Deporte
09-06-2019
El dueño del polvo
Rafael Nadal le ganó la final de Roland Garros al austriaco Dominic Thiem y se coronó por decimo segunda vez en París. El español se impuso en cuatro sets y dejó en claro que a pesar de sus vaivenes no tiene rival en la arcilla francesa.
Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal
Doce títulos en Roland Garros. Doce finales en París, todas ganadas. Nadie festejó tantas veces en un Grand Slam. Quién sabe cuánto tiempo pasará para volver a ver un jugador con un dominio semejante sobre el polvo de ladrillo, sobre la tierra batida de París. Rafael Nadal hizo historia, y la sigue escribiendo con sus proezas, con un collar de títulos que suma y suma perlas.

El zurdo de Manacor se alzó por duodécima vez con el título del abierto francés al superar por 6-3, 5-7, 6-1 y 6-1 en 3 horas de juego al austríaco Dominic Thiem, en un estadio Chatrier que se rindió una vez más a los pies del emperador de las canchas lentas. Como en aquella primera vez en 2005, como en este domingo.

La final del abierto francés tuvo un primer set de altísimo vuelo. Tanto Nadal como Thiem justificaron pronto por qué llegaron a la definición con un arranque electrizante: puntos de alto vuelo, búsqueda constante de ángulos y defensas increíbles.


Nadal tejió con paciencia el último trazo hacia la coronación; se puso match-point (40-15) con un drive esquinado que Thiem devolvió muy lejos. Se le fue el primer punto para partido en un zurdazo largo. Y terminó la faena con un saque que el austríaco devolvió lejos. Como ayer, como siempre, Rafa se dejó caer para aflojar la tensión; abrazó a su rival y se rindió a la emoción y a otra ovación. Campeón como la primera vez, como siempre.

Dejanos tu comentario...

Martes 20 de Agosto de 2019
Comunicar sin contenido
La gente flotante
Citas
Libros en alpargatas
Sasturain
Charlie Egg
Mujica
Sietecase
Erotismo del poder femenino
Scher
Salud Pública
Todo caso policial
El año de la división
Hockey con futuro
Tessa
Bricco
Acquarone
podo
ricciardino
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Villanos y empresarios
foto