Mundo
27-02-2019
La primera víctima es la verdad

La cobertura de lo que ocurre en Venezuela nos devuelve a la edad de oro de las mentiras sobre América latina, los años de la presidencia y las guerras de Ronald Reagan, según este reportero estadounidense asentado en Caracas.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal
 

Mark Cook | Fair.org*

 

Estaba sentado en mi departamento en Caracas, leyendo la edición en línea de la revista Time, que traía un informe según el cual: “Medicamentos básicos como la aspirina no se encuentra en ninguna parte” (en Venezuela).

 

Caminé desde departamento hasta la farmacia más cercana, a cuatro cuadras de distancia, donde encontré un montón de aspirina, así como acetaminofén (Tylenol) e ibuprofeno, en una farmacia muy surtida con un personal profesional bien informado que despertaría la envidia de cualquier farmacia de Estados Unidos.

 

Unos días después de la historia de Time, la CNBC reclamó que no se encontraba acetaminofeno en ninguna parte: “Las cosas básicas como el Tylenol ni siquiera están disponibles”. Debe haber tomado por sorpresa a la Corporación Pfizer, ya que fue su filial venezolana, Pfizer Venezuela SA, la que produjo el acetaminofeno que compré. (Ni el escritor de Time, Ian Bremer, ni el comentarista de CNBC, Richard Washington estaban en Venezuela, y no se ofreció evidencia de que ninguno hubiera estado allí).

 

Compré los tres productos, más jarabe para la tos y otros medicamentos de venta libre, porque dudaba que alguien en los Estados Unidos me creyera si no podía enseñar los medicamentos en sus paquetes.

 

Implacable tambor de mentiras

 

De hecho, yo mismo no hubiera creído a nadie que hiciera tales afirmaciones sin poder presentar la prueba, tan intenso e implacable ha sido el tamborileo de las mentiras. Cuando la Orquesta Juvenil de Venezuela dio un concierto en Nueva York a principios de 2016, antes de mudarme a Caracas, pensé: “Vaya, espero que todos los miembros de la orquesta estén bien vestidos y bien alimentados”. Sí, ¡por supuesto que todos estaban bien vestidos y bien alimentados!

 

Cuando mencioné esto en una charla en la Universidad de Vermont, un estudiante me dijo que había tenido la misma sensación cuando estaba siguiendo el campeonato de fútbol Panamericano. Se preguntó si los jugadores venezolanos podrían jugar, porque estarían tan debilitados por falta de comida. De hecho, dijo, el equipo venezolano jugó magníficamente y fue mucho más lejos en la competencia de lo esperado, ya que Venezuela ha sido históricamente un país de béisbol, a diferencia de sus vecinos obsesionados con el fútbol, Brasil y Colombia.

 

Aunque les cueste mucho creer a los seguidores de los medios estadounidenses, Venezuela es un país donde la gente practica deportes, va a trabajar, va a clases, va a la playa, va a restaurantes y asiste a conciertos. Se publican y leen periódicos de todas las tendencias políticas, de derecha a centro-derecha, de centro a centro-izquierda, de izquierda. Se producen y se ven programas en la televisión, en canales de televisión que también son de todas las tendencias políticas.

 

CNN fue ridiculizada recientemente (RedactedTonight) cuando publicó un informe sobre Venezuela, “en la utopía socialista que ahora deja prácticamente todos los estómagos vacíos”, seguido de inmediato por una manifestación de la oposición de derecha, donde todos parecían estar bien alimentados.

 

Pero seguramente eso se debe a que la mayoría de los manifestantes antigubernamentales eran de clase media-alta, podría pensar un espectador. Los proletarios en manifestaciones a favor del gobierno deben estar sufriendo hambre severa.

 

No si uno consulta las fotos de la masiva manifestación a favor del gobierno el 2 de febrero, donde a la gente parecía irle bastante bien. Esto es a pesar de la extrema presión económica de la administración Trump en el país, que recuerda la estrategia de “hacer que la economía chille” utilizada por la administración de Nixon y la CIA contra el gobierno democrático del presidente Salvador Allende en Chile, así como muchos otros gobiernos democráticamente electos.

