Política
06-03-2019
Temporada de sapos
Una foto de la campaña que vendrá: dirigentes de Cambiemos, un sector del PJ y trolls hicieron circular en redes una imagen de Bonfatti junto a una familiar del clan Cantero que el mismo ex gobernador llevó a juicio. El Socialismo denunció la jugadada y llevará el caso a la justicia.
Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

Orlando Chircaz | Cruz del Sur

 

Habían pasado un par de minutos de las 22.40 del domingo y una docena de cuentas truchas de Facebook, y otras tantas de Twitter, empezaban a mostrar la foto de Antonio Bonfatti y la primera esposa del Pájaro Cantero, Lorena Verdún. Todos esos perfiles en redes sociales manifestaban que quedaba a la vista el vínculo del dirigente socialista con el narcotráfico y empezaba la interacción de la foto. Hasta la medianoche fue escaso el movimiento de las cuentas desde donde salió la foto, pero inmediatamente con el cambio de día se sumaron decenas de nuevos “usuarios” (muchos de ellos falsos) para dar RT o compartir la publicación. A la una de la mañana eran los propios dirigentes de Cambiemos los que repartían la fotografía a periodistas de Rosario –primero– y de Santa Fe –un rato después.

 

El daño (intencional) ya estaba hecho. Así lo interpretaron desde el Partido Socialista y emitieron un comunicado. “La noche del domingo 3 de marzo, mientras se llevaban a cabo los festejos de los Carnavales en el parque Scalabrini Ortiz de la ciudad de Rosario, el precandidato a gobernador Antonio Bonfatti fue requerido por varias personas que se acercaron para fotografiarse con él”.

 

“Sin que él supiera de quién se trataba, una de esas personas está vinculada a la familia Cantero, integrantes de la banda Los Monos, combatida y llevada a juicio, precisamente, durante la gestión de Antonio Bonfatti”, dice el texto. Lo que no figura allí es que la misma persona que sacó la fotografía fue la encargada de hacerla circular; llamativamente fue a parar a cuentas truchas en redes sociales.

 

Uno de los que pasó la imagen a trabajadores de la prensa fue el presidente del PRO y actual diputado provincial de Cambiemos, Federico Angelini. Se limitó a decir en mensaje de texto que era una foto que le había llegado, pero por las dudas reenviaba para que los periodistas “investiguen”. En la ciudad capital por lo menos dos dirigentes de la UCR amarilla hacían lo mismo. Coincidencia.

 

No terminó allí la historia de la fotografía entre el precandidato a gobernador del Frente Progresista y la mujer que el año pasado dijo ante la prensa: “Perdí al padre de mi hijo y perdí una hija, no me importa más nada”. Tras esa frase, poco tiempo después, interrumpió la presentación del libro “Los Monos. Historia de la familia narco que transformó a Rosario en un infierno” que llevaban adelante los periodistas Germán de los Santos y Hernán Lascano en el centro cultural de la UNR, en pleno centro de Rosario.

 

“Ustedes nos investigaron a nosotros ahora los vamos a investigar a ustedes”, advirtió Verdún a los autores del libro, de los Santos y Lascano. También se encargó de resaltar, en muchas otras oportunidades, que las causas por narcotráfico y delitos graves en las que está implicada la familia Cantero habían sido armadas por la política.

 

Para el conjunto del PS, lo ocurrido el domingo es parte de una operación “con clara intencionalidad de ensuciar a uno de los dirigentes que más hizo y hace para combatir a las bandas delictivas”. Y están seguros que a través de esa maniobra tratan de dañar “el espíritu democrático y merecen una enérgica condena y repudio de toda la sociedad”. No acusan a nadie, pero hay hechos concretos.

 

Acusaciones cruzadas y cruzados

 

En paralelo a la mencionada saga de acontecimientos, entrelazados, llamó la atención a un decano del periodismo en Rosario que la foto se la haya mandado un dirigente cercano a Omar Perotti. No menos sorprendente fue recibir un llamado telefónico desde donde se le comentaba que “ahora sí” quedaba al descubierto el vínculo de la droga con el socialismo. La apreciación fue tajante. Una declaración.

 

Un par de días antes, desde el entorno de la precandidata a vicegobernadora del PJ, Alejandra Rodenas, habían dicho que las noticias sobre el supuesto vínculo entre ella y el presunto narco Esteban Lindor Alvarado había sido lanzado por el socialismo. Se referían al allanamiento a una quinta en las islas de Victoria donde se buscaba a Alvarado y encontraron a la dirigente y su familia.

 

Eso ocurrió a principios de diciembre, se conoció a mediados de ese mes y hubo ingentes esfuerzos (y llamados telefónicos) de las personas más cercanas a Rodenas para que el tema no se publique en los medios. Uno de los que se encargó de hablar con los periodistas llegó a echarle la culpa de esa “operación” a la interna del PJ; dio nombre y apellido, y su diálogo fue grabado.

 

Luego se le endilgó al gobierno provincial la difusión de lo ocurrido en las islas de Victoria, por lo cual no extrañó que la foto de Bonfatti y Verdún haya sido compartida por dirigentes muy ligados a la fórmula Perotti-Rodenas. Uno de ellos mencionó que al “narcosocialismo” le queda poco tiempo y compartió la nota de Perotti donde decía: “Si algo tengo claro es que los delincuentes no me van a votar”.

 

Por lo pronto, el comité de campaña de Antonio Bonfatti remarcó que “en las próximas horas realizaremos una denuncia penal y civil para que la justicia investigue y confirme si se trató de una maniobra planificada con la intención de generar un daño, tal como sospechamos y se evidencia”. Mientras tanto, militantes del FPCyS idearon la campaña en redes #MiFotoConAntonio.

 

Bajo ese Hashtag, cientos de personas cargan fotos de Antonio Bonfatti con ellos y piden cortar con la campaña sucia contra el precandidato a gobernador del Frente Progresista. Para el final, un dato que muestra hasta qué punto la política fue abandonando el debate de las ideas -para marcar las diferencias- y lo cambió por campañas para denigrar al oponente en redes sociales.

 

El marido de la diputada nacional de Espacio Carrió en Santa Fe, Lucila Lehmann, se encargó de comentar: “La imagen de Bonfatti, sería con el único fin de dañar la imagen de Lorena Verdum (sic), ex mujer del Pájaro (Claudio) Cantero”. El hombre se llama Lucho Bugallo y fue acusado en el Congreso de la Nación de ser uno de los principales trolls de Cambiemos en campañas anteriores.

 

Bugallo, junto a Lehmann, consiguieron recientemente un crédito hipotecario de más de tres millones de pesos para comprar una casa que supera los cinco millones de pesos. El beneficio lo recibirán a pesar de no tener los requisitos mínimos cumplidos. Desde el Banco Nación apenas hubo una circular donde se pedía otorgar igual el préstamo, sin mayores explicaciones.

Dejanos tu comentario...

Lunes 25 de Marzo de 2019
Erotismo del poder femenino
Hockey con futuro
Todo caso policial
Salud Pública
Charlie Egg
El año de la división
Bricco
Acquarone
Tessa
Libros en alpargatas
Citas
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
Villanos y empresarios
foto