Rosario
24-05-2019
Refundación política de Rosario
El gobernador Lifschitz y la intendenta Fein reinauguraron la Biblioteca Argentina, que financió el gobierno provincial y cuya obra se cumplió en los dieciocho meses estipulados. Un trabajo que eleva a la ciudad por encima de los estándares nacionales. "Somos parte de un proyecto que apuesta a Rosario y a su cultura aún en medio de la crisis", dijo la intendenta.
Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal
Las máximas autoridades del Frente Progresista de Rosario y la provincia de Santa Fe, la intendenta Mónica Fein y el gobernador Miguel Lifschitz, entendieron que el acto inaugural de la remodelación de la Biblioteca Argentina Juan Álvarez –a exactos dieciocho meses después de que anunciaran las obras– era una refundación. La refundación de una política que los dirigentes socialistas del Frente levantaron como bandera.

 

Este jueves, junto a una multitud que se acercó a la plaza Pinasco para ver primero un espectáculo del grupo circense rosarino Vangard –cuyo trabajo está hoy vinculado al del Cirque du Soleil– y, luego, escuchar a las autoridades que reinauguraron y recorrieron un edificio que aumentó en más de dos mil metros cuadrados su superficie, quedó oficialmente refundada la Biblioteca.

 

Las obras, como lo subrayó el gobernador –quien recordó en una charla casual que era un proyecto de hace mucho tiempo que recién pudo concretar ahora–, demandaron una inversión de más de 200 millones de pesos e implicaron la remodelación de más de 5.000 metros cuadrados, a los que se sumaron mil más para nuevos espacios.

 

Montada sobre el centenario y renovado ingreso del pasaje Juan Álvarez –la Biblioteca se inauguró en 1912–, la apertura estuvo a cargo del grupo Vangard con un un show de acrobacia y maping.

 

La primera oradora no fue una funcionaria, sino la escritora rosarina Angélica Gorodischer, quien recordó que los libros de esa biblioteca pertenecen a todos, porque sus libros pertenecen a todos: “Hablan de nosotros”, dijo.

 

Las palabras de Gorodischer –una de las escritoras de Rosario más reconocidas a nivel nacional y en el extranjero (lo prueban la cantidad de fotos que se tomaron los visitantes mientras la autora esperaba un remise en la entrada de calle Presidente Roca)– fueron retomadas en más de una ocasión por la intendenta y el gobernador. La idea de una biblioteca como un espacio que genera igualdad de oportunidades para una sociedad mejor, así como esta otra, la de una ciudad que genera acontecimientos culturales sin ser Buenos Aires, fue uno de los argumentos de Fein que generó una ovación.

 

Juan Álvarez, fundador de la Biblioteca, como recordó Fein, “pensó que en esta ciudad de trabajadores portuarios y comerciantes también había que hacerle lugar a la cultura”. Familiares de Álvarez terminarían encontrándose con el gobernador Lifschitz al final de la reinauguración para agradecerle el gesto y la memoria.

 

“Si en el centenario de Mayo Álvarez pensó en hacer una biblioteca pública para todos, en esta semana de mayo la volvemos a reinaugurar en su honor”, dijo la intendenta en su discurso.

 

Y dijo también: “La biblioteca del siglo XXI es posible porque somos parte de un proyecto que apuesta a Rosario y a su cultura aun en medio de la peor crisis, porque sabemos que la cultura iguala en oportunidades”.

 

Por su parte el gobernador Lifschitz, luego de recordar su ingreso a la Biblioteca durante sus años en la escuela primaria, hizo hincapié en que la Biblioteca Argentina fue inaugurada en el mismo año en que se gestaban otros grandes proyectos culturales e históricos para Rosario, como el Teatro El Circulo y el Museo Castagnino. "Los hombres y mujeres que fueron parte de esa gesta son parte de nuestra historia, y de nuestro presente”, dijo.

 

“Poner en valor y recuperar este edificio histórico es para mí un privilegio, como gobernador aportar los recursos para que este proyecto se hiciera realidad”.

 

Durante el acto de reinauguración se desarrollaron actividades culturales en simultáneo: por un lado se puso en marcha la intervención La casa imaginada. Biblioteca pública para todas las infancias, con la presencia de personajes de cuentos como Frankenstein, interpretado por Luciano Temperini; Alicia en el Pais de las Maravillas, por Caterina Stefanoff, la Reina de Corazones interpretado por María Caila, y Doña Disparate por Mary Sojo.

 

En tanto, en la Sala principal de lectura se llevó a cabo un concierto del Quinteto Municipal de Cuerdas con repertorio de su producción discográfica, y una intervención de Jazz por el dúo López-Suarez: Rocío Giménez López en piano y Fermín Suarez en contrabajo.

