Sociedad
19-06-2019
La ola urbanizadora acecha a la Reserva Natural de Granadero Baigorria

Ambientalistas y vecinos de esa localidad vuelven a protestar contra la avanzada urbanizadora en la única área protegida del Departamento Rosario. Denuncian ante la Nación que el municipio de esa localidad viola normativas para privilegiar negocios inmobiliarios que alteran el ecosistema y niegan a la población el acceso al río.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal
La lucha de vecinos y ambientalistas por preservar la Reserva Natural de Granadero Baigorria parece no tener eco en las autoridades de esa localidad. Los trabajos de adoquinado en calles de ese entorno de 600 metros de extensión sobre la margen derecha del Río Paraná ratificaron la decisión del municipio de avanzar con la urbanización y reavivó el conflicto. “Queremos que sepan que así de fácil como ponen los adoquines, así de fácil los vamos a sacar”, sentencia el arquitecto Jorge Scrimaglio, batallador incansable de esta causa que ya lleva tres décadas y miembro activo de la Campaña Nacional en defensa de la Reserva. 

 

Ubicada a 1.500 metros del límite norte con Rosario, la reserva es la única área protegida reconocida oficialmente en este departamento santafesino. Así lo establecen la Resolución Municipal Nº4689-5 de 1978; la posterior inscripción en el Subsistema Provincial (Santa Fe) de Administración de Parques; y su incorporación al Sistema Nacional de Áreas Protegidas de la Argentina, donde figura en la Categoría Manejo “V”, “Paisaje Protegido”.

 

Esas seis hectáreas que cuentan con el privilegio de contar con imponente mirador al río Paraná –desde donde se pueden observar las pocas islas que pertenecen a Santa Fe- conforman el único espacio de la zona donde conviven especies como chañares, ceibos, ombúes o talas. La normativa que protege a estas tierras fue ratificada en 2005 por la Corte Suprema de la provincia. 

 

En los últimos diez años, sectores privados con la venia del municipio de Granadero Baigorria avanzaron sobre esta zona costera con obras de infraestructura y emprendimientos reñidos con el carácter de área protegida que la reserva posee. Así, el paisaje natural a orillas del Paraná fue cediendo terreno (incluso con el sacrificio de vegetación nativa) a guarderías náuticas de lanchas a motor y clubes privados. Estas acciones no sólo alteraron el ecosistema sino que llegaron a obstruir la continuidad natural de la playa impidiendo con cercos el acceso al río por parte de los ciudadanos consagrado por la Ley de Sirga del Código Civil y Comercial.

 

El grupo de ambientalistas y vecinos que mantienen activa la defensa de la reserva acusan al intendente de Granadero Baigorria, el justicialista Adrián Maglia (reelecto el domingo pasado por amplia mayoría) de incumplir desde el mes de marzo su promesa de no avanzar en las obras de infraestructura en calles que pertenecen a esa zona.

 

La desidia que adjudican al municipio es tal que sobre el bulevar principal de esa localidad retiraron hace dos meses atrás el cartel que indicaba que a 800 metros se encontraba la reserva. La prioridad de la intendencia –según señalan- queda plasmada en la nueva cartelería, que promociona el camping municipal y el barrio “Bon Vivant”.

 

Este último “punto de interés” fue el detonante para la última protesta de los defensores de la reserva. Más concretamente, la llamada “Costanera Bon Vivant”, que es una obra recientemente inaugurada sobre la margen ribereña de ese barrio, ubicado al norte de la reserva. Son cerca de 700 metros que constan de una avenida de doble mano con pavimento de cemento y está iluminada con columnas metálicas de 10 metros de altura y artefactos de gas mercurio.

 

La denuncia

 

En una carta enviada en abril a la Defensoría del Pueblo de la Nación, los ambientalistas de la Campaña Nacional de Defensa de la Reserva Natural de Granadero Baigorria denuncian al municipio de esa localidad de “transformar el camino que bordea la parte superior de la barranca de la reserva (entre la bajada de calle Estrada y el zanjón de la calle Urquiza) imponiendo el modelo urbano en el barrio Bon Vivant (entre las calles Constancio C. Vigil y Lisandro de la Torre)” y advierten que se trata de “una idea totalmente inadmisible desde el punto de vista ecológico, ambiental y social”.

 

En el escrito detallan que “la vegetación autóctona del borde de la barranca ha sido totalmente eliminada, y su costa se encuentra clausurada al uso público al estar ocupada por las instalaciones de dos importantes guarderías náuticas de costosas embarcaciones deportivas cuyos dueños, en gran mayoría, viven en la ciudad de Rosario”.

 

Entre otras cosas, denuncian que la pretensión de rectificar el camino de suelo natural compactado con granza de cerámica para hacer en su lugar un pavimento de cemento de doble mano con columnas de alumbrado a gas de mercurio de 10 metros de alto constituye “un golpe mortal para el ecosistema del área y una forma de marginación social para la comunidad”.

 

“La obstinación en llevar a cabo un emprendimiento de esta naturaleza, al convertir un apacible recorrido de apenas 300 metros y de alto valor escénico en una pista para la circulación masiva de camionetas 4 x 4, habla a las claras de que esta reserva es el principal obstáculo para un plan de desarrollo de la costa de Granadero Baigorria en razón de su valorización inmobiliaria desde la construcción del Puente Rosario-Victoria.

 

Tras recordar que la resolución 3711/99 del Defensor del Pueblo de la Nación exhortó al municipio a hacer estudios de impacto ambiental ante obras que se proyecten realizar en esta reserva y en sus inmediaciones, le exigen que actúe en consecuencia. Y por último, destacan que este emprendimiento es “innecesario e inviable” y que “pone en crisis la supervivencia de la Flora y Fauna silvestres que constituyen uno de los valores más representativos de esta reserva, que es un verdadero patrimonio natural y cultural de la comunidad”.

Dejanos tu comentario...

Miércoles 17 de Julio de 2019
Mujica
Libros en alpargatas
Charlie Egg
Sietecase
Erotismo del poder femenino
Hockey con futuro
Salud Pública
Todo caso policial
El año de la división
Bricco
Acquarone
Tessa
Citas
Scher
podo
Sasturain
ricciardino
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
Villanos y empresarios
foto