Sociedad
05-03-2019
Candado judicial para los cerrajeros
Un grupo delictivo integrado por siete personas llega a juicio oral y público tras una extensa investigación. Los acusan de conformar una asociación ilícita y cometer quince violentos asaltos.
Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

Carina Ortiz | Cruz del Sur

 

Los cerrajeros fue el nombre que dio la prensa a una banda compuesta por bonaerenses y santafesinos que cometían atracos con la modalidad conocida como entradera. No forzaban las puertas, ingresaban abriéndolas con una herramienta y una vez en el interior utilizaban la violencia para amedrentar a sus víctimas, incluso usaban una plancha caliente para que les dijeran dónde estaban los ahorros. Siete de ellos llegan a juicio este miércoles con pedidos de penas que van desde los 39 a los 15 años según la función que cumplían en la banda. El debate estará a cargo de los jueces Paula Alvarez, Mónica Lamperti y Pablo Pinto.

 

Juan Alberto V., Claudio Martín C., Nicolás Marín C., Néstor Daniel G., Eugenio Nicolás Gonzálo S., Pablo Sebastián S. y Marcos Ezequiel F. llegan a juicio como miembros de una asociación ilícita. Los dos primeros como cabecillas de la banda, para ellos la Fiscalía solicitó las penas más elevadas. Además le achacaron al grupo 15 hechos de robo dónde los integrantes tuvieron distintas participaciones e incluso no todos intervenían en todos los asaltos. La Fiscalía los acusa de robo calificado por el uso de arma de fuego cuya aptitud para el disparo no pudo acreditarse, agravado por haberlos cometido en poblado y en banda.

 

La modalidad

 

Entraban a las casas utilizando un dispositivo plástico con el que abrían las puertas de ingreso, esa herramienta les permitía hacer saltar el pistillo y sorprendían a los ocupantes de las propiedades. Esta modalidad le dio el nombre a la banda. Entraban varios asaltantes con armas de fuego y amedrentaban a las víctimas, las apuntaban y les decían que le dispararían si no colaboraban, incluso uno de ellos tenía la costumbre de buscar la plancha de la casa, enchufarla y amenazar con quemar en el rostrode las víctimas para que dijeran dónde tenía dinero.

 

Se estima que el botín supera los 215 mil pesos y los 84 mil dólares además de joyas y bienes de valor.

 

Los atracos

 

En agosto de 2015 entraron a una propiedad de calle Cerrito al 3200 y otra de Rioja al 2400. En noviembre de ese año robaron una vivienda en Dorrego al 2400 y otra en Juan Manuel de Rosas al 1400. En diciembre entraron a San Luis al 2300 y en Ituzaingó al 800. En febrero de 2016 robaron en Viamonte al 900 y al mes siguiente en Catamarca al 2600 y Dorrego al 2000. En abril llegaron hasta una propiedad de Viamonte al 600 y otra en Pasco al 1400. Al mes siguiente les tocó el turno a las víctimas que habitan una casa calle Rioja al 2400 y otra enViamonte al 1100. En julio robaron en José Hermández al 2300

 

La pesquisa

 

Durante un año la fiscal Viviana O Connell estuvo al frente de la investigación que ubicó a los integrante de la banda. Había un doble comando en el grupo Juan V. en Santa Fe y el bonaerense Claudio V. Alquilaban casas en Rosario e integrantes del grupo de Buenos Aires viajaban a la ciudad dónde se quedaban algunos días y armaban la estrategia. Hacían logística previa y los ladrones que ingresaban a la casa generalmente eran los bonaerenses. Lo hacían a cara descubierta, a la mañana temprano o durante la cena dónde podían ubicar a todos los habitantes de la casa.

 

Las víctimas eran sorprendidas por dos y tres personas mientras otros hacían las veces de campaña o apoyo en el exterior. Se comunicaban mediante handys y en total actuaban unas 6 personas. Los que ingresaban usaban armas de fuego y cuchillos.

 

Tenían importantes recursos humanos y económicos, los que le permitía utilizar distintos vehículos, aguantarse en la ciudad mientras se repartían el botín, acceder a armas de fuego, herramientas y medios de comunicación. Cuando los bonaerenses llegaban cometían un par de hechos por mes y se retiraban. La Fiscalía les achacó 15 entraderas dónde se alzaron con un importante botín entre dinero y joyas y armas de fuego, uno de los asaltos se produjo a un coleccionista de armas que fueron halladas tras un allanamiento en la casa de uno de los cabecillas.

 

Los roles

 

La Fiscalía solicitó altas penas para el grupo. Para los cabecillasClaudio C. apodado Caio, la fiscal pidió 39 años mientras que para Juan V. alias Rata, 35 años En cuanto al resto de los miembros la funcionaria pidió 28 años para Pablo S., alias Panchito, que según la acusación era quien abría las puertas ypara Eugenio Ketu S. La funcionaria pidió tres años menos para Eugenio G., es decir25 años (este hombre está acusado de amenazar a las víctimas con una plancha). Para Nicolás C., hijo de Caio, el pedido de pena es de20 años y 15 para Marcos F.

 

El jefe bonaerense se ocupaba de la logística y el santafesino estaba a cargo de llevar adelante la comisión de los atracos. Ambos organizaban los hechos y reclutaban gente. Después los roles se distribuían según lo establecido por los cabecillas. Había quien conducía los vehículos y brindaba apoyo, otros ejecutaban los robos.

 

Juicio abreviado

 

En diciembre de 2016 Nicolás Heredia,otro miembro del grupo, aceptó un procedimiento abreviado. La investigación determinó que tenía un rol menor en la banda dónde se ocupaba de los mandados Cubría las necesidades de los integrantes de la banda. Aceptó su responsabilidad en un encubrimiento lo que le valió una pena condicional a tres años de prisión en suspenso.

Dejanos tu comentario...

Lunes 25 de Marzo de 2019
Erotismo del poder femenino
Hockey con futuro
Todo caso policial
Salud Pública
Charlie Egg
El año de la división
Bricco
Acquarone
Tessa
Libros en alpargatas
Citas
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
Villanos y empresarios
foto