 

Refundación

 

El proyecto de renovación integral fue ideado desde la Secretaría de Planeamiento municipal y contó con financiamiento del gobierno provincial, con una inversión de más de 200 millones de pesos.


 

El sector del tradicional ingreso a la biblioteca por calle Presidente Roca es una de las principales novedades del proyecto. Cuenta ahora con cuatro pisos para la actividad cotidiana y otros seis destinados para preservación del patrimonio escrito. En total, son 1.200 metros cuadrados nuevos para la gestión del conocimiento comunitario y la producción cultural de la región. Cuenta con cinco salas para usos innovadores. El edificio se despliega con un núcleo vertical mecanizado, con escaleras y baños públicos en cada nivel.

 

El objetivo de la profunda restauración fue optimizar el funcionamiento de la biblioteca, que dispone de más de 200.000 libros –tenía unos 900 cuando se inició en 1912, según cifras que tiró el gobernador–, para posicionarla en los estándares de conservación y patrimonio bibliófilo que la destacan. De este modo triplicará la capacidad de depósito actual. Además, se buscó mejorar las instalaciones para los más de nueve mil visitantes que cada mes utilizan sus servicios y sus espacios.

 

Como parte de la intervención, se debió suspender la atención al público desde junio de 2018 y embalar y trasladar los 200 mil ejemplares (entre libros y publicaciones periódicas) que componen la colección de la biblioteca. También se tuvo que remover todo el mobiliario para llevar adelante la restauración de la sala de lectura cuyo valor es patrimonial.

 

Con esta obra de infraestructura la Biblioteca Argentina logra posicionarse como la más innovadora del país, gracias al proceso de transformación y renovación de sus instalaciones y nuevos servicios.

 

De ahora en más, en la planta baja con triple ingreso por pasaje Álvarez, Presidente Roca y Santa Fe funcionará la sección de préstamos y devolución de libros, y de inscripción de socios. Además los servicios de referencia, lectura accesible y fotocopiadora, el bar literario (próxima etapa de obra), la sala central de lectura Alfredo Lovel y el espacio Casa Infantil.

 

En tanto en el primer piso se instala otra sala de lectura, el servicio de Diario del Día de la Hemeroteca, los boxes de investigación y las salas de trabajo grupal. Además funcionará el espacio de Centro de Estudios, el de conservación y digitalización, y el de procesos bibliotecológicos.

 

El segundo piso se reserva para una sala de lectura y la Dirección de la biblioteca. Y en el tercero funcionará otro espacio de lectura y el servicio de internet.

 

Finalmente, el piso cuarto será destinado a una sala de usos múltiples (SUM) para charlas, simposios, congresos y exposiciones, que son parte de la actividad anual de la biblioteca.

 

Los ejemplares que antes estaban fuera del espacio transitado por los usuarios, tienen ahora un lugar de privilegio en todas las salas de lectura del edificio.

 

En cada piso y entrepiso se instalaron estanterías móviles y a disposición en cada una de las áreas, lo que hará que los bibliotecarios tengan un intercambio personalizado y directo con los lectores. Lo mismo sucede con la hemeroteca: ahora es posible acceder a los tomos de periódicos antiguos en los diferentes espacios del edificio.

 

En tanto, en el edificio de depósitos funcionará la biblioteca depositaria de la Organización de Naciones Unidas (ONU) que anteriormente se encontraba en la Hemeroteca. Desde hace 60 años recopila informes y publicaciones de los organismos internacionales como la OMS, la Unesco y la Organización Internacional del Trabajo, entre otras. Es uno de los cuatro reservorios del país junto con el del Congreso Nacional y los de Mar del Plata, Córdoba y Mendoza.

 

Para la restauración total de la obra se destinaron más de 203 millones de pesos. El proyecto fue realizado por la Secretaría de Planeamiento de la Municipalidad de Rosario. La licitación y control estuvieron a cargo del Ministerio de Obras Públicas del Gobierno de Santa Fe y los trabajos fueron ejecutados por la empresa De Paoli & Trosce Constructora.

 

El gobernador recordó las palabras de Joaquín V. González que figuran como lema en la sala de lectura de la Biblioteca: “Conocer es amar, ignorar es odiar” y recordó, además de os trabajadores de la institución por su laboriosa tarea, a los albañiles y a los artesanos que trabajaron en la restauración de lo que es hoy una de las mejores bibliotecas del país.

Dejanos tu comentario...

Martes 16 de Julio de 2019
Mujica
Libros en alpargatas
Charlie Egg
Sietecase
Erotismo del poder femenino
Hockey con futuro
Salud Pública
Todo caso policial
El año de la división
Bricco
Acquarone
Tessa
Citas
Scher
podo
Sasturain
ricciardino
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
Villanos y empresarios
foto