Deporte
19-06-2019
Un eterno déjà vu
La selección Argentina vuelve a jugarse el prestigio en el segundo partido de la Copa América Brasil 2019. Será hoy a las 21.30 cuando enfrente a Paraguay en Belo Horizonte. Después de la caída inicial ante Colombia, el equipo de Scaloni necesita un triunfo que le devuelva las chances de clasificación.
Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal
La clasificación a la siguiente fase de la Copa América está en juego. Y mucho antes de lo previsto. Si bien se esperaba que ante Colombia, en el debut, Argentina enfrentara el partido más duro de la zona, era difícil de suponer que habría que jugarse casi todo a ganarle a Paraguay en el segundo duelo para seguir con expectativas positivas. Así ocurrirá esta noche, cuando el equipo de Lionel Scaloni se mida ante el conjunto que dirige Eduardo Berizzo, a quien le alcanza con un empate para seguir arriba de la albiceleste en la tabla de posiciones.

El formato de este torneo le puede dar una mano a la selección albiceleste pero necesita hacer algún mérito para seguir con vida. Clasifican a la etapa de playoff los dos mejores de cada grupo y los dos mejores terceros. Teniendo en cuenta que solo hay tres grupos, solo uno de los que acaben en la tercera ubicación se quedaría afuera. De todos modos, antes de que se inicie esta segunda jornada, la selección está última por debajo de Qatar, también.

El empate imprevisto y agónico del seleccionado asiático ante los paraguayos en el primer partido del grupo provocó que el equipo de Scaloni quedase último en el grupo, siendo el único sin unidades. Aunque a su vez, le abre la puerta para que una victoria ante Paraguay lo reacomode en la clasificación.

Sin embargo, para eso habrá que cambiar bastante respecto de lo hecho en el debut frente a los colombianos. Allí, Argentina se mostró muy insegura con la pelota, sin coordinación en los movimientos entre los que debían asociarse y, en consecuencia, sin generación de juego. Incluso, el equipo parecía con una marcha física menos que su rival pero hay quienes le adjudican esto a la falta de confianza y mala ocupación de los espacios, desdeñando la posibilidad de que estuvieran en inferioridad de condiciones atléticas.

Para el partido de hoy, Scaloni probó este martes con cuatro variantes respecto del debut. Y los que salen son algunos pesados: Sergio Agüero y Di María dejarían el equipo para el ingreso de Lautaro Martínez y Rodrigo De Paul con la idea de imprimirle a la generación de juego un poco más de velocidad y despliegue en la recuperación de la pelota cuando se inicie la fase defensiva. Pero no serían las únicas variantes, además, el entrenador puso en el último entrenamiento táctico antes del partido al tucumano Pereyra por Guido Rodríguez, lo cual generaría que Giovani Lo Celso pase a involucrarse más con el medio y abandone la banda derecha, posición en la que jugó desperdiciado ante Colombia. Y una variante más: el ingreso de Milton Casco por Renzo Saravia, uno de los que más padeció el partido ante los cafeteros.
En definitiva, los once que mandaría a la cancha Lionel Scaloni serán: Franco Armani; Milton Casco, Nicolás Otamendi, Germán Pezzella y Nicolás Tagliafico; Roberto Pereyra, Leandro Paredes, Giovani Lo Celso, Rodrigo De Paul; Lionel Messi y Lautaro Martínez.

El peso de la historia

Argentina viene de ser finalista de las dos últimas ediciones de la Copa América y esas frustraciones en el final corroyeron la confianza del equipo, Pero a su vez, en 2011, la última vez que nuestro país organizó la copa, la selección albiceleste apenas pasó la primera ronda, en la que no pudo ganarle a Colombia ni tampoco a Bolivia. Esos empates lo obligaron a ganarle a Costa Rica (3-0) para pasar a la zona de playoff, dónde finalmente cayó ante Uruguay por penales, después de haber igualado 1-1 en tiempo reglamentario, en un partido jugado en el estadio de Colón de Santa Fe.

Aquí otra vez se atravesó Colombia, aquí otra vez se decide la clasificación ante uno de los invitados. Ojalá la historia sea distinta y Argentina llegue más lejos pero las complicaciones llevan a pensar que las dificultades son parecidas.

Otra charla con ruido


En la tarde de este martes, la selección argentina demoró el final de su entrenamiento más de lo habitual. Al término de los ejercicios establecidos el entrenador y los referentes del plantel tuvieron una larga charla que duró 45 minutos y que trajo viejos fantasmas al presente. Una de ellas es la recientemente revelada por Lucas Biglia, la misma que antes había anunciado Javier Mascherano, en la que el plantel le planteó a Sampaoli, en pleno Mundial 2018, “volver a las cosas simples”.

Algo parecido ocurrió en pleno Mundial 2014. Las crónicas que llegaban desde Brasil marcaban que el plantel le había pedido a Alejandro Sabella modificar la táctica y la estrategia en un entretiempo, observando que el equipo se sentía incómodo. Luego, la épica de ese Mundial y la clasificación a la final pasaron a segundo plano aquel inicio de incertidumbre y rumores, pero siempre fueron un tema para la prensa.
Al menos desde esta humilde tribuna, que haya charlas y acuerdos entre el brazo intelectual y el ejecutor parece lo más lógico. Todo aquel que haya pisado un vestuario sabrá que no siempre las relaciones se establecen entre quien manda y quien obedece. Las relaciones personales son de diverso tipo y a veces es necesario abrir las orejas y la cabeza, de ambas partes. El resultado de esta Copa América marcará cuál será el destino de esta última charla. Si el ostracismo o la muestra de la discordia.

Dejanos tu comentario...

Martes 16 de Julio de 2019
Mujica
Libros en alpargatas
Charlie Egg
Sietecase
Erotismo del poder femenino
Hockey con futuro
Salud Pública
Todo caso policial
El año de la división
Bricco
Acquarone
Tessa
Citas
Scher
podo
Sasturain
ricciardino
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
Villanos y empresarios
foto