Política
13-03-2019
Humos de campaña

La largada de la carrera por la Casa Gris contó con operaciones que intentaron incidir en el humor del electorado y fueron desactivadas por denuncias judiciales. Ahora se busca medir, armar, segmentar y buscar votos a cualquier costo.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

Orlando Chircaz | Cruz del Sur


La búsqueda por conseguir una empatía inmediata con la población es el desafío de todos los equipos de marketing y comunicación estratégica durante una campaña. “Esos votos caminantes”, dijo un poco en serio y un poco en broma un dirigente político respecto del universo electoral. Allí se enfoca esta etapa de la campaña: construir sus propias masas críticas y a quien hablarles.

 

Luego llega el momento de la segmentación de los “públicos” y las redes sociales y plataformas digitales juegan un papel aún más fundamental en el direccionamiento de contenidos. Hablarles a los jubilados y adultos mayores, a los jóvenes, a las mujeres, a los trabajadores y muchos otros, y a esas representaciones de intereses específicos, tienen por objetivo captar la atención y el voto.

 

Por lo tanto, llegó la hora de hacer conocer todo tipo de propuestas y hablar de los problemas de la “gente”. La seguridad/inseguridad es una materia siempre dispuesta para cualquier guión de campaña, como lo es plantear que el futuro va a llegar si hay acompañamiento a los cambios en salud, educación, producción y obras. Se puede decir que todas esas necesidades se ajustan al manual de procedimientos.

 

En Santa Fe, esa táctica es más evidente en José Corral, de Cambiemos, y Omar Perotti del justicialismo. El primero, intentó conseguir un mayor nivel de conocimiento confrontando con el gobierno provincial de Miguel Lifschitz en temas tales como la estructura de costos de la EPE (pero no habló de la quita de subsidios del Gobierno Nacional) y la presunta falta de obras hídricas.

 

En un contexto de lluvias abundantes y consecuentes problemas en tambos, campos y pequeñas localidades, Corral logró introducir su presencia y su discurso en regiones donde no lo conocían. Después transformó esa queja en una promesa: “vamos a hacer un plan de obras hídricas como nunca tuvo Santa Fe”. La declaración solo quedó en la mención, pero alcanza si es para sumar adhesiones.

 

También pidió al gobierno del Frente Progresista que acepte el desembarco de más gendarmes en Santa Fe para cancelar una parte de la deuda que Nación mantiene con la provincia. Es decir, jugó con la idea de que lleguen más fuerzas federales siempre y cuando Lifschitz resigne (él y por carácter transitivo todos los santafesinos) una parte de los $ 70 mil millones que adeuda la Casa Rosada.

 

Podría solicitar al presidente Mauricio Macri que a los gendarmes los envíe igual, no sucedió. Corral tiene en el Ministerio de Seguridad de la Nación, que conduce Patricia Bullrich, a un funcionario de su extrema confianza: Rubén Montenotte. En la ciudad de Santa Fe, el mencionado dirigente y vecino estuvo a cargo de la constitución de la Guardia de Seguridad Institucional (GSI).

 

Montenotte fue denunciado en varias oportunidades por tener actitudes patoteriles. En el desalojo de una parte de la estación de trenes Mitre, que era utilizado como centro cultural barrial (El Birri), pero también en una zona cercana a la costanera donde se intentó “reubicar” a familias carecientes en lugares más distantes a los desarrollos inmobiliarios millonarios de la zona.

 

Este compañero de militancia de Corral y ex funcionario suyo es hoy Subsecretario de Programas de Seguridad Federales dependiente de la Secretaría de Gestión Federal de la Seguridad del Ministerio de Seguridad de la Nación. El intendente de Santa Fe y precandidato a gobernador de Cambiemos dice que sabe lo que hay que hacer para combatir el delito y para ello tiene de asesor principal a Montenotte.

 

Al igual que todas las otras expresiones de la oposición, José Corral también apela a la idea de que es necesario un cambio porque el Frente Progresista no pudo o no supo resolver los problemas de la provincia. Lo que evita el radical amarillo es confrontar con el justicialismo, ni siquiera los menciona, y confía en que el Gobierno Nacional mejore su imagen para capitalizarlo en Santa Fe.

