Política
28-04-2019
Cambiemos: la marca de la derrota

Los referentes locales del macrismo (con Roy López Molina y José Corral como máximos exponentes) fueron los grandes perdedores en estas PASO 2019. En todas las categorías se ubicaron muy por detrás del FPCyS y del peronismo. Lejos de los batacazos de años atrás, los globos, los slogans vacíos y la agenda de la “inseguridad” no surtieron efecto frente el descontento por las duras políticas de ajuste.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal
Con más del 70 por ciento de las mesas escrutadas, los resultados provisorios de estas PASO 2019 en la provincia de Santa Fe confirman una tendencia que viene acentuando a nivel nacional: la marca Cambiemos hoy aparece como un estigma y su percepción negativa por parte del electorado -producto de las políticas de la alianza gobernante- es capaz de dilapidar el caudal de votos de años atrás. Los candidatos que representan al gobierno de Mauricio Macri, esos que años atrás se presentaban como “lo nuevo”, como los portadores del “cambio”, hoy sufren un duro revés por parte del electorado. Quedó comprobado en las seis elecciones provinciales que antecedieron a la de Santa Fe y se ratificó de forma contundente en las primarias de este domingo en Santa Fe.

En todas las categorías, los postulantes locales de Cambiemos quedaron muy por detrás de sus contrincantes del Frente Progresista y de los del peronismo de Juntos. Las últimas encuestas, sumadas a las dificultades que tuvieron para recorrer las calles y espacios públicos, advertían este fenómeno.


Un caso paradigmático es el de Roy López Molina, que en las legislativas de apenas dos años atrás se había convertido en la revelación al dar el batacazo y cosechar 193.199 votos (37 por ciento) con la lista de concejales que encabezaba. Esa performance le permitió al PRO meter 6 ediles en el Concejo y sacar chapa de candidato firme para suceder a Mónica Fein en el Palacio de los Leones.


Los resultados de este domingo muestran el desplome de ese caudal de votos. Su precandidatura a intendente obtuvo 59.776 voluntades, el 13,2 por ciento de los votos. Esto lo ubicó en cuarto lugar, por detrás de Roberto Sukerman (23,68), Pablo Javkin (19,82), y Verónica Irizar (17,96). López Molina quedó ubicado a apenas dos puntos de diferencia de Juan Monteverde, con quien tuvo un fuerte cruce en el Concejo.


Aunque su competidor en la interna de Cambiemos, Jorge Boasso, sumó 37.300 votos (8,19 por ciento), no representa al macrismo puro sino a un radical con recorrido propio en la política rosarina y que cultiva el personalismo. Por lo tanto, es difícil suponer que muchos de esos votos puedan ir a Roy en las generales de junio.


A nivel provincial, el desempeño de José Corral también confirma el fuerte lastre de la marca Cambiemos. Mostrarse como el hombre de Macri en la provincia, el que lo siguió a sol y sombra en cada visita haciendo las veces de anfitrión, y defender todas las políticas nacionales no le jugaron a favor. El intendente de Santa Fe quedó en un tercer puesto en la carrera por la gobernación con 312.226 votos (19,67), detrás de Antonio Bonfatti (31,14) y Omar Perotti (28.20).


El timbreo que terminó en ring raje fue un presagio: el descontento por las políticas de ajuste y las promesas eternas de brotes verdes se hizo sentir en las urnas. Ya no hay margen para que un candidato ignoto para el común de los santafesinos como Albor Cantard arrase sin decir palabra, recostado en la marca Cambiemos.


Tampoco para que una figura popularmente reconocida como el ex Midachi Miguel Del Sel quede a un paso de arrebatarle la gobernación al socialismo montado en la ola amarrilla.


Evidentemente, el desembarco de referentes nacionales de Cambiemos a la provincia -ni hablar de las acusaciones falsas de Elisa Carrió contra el ex gobernador Antonio Bonfatti- ni la decisión de machacar con la inseguridad como única agenda, surtieron efecto.


Es probable que el próximo 16 de junio tampoco haya globos ni bailes de estudiantina en los bunkers de Cambiemos en la provincia, un clásico de ese espacio político. Todo indica que a la par del deterioro de la imagen del presidente Mauricio Macri, la profundización del ajuste y la inflación, y el derrumbe de todos los indicadores económicos, el votante decidió dar un duro mensaje de desaprobación, marcando prioridades básicas por sobre los slogans vacíos y las promesas incumplidas.





Dejanos tu comentario...

Domingo 21 de Julio de 2019
Mujica
Libros en alpargatas
Charlie Egg
Sietecase
Erotismo del poder femenino
Hockey con futuro
Salud Pública
Todo caso policial
El año de la división
Bricco
Acquarone
Tessa
Citas
Scher
podo
Sasturain
ricciardino
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
Villanos y empresarios
foto