 

Demostraciones rivales

 

Esa manifestación mostró un apoyo considerable al gobierno del presidente Nicolás Maduro y un rechazo generalizado de la elección de Donald Trump para presidente de Venezuela, Juan Guaidó. Guaidó, quien se proclamó presidente del país y fue reconocido minutos después por Trump, aunque una encuesta de opinión pública mostró que el 81 por ciento de los venezolanos nunca había oído hablar de él, proviene de la facción de ultraderecha de la política venezolana.

 

La manifestación a favor de Maduro sugirió, no sorprendentemente, que Guaidó no había logrado ganar mucho apoyo popular fuera de los ricos y de la clase media-alta. Pero Guaidó ni siquiera pudo ganar el apoyo de muchos de ellos. El día anterior a las manifestaciones rivales del 2 de febrero, Henrique Capriles, líder de una facción menos extrema de la derecha, concedió una entrevista a la AFP que apareció en Últimas Noticias (1 de febrero de 2019), el periódico más leído de Venezuela. En él, Capriles dijo que la mayoría de la oposición no había apoyado la autoproclamación de Guaidó como presidente. Eso puede explicar la participación sorprendentemente débil en la manifestación de Guaidó, celebrada en el distrito más rico de Caracas, y obviamente superada por la manifestación a favor del gobierno en el bulevar principal de la ciudad.

 

El New York Times no mostró imágenes de esa manifestación oficialista, limitándose a una afirmación de “expertos” no identificados (2/2/19) de que la manifestación oficialista era más pequeña que la antigubernamental.

 

Los lectores pueden ver las fotos de las manifestaciones rivales y juzgar por sí mismos. Los dos grupos hicieron todo lo posible para sacar a sus fieles, a conciencia de todo lo se juega en un espectáculo de apoyo popular. El estridente diario de la oposición de derechas El Nacional (2/3/19) puso una foto de la manifestación de la derecha opositora.

 

Dudosamente humanitaria

 

Una gran manifestación antigubernamental suponía posible un golpe de estado, una maniobra que la CIA ha usado repetidamente: en Irán en 1953, Guatemala en 1954, Brasil en 1964 y muchos más, hasta desembocar directamente en Honduras, en 2009, y Ucrania, en 2015. La participación en la manifestación de la administración de Trump fue decepcionante, y el golpe de estado nunca ocurrió. El resultado es que Trump ha expresado un interés repentino en llevar alimentos y medicamentos a los venezolanos (FAIR.org, 2/9/19).

 

Trump, quien dejó morir a miles de personas en Puerto Rico y puso a niños pequeños en jaulas en la frontera con México, parece un improbable defensor de la ayuda humanitaria para los latinoamericanos, pero los medios corporativos han fingido creerlo.

 

La mayoría ha suprimido los informes de que la Cruz Roja y las Naciones Unidas están brindando ayuda a Venezuela en cooperación con el gobierno venezolano, y han protestado contra la “ayuda” de los Estados Unidos, que obviamente es una estrategia política y militar.

 

Los medios corporativos han continuado vendiendo la línea de Trump-campeón-humanitario, incluso después de que se reveló que un avión de Estados Unidos fue capturado contrabandeando armas en Venezuela, e incluso después de que Trump nombrara al criminal de guerra del caso Irán-Contras, ElliottAbrams, para dirigir las operaciones venezolanas. Abrams estuvo a cargo de la Oficina de Derechos Humanos del Departamento de Estado durante la década de 1980, cuando se enviaron armas a los terroristas respaldados por Estados Unidos en Nicaragua en aviones estadounidenses disfrazados de ayuda “humanitaria”.

 

LaCBC de Canadá (15/02/19) al menos tuvo la honestidad de reconocer que se había tragado una mentira del secretario de Estado Mike Pompeo de que el gobierno venezolano había bloqueado un puente entre Colombia y Venezuela para evitar los envíos de ayuda. El puente recién construido aún no está abierto: nunca se abrió, aparentemente debido a las relaciones hostiles entre los dos países, antes de los supuestos envíos de alimentos y medicamentos del gobierno de los EEUU.

