Política
03-07-2019
El progresismo oriental en apuros
En Uruguay, el Frente Amplio enfrenta la elección más difícil de las últimas dos décadas luego de las primarias del domingo pasado, en las que se consagró como candidato a la presidencia el ex intendente de Montevideo. Su contrincante más intenso es el blanco neoliberal Lacalle Pou. Sólo un 40% participó de las internas, que no son obligatorias.
Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal
El domingo pasado se realizaron las elecciones internas en Uruguay de cara a las presidenciales del 27 octubre, la misma fecha que en Argentina. Las internas –de las que participó un 40 % de la ciudadanía oriental– no son obligatorias ni es necesario tener afiliación a un partido para votar.

 

Los partidos definieron sus candidaturas y los integrantes de los órganos deliberativos nacionales y departamentales. El Frente Amplio, coalición gobernante, tuvo cuatro precandidaturas, cinco el Partido Nacional y seis el Partido Colorado. El Frente Amplio eligió a Daniel Martinez, exintendente de la capital Montevideo; el Partido Nacional (Blanco) a Luis Lacalle Pou y el Partido Colorado a Ernesto Talvi.

 

A ellos, además, se sumó en cuarto lugar el excomandante del Ejército, Guido Manini Ríos (Cabildo Abierto), quien saltó a la popularidad tras haber sido cesado por el actual mandatario Tabaré Vázquez, luego de que en marzo de este año, como jefe del Ejército, cuestionara el proceso de enjuiciamiento a militares vinculados a la última dictadura cívico-militar.

 

En el Frente Amplio –que trató de mostrar en una campaña anodina una imagen de unidad y evitó mostrar las diferencias– ganó el socialista Daniel Martínez, aunque es el único de los tres grandes partidos que no llegó al 50% de los votos, lo que vuelve muy compleja la definición del postulante a la vicepresidencia. La sorpresa estuvo en un segundo lugar muy reñido entre Carolina Cosse y Óscar Andrade.

 

En el Partido Nacional se impuso cómodamente el senador Luis Lacalle Pou, como ocurrió en 2014, pero a diferencia de hace cinco años, su situación interna, de cara a las elecciones de octubre, es mucho más compleja porque en un segundo lugar quedó ubicado el controvertido empresario Juan Sartori, acusado de realizar una campaña sucia, con noticias falsas, para perjudicar a sus adversarios. Su aplastante victoria le permitió anunciar que Beatriz Argimón será su compañera de fórmula.

 

La mayor sorpresa se observó en la interna del Partido Colorado, donde la renovada candidatura de Ernesto Talvi –que irrumpe en la política hace menos de año, desde la academia y la investigación económica– ganó con holgura ante el expresidente Julio María Sanguinetti y el senador José Amorín Batlle.

 

El sociólogo y analista político uruguayo Agustín Canzani analizó los resultados y desafíos para el Frente Amplio de cara a octubre.

 

“Martínez –dijo– es una síntesis que representa razonablemente bien la orientación promedio de izquierda y progresista del Frente Amplio, con énfasis en los temas de gestión. Lacalle Pou es el principal desafiante y muestra un perfil de liberalismo pragmático basado en un discurso que mezcla críticas al actual gobierno con aceptación de algunos de los cambios generados por el Frente Amplio en este período. Talvi aparece como una sorpresa que revitaliza al histórico Partido Colorado y está también asociado al liberalismo, pero de perfil más tecnocrático y pretendidamente más innovador. Manini Ríos, finalmente, indica el nacimiento de un partido inocultablemente ligado a la corporación militar hoy pequeño, que puede llegar a incidir en un futuro parlamento más fragmentado que lo habitual”.

 

Y agregó: “Es inocultable que el Frente Amplio enfrenta la elección más difícil de las últimas dos décadas. Tendrá que avanzar mucho en diversos sentidos. Entre ellos, redinamizar a sus bases, fortalecer la imagen de Martínez rodeándolo de un elenco político-técnico más amplio que el mostrado en la campaña interna, encontrar una adecuada división del trabajo político entre nuevo y viejo liderazgo, lograr agendar algunos temas en la agenda pública y cambiar el marco de referencia con el que se están discutiendo otros e identificar los puntos débiles de sus adversarios. Es un desafío muy grande, pero el Frente Amplio sigue siendo una organización política poderosa”.

Fuente: Nodal.am

 

 

Dejanos tu comentario...

Miércoles 17 de Julio de 2019
Mujica
Libros en alpargatas
Charlie Egg
Sietecase
Erotismo del poder femenino
Hockey con futuro
Salud Pública
Todo caso policial
El año de la división
Bricco
Acquarone
Tessa
Citas
Scher
podo
Sasturain
ricciardino
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
Villanos y empresarios
foto