Cultura
07-03-2019
Teatro Bonsai: mucho más que cuatro obras breves e intensas

“Bolero”, “Rock”, “Cumbia” y “Tango” son las cuatro piezas de no más de 15 minutos que se desarrollan en forma simultánea en dos salas y con un enriquecedor intervalo gastronómico en el patio de la casona del nuevo Espacio Bravo. Así es Música, la primera apuesta del ciclo Teatro Bonsai que debutó a sala llena a mediados de febrero y que seguirá en cartelera todos los jueves de marzo. Las claves de un fenómeno que trasciende la novedad del formato y que promete ir por más. 

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

Sebastián Stampella | Cruz del Sur


Breves, intensas y originales. Esas son algunas de las cualidades de Bolero, Rock, Cumbia y Tango, las cuatro obras de Música, la primera apuesta del ciclo Teatro Bonsai que, en simultáneo y divididas en dos salas, seguirán en la cartelera del nuevo Espacio Bravo todos los jueves de marzo.  


"Nos inspiramos en propuestas que se están haciendo en Buenos Aires como Teatro Bombón o Teatro Fitito. En nuestro caso, por las características de Espacio Bravo decidimos trasladar esa experiencia con dos obras en cada sala en simultáneo con un intervalo”, cuenta Julieta Yelín, autora de Bolero y mentora de este ciclo junto con Romina Mazzadi Arro y Cecilia del Valle.

 

Es injusto definir a Teatro Bonsai como una propuesta que calza con la actual demanda de un público más propenso al fast food cultural que a ceder mucho tiempo a la contemplación de una obra. También lo es rebajarla a una suerte de 4x1 a modo de oferta para asegurar una mayor convocatoria en tiempos de Macrisis.

 

Aún con sus matices, de las cuatro obras que integran Música se puede afirmar que son piezas breves pero no fugaces. Es que – además de ser un desafío para los autores, directores y actores– los escasos 15 minutos de duración de cada una de ellas  imponen un límite temporal para su desarrollo pero no logran apagar con tanta rapidez en los espectadores la experiencia que acaban de vivir en la sala.


 

Tango: sin ánimo de spoilear se puede adelantar que la obra está ambientada en los años 40 y permite a los espectadores espiar la peculiar relación entre un “guapo” que regentea un piringundín y su cantante estrella, quien decide cortar ese vínculo. Actúan Eva Ricart y Juan Nemirovsky y el guión y dirección es de Cecilia del Valle.



 

Bolero: El inminente casamiento de uno de ellos es un punto de inflexión, el detonante. Casi como dos jugadores de esgrima, Fefe y Leo ponen a prueba los límites de su profunda amistad con una ráfaga de confesiones, reproches y demostraciones de fidelidad con “Algo contigo” como banda de sonido. Actúan Federico Giusti y Franco Perozzi bajo la dirección es de Vicenç Tuset y con texto de Julieta Yelín.



 

Rock: En este unipersonal de Ricardo Arias, un hombre pulsa la guitarra a desgano para enhebrar en una extensa canción estrofas robadas al cancionero del mal llamado “rock nacional”. Una mirada irónica sobre las imposturas y los lugares comunes que dominan la siempre oculta relación entre el rock y el dinero. “El rock ha muerto. Los hijos viven de su pensión”, se lee en el programa. La autoría y la dirección es de Romina Mazzadi Arro.

 


Cumbia: El bueno de Chelito tiene el sueño de convertirse en la próxima revelación de la movida tropical santafesina. Del brazo de su tía Susana prueba suerte en una audición con Beba, quien acumula una amplia trayectoria en el ambiente y a quien deberá conquistar primero para dar el salto a la fama. Actúan Romina Tamburello, Micael Genre Bert y Rosana Moscato. La autora y directora es María Celia Ferrero.   

 

La elección de los espacios para presentar estas obras (de dos en cada una de las salas) no es casual: Tango comparte sala con Bolero, y Rock con Cumbia. Esto propicia atmósferas bien diferenciadas y ajustadas tanto a las cadencias de esas músicas como al imaginario que las caracteriza. Mientras en las primeras las pinceladas cómicas y dramáticas se debaten en un clima de intimidad, de melancolía y de decir pausado para sobrellevar los vaivenes afectivos entre dos personas, en las segundas se imponen la estridencia, el arrebato surrealista, y lo performático.    

 

“Al ensayarlas las obras se fueron contagiando de esos espíritus. La sala más grande donde se presentan Bolero y Tango tiene algo más de convencional, con sus gradas y su disposición espacial. Eso influyó mucho en su desarrollo. Los directores de la sala más pequeña, en cambio, jugaron con la informalidad del lugar, con aspectos más experimentales ligados a la cercanía con el público. Esos aspectos terminaron aportando a las temáticas”, explica Yelín.

 

El aprovechamiento del intervalo, con los que abandonan las respectivas salas para encontrarse en el patio de la casona en un recreo gastronómico y etílico (casi obligatorio el gin La Salvaje), es un punto alto de esta novedosa propuesta.

 

Música (Teatro Bonsai) se presenta todos los jueves de marzo desde las 21 horas en Espacio Bravo (Catamarca 3624). Se recomienda reservar con tiempo al 341-3705602.

Dejanos tu comentario...

Lunes 25 de Marzo de 2019
Erotismo del poder femenino
Hockey con futuro
Todo caso policial
Salud Pública
Charlie Egg
El año de la división
Bricco
Acquarone
Tessa
Libros en alpargatas
Citas
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
Villanos y empresarios
foto