 

El absurdo de que EEUU envíe 20 millones de dólares en alimentos y medicinas para un país de 30 millones, cuando las autoridades de los Estados Unidos le robaron 30 mil millones de dólares a Venezuela en sus ingresos petroleros y recibe 30 millones todos los días, no necesita comentarios.

 

Estado fallido

 

La campaña de desinformación y mentiras descaradas sobre Venezuela fue iniciada en 2016 por el Financial Times. Irónicamente, eligió el 14º aniversario del fallido golpe de Estado de 2002 contra el presidente Hugo Chávez (el 11 de abril de 2016), para afirmar que Venezuela estaba en “caos” y “guerra civil”, y que era un “estado fallido”. Al igual que con los informes de Time y CNBC, el periodista del Financial Times no estuvo en Venezuela, y no había evidencia en el informe de haya estado allí alguna vez.

 

Pregunté a amigos de derecha en Venezuela si estaban de acuerdo con las afirmaciones del Financial Times. “Bueno, no, por supuesto que no”, dijo uno, afirmando lo obvio, “no hay caos ni guerra civil. Pero Venezuela es un estado fallido, ya que no ha podido satisfacer todas las necesidades médicas de la población”. Según ese criterio, todos los países de América Latina son un estado fallido, y obviamente los Estados Unidos también.

 

El New York Times ha publicado artículos (15/05/16, 10/1/16) que afirman que las condiciones en los hospitales venezolanos son terribles. Los informes enfurecieron a los colombianos en Nueva York, que han señalado que un paciente puede morir en la puerta de un hospital público colombiano si el paciente no tiene seguro. En Venezuela, por el contrario, los pacientes son tratados de forma gratuita.

 

Un residente colombiano en Nueva York dijo que su madre había regresado recientemente a Bogotá después de varios años en los Estados Unidos y que no había tenido tiempo de obtener un seguro médico. Se enfermó y fue a un hospital público. El hospital la dejó en la sala de espera durante cuatro horas y luego la envió a un segundo hospital. El segundo hospital hizo lo mismo, la dejó durante cuatro horas y luego la envió a un tercer hospital. El tercer hospital se estaba preparando para enviarla a un cuarto cuando ella protestó, estaba sangrando internamente y se sentía débil.

 

“Lo siento, señora, si no tiene seguro médico, ningún hospital público en este país lo atenderá”, dijo la mujer en el escritorio. “Tu única esperanza es ir a un hospital privado, pero prepárese para pagar una gran cantidad de dinero por adelantado”. Afortunadamente, un amigo rico la llevó a un hospital privado y dejó una fortuna en la entrada.

 

Tales condiciones en Colombia y otros estados neoliberales no se mencionan en los medios corporativos estadounidenses, que han tratado al gobierno colombiano –durante mucho tiempo un régimen de escuadrones asesinos de derecha– como un aliado de Estados Unidos (¡Extra!, 2/09).

 

Bueno, está bien, pero ¿los informes de las condiciones en hospitales venezolanos son verdaderos o groseramente exagerados? “Son mucho mejores que hace diez años”, dijo un amigo que trabaja en un hospital de Caracas. De hecho, dijo, diez años antes el hospital donde trabaja no existía y ahora se están abriendo nuevos hospitales. Uno fue abierto recientemente en la ciudad de El Furrial, y otro fue inaugurado en El Vigia, según informó el periódico centrista Últimas Noticias (3/3/17, 27/4/18). El gobierno también hizo grandes ampliaciones en otros, como un centro de quemados en Caracas y tres nuevos quirófanos en el hospital de Villa Cura.