 

En el nombre del Ni

 

Desde hace 12 años Omar Perotti está en campaña para ser gobernador de Santa Fe. Tiene un discurso bastante más pulido que otros dirigentes que también buscan llegar al Sillón del Brigadier López y casi no varió su libreto en términos de seguridad, producción y educación. Ahora, además, aprovechó la unidad que construyó con gran parte del PJ para jugar con más temas.

 

Por ejemplo, presentó un proyecto para que ni alumnos ni docentes paguen el boleto de colectivo en la provincia. Lo hizo apenas después de cerrar un acuerdo político con Agustín Rossi, cuyo hermano Alejandro, será candidato a intendente en Santa Fe y es uno de los empresarios dueño de una de las mayores flotas de colectivo en la provincia y en el país.

 

Perotti, por las dudas, esta semana aclaró que no se trata de un subsidio a ninguna empresa. Utilizó varios eufemismos para explicarse pero la idea es que el Estado provincial abone esos boletos a las empresas de colectivo. Tampoco logró exponer de dónde sacaría los recursos para hacer frente a una inversión de esa naturaleza; lo importante es que logró sumar el tema en la agenda de la “gente”.

 

Otro dato no menor: dijo que está a favor de que el Estado recupere un banco público en la provincia de Santa Fe. “Cualquier herramienta que pueda estar a favor de generar instrumentos financieros es bienvenida, en realidad sería deseable”. Ese mismo discurso lo mencionó ante pequeños y medianos empresarios, productores y comerciantes; a todos les explicó la importancia de una banca estatal.

 

El 7 de marzo pasado se cumplieron 13 años de la privatización del Banco de Santa Fe. Perotti fue el encargado de llevar adelante ese proceso de venta que a los santafesinos les costó 1.000 millones de dólares y, lo que es aún peor, la pérdida de una herramienta financiera inigualable para acompañar a la producción y a la industria, y otorgar créditos hipotecarios, entre muchas otras cosas.

 

Por otra parte, el dirigente justicialista está convencido de que su contrincante en la interna, María Eugenia Bielsa, no tiene ni la estructura ni los votos necesarios para arrebatarle la candidatura en los comicios generales del 16 de junio. Por un lado, porque gran parte de los sectores internos del PJ acompañan al rafaelino; por el otro, porque confía en juntar votos del kirchnerismo duro.

 

Tanto Agustín Rossi como La Cámpora van con Perotti, de hecho le armaron la lista de diputados provinciales (Perotti recién tiene en el puesto 10 a un hombre de su confianza). Y además confía en que mantendrá el voto conservador y algo más de derecha que siempre lo acompañó. Llegó a manifestar que la unidad del PJ también incluye a reutemanistas y peronistas que estaban con Miguel Del Sel.

 

En esa carrera por juntar masa crítica por todos lados siguen las contradicciones; parece lo de menos en la consideración del equipo de campaña del perottismo. Esto se puede observar con otro caso reciente: reunión con mujeres en Rosario para hablar de género y la participación femenina en la política. Hubo fotos con Alejandra Rodenas, luego con Norma López y varias decenas de mujeres.

 

Sin embargo, la lista de diputados provinciales de Omar Perotti que encabeza el santafesino Leandro Busatto no tiene paridad de género y apenas el 33 por ciento de la nómina tiene mujeres. En Santa Fe y en Rosario sus principales candidatos son hombres, lo mismo en los principales distritos de la bota. Lo importante, pareciera, no es tanto la acción y lo real sino los discursos y sus contenidos publicitarios.

 

Algo similar ocurre con María Eugenia Bielsa. Defensora del aborto legal lleva como compañero de fórmula al actual senador Danilo Capitani, un ferviente opositor a que en las escuelas de la provincia haya Educación Sexual Integral. Entrevistas controladas con los medios y no explicar cuáles fueron sus acciones como vicegobernadora de Jorge Obeid forman parte de su propio guión.

Dejanos tu comentario...

Martes 21 de Mayo de 2019
Mujica
Libros en alpargatas
Charlie Egg
Sietecase
Erotismo del poder femenino
Hockey con futuro
Salud Pública
Todo caso policial
El año de la división
Bricco
Acquarone
Tessa
Citas
Scher
podo
Sasturain
ricciardino
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
Villanos y empresarios
foto