prevención. Estamos convencidos de que si queremos hacer cambios e incidir, tenemos que apuntar fuertemente a una prevención comunitaria, recreativa, que no solo se centre en la información relacionada a los riesgos de las sustancias sino que aborde las causas de los consumos abusivos. Y cuando uno analiza esas causas siempre tienen que ver con cuestiones de lazos sociales, falta de contención, aislamiento. En las acciones que hacemos lo que ponemos sobre la mesa tiene que ver con reafirmar los vínculos, el tiempo, la recreación, el deporte, y poder hablar de la problemática de niños, jóvenes y adultos en proyectos de vida más saludables. Trabajamos en distintos ámbitos. En lo educativo tenemos plataformas de información para docentes. En secundarios, por ejemplo, trabajamos con los consejos de convivencia escolar, damos a los jóvenes la palabra y ellos, con diferentes dinámicas, hablan de los problemas que se les presentan en relación al consumo. De esos trabajos surgen  iniciativas interesantes como las fiestas sin alcohol, que no tiene un fin prohibitivo sino dejar de asociar la nocturnidad con el alcohol para pasarla bien. En los ámbitos laborales trabajamos con sindicatos en charlas y sensibilizaciones; y también con clubes como es el caso de Abriendo el Juego, donde damos herramientas para que no se paralicen ante una situación de consumo sino que acompañen y prevengan con el diálogo y la contención, que son básicos para evitar esa problemática. 

 

—¿Qué expectativas tenés sobre la continuidad del trabajo que viene realizando la Aprecod con la llegada de una nueva gestión provincial? ¿Están coordinando la transición?

 

—No tenemos mucha información sobre eso, no podría anticipar si habrá una continuidad. Lo importante es esperar que se continúe con este abordaje, dentro de este paradigma que no es solo de la provincia de Santa Fe sino que está en sintonía con las leyes actuales y las últimas declaraciones de 2016 de Naciones Unidas donde se pone en eje a la persona y no a la sustancia, al cuidado, al acceso a la salud y al enfoque de salud pública que esta problemática requiere.

Dejanos tu comentario...

Miércoles 17 de Julio de 2019
Mujica
Libros en alpargatas
Charlie Egg
Sietecase
Erotismo del poder femenino
Hockey con futuro
Salud Pública
Todo caso policial
El año de la división
Bricco
Acquarone
Tessa
Citas
Scher
podo
Sasturain
ricciardino
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
Villanos y empresarios
foto