 

Mientras tanto, el gobierno está inaugurando una nueva línea de tren de alta velocidad, El sueño de Hugo Chávez, en marzo (Correo del Orinoco, 6/6/19). Dado que los medios de comunicación de los EEUU nunca permitieron informar sobre ningún logro en los años transcurridos desde que Chávez asumió el cargo en 1999, los lectores deben consultar una prensa alternativa o quedarse sólo con los supuestos, exagerados o, como se señaló, defectos completamente inventados. Un venezolano ofrece en YouTube (31/03/11): “Por Culpa de Chávez”. Presentar nuevos hospitales, líneas de trenes, viviendas, fábricas, entre otros, construidos bajo el chavismo podría ayudar a muchos a comprender por qué el gobierno de Maduro sigue gozando de un respaldo tan fuerte por parte de tanta gente.

 

Guerra económica

 

Esto no significa minimizar los problemas de Venezuela. El país se vio afectado, al igual que otros países productores de petróleo –y como pasó en los años 80 y 90– por el colapso de los precios del petróleo. Eso no logró derribar al gobierno, por lo que ahora la administración de Trump ha creado una crisis artificial al utilizar la guerra económica extrema para privar al país de las divisas necesarias para importar las necesidades básicas. Las medidas de Trump parecen diseñadas para evitar cualquier recuperación económica.

 

Como cualquier país en guerra (y el gobierno de Trump colocó a Venezuela en condiciones de guerra y está amenazando con una invasión inmediata), ha habido escasez y productos que se pueden encontrar sólo en el mercado negro. Esto no debería sorprender a nadie: durante la Segunda Guerra Mundial en los Estados Unidos, el cuerno de la fortuna de los países que no estaban seriamente amenazados por una invasión, hubo un racionamiento estricto de productos como el azúcar, el café y el caucho.

 

El gobierno venezolano ha puesto a disposición alimentos, medicinas y productos farmacéuticos a precios extremadamente bajos, pero gran parte de la mercancía ha llegado al mercado negro o en la frontera con Colombia, privando a los venezolanos de suministros y arruinando a los productores colombianos. El gobierno recientemente abandonó algunos de los subsidios a los precios pesados, que resultaron inicialmente en precios más altos. En las últimas semanas, los precios han estado bajando a medida que los suministros permanecían en Venezuela, especialmente cuando el gobierno obtuvo un mayor control sobre la frontera colombiana para evitar el contrabando.

 

Nunca ha habido una discusión seria de nada de esto en los medios corporativos de los EEUU, y mucho menos cualquier discusión sobre la campaña de mentiras o la guerra de la administración Trump. No ha habido comparación con las condiciones en los años 80 y 90, cuando el gobierno neoliberal de Venezuela impuso recetas económicas del FMI, lo que resultó en una rebelión popular, el sangriento Caracazo de 1989, cuando la represión del gobierno al por mayor se cobró la vida de cientos de personas (según el mismo gobierno en ese tiempo) o miles (según los críticos del gobierno), y la ley marcial se cobró la vida de muchos más.

 

Los esfuerzos de la oposición de derecha para provocar un levantamiento similar, y otro Caracazo que podría justificar una “intervención humanitaria” extranjera, han fracasado repetidamente. Así que la administración de los Estados Unidos y los medios corporativos simplemente recurren a la mentira más extrema sobre América Latina como no se ha visto desde las guerras de la administración de Reagan en los años ochenta.

 

* El original en Bit.ly/2XllWZe. Traducción Pablo Makovsky, Cruz del Sur. Fair –el nombre del sitio donde se publicó este artículo que reproduce el prestigioso portal TruthDig.com– significa “justo”, pero es a la vez la sigla de “Fairness&Accuracy In Reporting”: Justicia y precisión en los informes. Tratándose de un texto publicado en internet, cada cita estuvo acompañada de un vínculo que dirige al lector hasta la publicación original.

Dejanos tu comentario...

Miércoles 22 de Mayo de 2019
Mujica
Libros en alpargatas
Charlie Egg
Sietecase
Erotismo del poder femenino
Hockey con futuro
Salud Pública
Todo caso policial
El año de la división
Bricco
Acquarone
Tessa
Citas
Scher
podo
Sasturain
ricciardino
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
Villanos y empresarios
foto