Sociedad
30-01-2019
Cae un funcionario con 19 kilos de cocaína

Es empleado aduanero del puerto de San Lorenzo en control de cargas en Afip-Aduana y fue apresado vistiendo un chaleco que daba cuenta de su puesto en Salta, cerca de la frontera con Bolivia, donde supo trabajar hasta que fue “desplazado” a territorio santafesino dos años atrás.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

Alberto Carpintero | Cruz del Sur

 

Un funcionario encargado del control de cargas está definido por su sola denominación: en Afip-Aduana, es el responsable de controlar toda la papelería de un buque, por ejemplo, que le presenta el agente marítimo, también llamado consignatario, o sea un intermediario independiente que toma la representación en tierra del propietario e incluso se encarga de la fase terrestre del transporte de la mercadería, de exportación o de importación, que está a bordo de un barco. También monitorea que esa documentación se corresponda con el cargamento.

 

Controlador de cargas es la función que cumple en Afip-Aduana Emiliano Matías Souza desde hace más de una década, los últimos dos años en la delegación San Lorenzo, Santa Fe. El domingo pasado Souza, de 34 años, cayó lejos del complejo oleaginoso del Gran Rosario: lo detuvieron en Salta con 19 kilos de cocaína de máxima pureza disimulados en el paragolpes de un auto, en un cruce de rutas, no muy lejos de la delegación de Pocitos, en la localidad fronteriza salteña de Salvador Mazza, donde trabajó diez años.

 

A diferencia de un primer trascendido, que hablaba de un hallazgo fortuito cuando los gendarmes apostados en el cruce de rutas 50 y 34 sospecharon del sonido del paragolpes al golpearlo, el Ministerio de Seguridad de la Nación informó que se trata de una investigación de Gendarmería a las órdenes del juez federal de Orán Jorge Montoya, con intervención del fiscal José Luis Bruno.

 

Según la versión oficial, la pesquisa pone la mira en una de las organizaciones narco que operan en la frontera con Bolivia, en este caso en las localidades de Aguaray, Salvador Mazza y Orán. En ese marco se detectó la operatoria de Souza, quien ocupa el clave rol de controlador de aduanas en el puerto de San Lorenzo.

 

No trascendió si el propio Souza había cruzado la frontera a bordo del Volkswagen Gol Trend cuya marcha detuvo el Escuadrón 20 de Gendarmería en el cruce de rutas mencionado, cercano a la localidad de Pichanal, o bien subió al vehículo ya en territorio argentino.

 

Lo cierto es que se desplazaba incluso vistiendo un chaleco de Afip-Aduana, además de una mochila con similar inscripción, y había sido monitoreada su presencia en un hotel de la ciudad de Orán, a la que había llegado días antes desde San Lorenzo.

 

Con el dato certero, los gendarmes revisaron el auto y al golpear el paralpes trasero el sonido fue de que era “macizo” y no hueco. La pieza estaba acondicionada con 18 ladrillos envueltos en papel gris cuyo contenido resultó cloridrato de cocaína de máxima pureza, que pesaron 19 kilos.

 

El comunicado del Ministerio de Seguridad de la Nación ratifica incluso una versión que circuló apenas trascendió la detención de Souza. “Antes de ser desplazado por la Aduana a la provincia de Santa Fe, había trabajado en la sede de Salvador Mazza”, informa, con lo cual da crédito a que fue mudado de apuro dos años atrás al trascender detectarse irregularidades en su desempeño en la localidad fronteriza.

 

El personal de la Unidad de Investigaciones y Procedimientos Judiciales Orán de la Gendarmería Nacional es la que desarrolla la inteligencia criminal de la pesquisa sobre esta banda, y ubica a Souza como un importante eslabón del entramado destinado a importar clorhidrato de cocaína a territorio nacional, sobre todo por su rol como funcionario, lo que lo habilitaría a franquear controles a la hora de la exportación de esta droga desde el puerto sanlorencino, ubicado sobre la estratégica Hidrovía.

 

Denunciante

 

A fines de octubre pasado la diputada nacional Elisa Carrió estuvo en Rosario. Ante el juez federal Carlos Vera Barros amplió su denuncia sobre presuntos ilícitos, en especial contrabando y narcotráfico, en la Hidrovía, con lo cual apuntó al grupo Emepa, que explota la concesión fluvial, y puntualizó en la Aduana de San Lorenzo.

Dejanos tu comentario...

Viernes 26 de Abril de 2019
Mujica
Libros en alpargatas
Charlie Egg
Sietecase
Erotismo del poder femenino
Hockey con futuro
Salud Pública
Todo caso policial
El año de la división
Bricco
Acquarone
Tessa
Citas
Scher
podo
Sasturain
ricciardino
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
Villanos y empresarios
foto