Sociedad
02-05-2019
La fallida operación preelectoral de Cambiemos
En la previa de las Paso, Carrió y la ministra de Seguridad Bullrich intentaron en vano levantar a los candidatos macristas: el caso D’Alessio y las operaciones nacionales en Rosario vinculan a ambas con actividades irregulares en el submundo de la “inteligencia”.
Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal
 

Alberto Carpintero | Cruz del Sur

 

Cascoteada por sus vínculos con el falso abogado Marcelo D’Alessio, cuya participación en el espionaje ilegal en Rosario y su relación con la banda de Los Monos volvió a quedar en evidencia a 48 horas de las Paso en Santa Fe, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich redobló la apuesta, aunque con las municiones húmedas: el último sábado, en la víspera de los comicios, anunció a través de un comunicado el desbaratamiento de dos bandas de narcomenudeo rosarinas con la participación de las cuatro fuerzas federales, en un operativo destinado a ganar las tapas de los diarios del domingo. Desde su cartera deslizaron por lo bajo sospechas sobre la fuerza santafesina y hasta intentaron vincular a uno de los detenidos con los oficialismos municipal y provincial. El último cañonazo amarillo surtió poco efecto en la noche del domingo: los principales candidatos de Cambiemos estuvieron lejos de las expectativas macristas, que así sumaron la séptima derrota en la sucesión de elecciones distritales camino a octubre.

 

“Felicito a todo el equipo de las fuerzas federales por su excelente trabajo. Con profesionalismo se prepararon a la madrugada, allanaron y desbarataron a una de las más grandes bandas criminales de Rosario”, afirmó Bullrich en la mañana del último sábado. Y de inmediato añadió: “Gracias por la dedicación, el esfuerzo y demostrar que se puede luchar en serio contra el narcotráfico. ¡Es lo que necesitamos como país!”.

 

Cuatro centenares de uniformados de Gendarmería, Prefectura, Policía de Seguridad Aeroportuaria y Policía Federal habían desarrollado durante esa madrugada más de 50 allanamientos para intentar desbaratar dos bandas de narcomenudeo. Una liderada por Olga “Tata” Medina, en la zona norte, y la otra, por Carlos “Tato” Moyano, en el barrio Santa Lucía de la zona oeste, sospechado este último grupo de utilizar “una falsa cooperativa” de limpieza para la comercialización de cocaína y marihuana. Hubo 16 demorados, de los cuales la mitad fue indagada por el juez federal Carlos Vera Barros.

 

Durante toda la mañana del sábado se especuló que Bullrich llegaría a Rosario –al final nunca sucedió– para “vender” el operativo, en consonancia con el rutilante desembarco que había tenido días antes la diputada oficialista Elisa Carrió, alias Lilita. En plena campaña de apoyo a los candidatos locales de Cambiemos, esta legisladora atacó a uno de sus blancos preferido, el socialismo, e intentó vincularlo con la histórica banda del barrio La Granada. “Si quieren votar por Los Monos, voten a Bonfatti”, dijo Carrió. Horas después, ya en Córdoba y también en campaña, le tiró un salvavidas de plomo a sus candidatos mediterráneos: “Gracias a dios se murió (José Manuel) De la Sota”. Para luego vincular al fallecido ex gobernador con el narco.

 

Cuarenta días atrás ya había quedado comprobada la relación de Carrió con D’Alessio y la red ilegal de espionaje y extorsión con participación estatal: una carpeta incautada al falso abogado refleja su incidencia en el mundo de “la inteligencia” a partir de su vínculo con militares que se presume impuso en la Afip-Aduana de Rosario, una zona de la que la legisladora chaqueña ha venido denunciando por contrabando y narcotráfico como parte de la Hidrovía –aunque focalizado en la Aduana de San Lorenzo–, datos que se presume surgen de esta banda paraestatal que acaba de quedar a la intemperie.

 

D’Alessio y Bullrich

 

Una día antes del operativo en Rosario se sumó una nueva prueba del vínculo entre D’Alessio y Bullrich, que fueron fotografiados juntos en ocasión de la investigación del triple crimen de la efedrina y a partir de la cual la funcionaria debió admitir que conocía al agente, aunque lo descalificó. El último viernes, la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) bonaerense entregó al juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, un segundo informe sobre el análisis de las pruebas recolectadas en el caso D’Alessio.

 

“Se encontraron nuevos indicios en el material remitido de contactos realizados con quien podría ser, si se confirmara mediante otras medidas probatorias, la máxima autoridad del Ministerio de Seguridad de la Nación”, dice el informe.

 

“Del análisis de las comunicaciones se desprende que el propio D’Alessio refiere mantener vínculos con el Ministerio de Seguridad, en particular, con la ministra Patricia Bullrich. Este vínculo significaría contraprestaciones económicas y la recepción por parte de D’Alessio de indicaciones por parte de la ministra”, explica.

 

El informe corrobora los dichos del faso abogado con una captura de pantalla de uno de sus celulares donde consta un contacto con el teléfono de Bullrich, en el marco de una operación denominada “Narcotráfico Rosario”.

 

“Tal como se desprende del apartado «Narcotráfico Rosario», consta una captura de pantalla que da cuenta de una comunicación con quien figura bajo el nombre de usuario Patricia Bullrich S6. Emerge también del registro de contactos del imputado que coincide la nominación del usuario de esa captura de pantalla con el registro de la usuaria Patricia Bullrich”, describe el informe.

 

“En la imagen que captura la conversación mantenida entre el imputado y el contacto «Patricia Bullrich S6», el primero pone en conocimiento de la segunda las tareas de investigación e inteligencia ilegal que se encontraba desplegando en Rosario”, dice el documento, que añade: “La confirmación de estas expresiones, mediante otros medios de prueba significaría nuevas violaciones a la normativa de inteligencia vigente”.

 

“No se puede afirmar, en base al material recopilado que sus actividades fueran realizadas de manera orgánica o inorgánica bajo la órbita de una agencia u órgano nacional o internacional”, describe y añade: “La actividad de inteligencia ilegal desplegada por Marcelo D’Alessio fue realizada con soportes logísticos que dan cuenta de un esquema organizativo complejo. En este punto podemos destacar las referencias constantes a un «nosotros»“.

Dejanos tu comentario...

Miércoles 21 de Agosto de 2019
Comunicar sin contenido
La gente flotante
Citas
Libros en alpargatas
Sasturain
Charlie Egg
Mujica
Sietecase
Erotismo del poder femenino
Scher
Salud Pública
Todo caso policial
El año de la división
Hockey con futuro
Tessa
Bricco
Acquarone
podo
ricciardino
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Villanos y empresarios
foto