Política
23-01-2019
Problemático y febril

Llegar al cierre de listas tiene sus complejidades para Cambiemos y para el PJ. Las fuertes diferencias internas, el peso de las promesas incumplidas, los acuerdos a cualquier costo para evitar la diáspora y campañas que se centran en los aspectos negativos del gobierno provincial configuran un escenario centrado más en las debilidades del otro que en propuestas superadoras.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

Orlando Chircaz | Cruz del Sur


El tránsito que atraviesan los dos grandes sectores políticos de la oposición en la provincia, que tienen intenciones de llegar a la Casa Gris, no está exento de polémicas. Cambiemos atraviesa una interna feroz y la conducción del espacio está muy dividida, mientras que en el PJ hacen lo imposible para evitar hacer volar por los aires los acuerdos mínimos de no agredirse o romper la unidad.

 

Así las cosas, este proceso de negociaciones y acuerdos para llegar al cierre de listas el 22 de febrero está atado a todo tipo de nerviosismos y enojos. Candidatos que suben y bajan, mediciones que condicionan figuras, sumar o restar a eventuales aliados según necesidades específicas. El mercado político es muy amplio y el pragmatismo aparece en su máxima pureza.

 

Hoy por hoy, el mayor de los conflictos está dado en Cambiemos donde hay más candidatos que conocimiento de los mismos en la provincia. La apuesta de todos los anotados es que mejore la imagen del Gobierno Nacional, inmediatamente que mejore la marca y transitivamente que mejore en el elector la mirada sobre los candidatos del PRO santafesino y el radicalismo amarillo.

 

En este arranque la cosa es mucho más compleja. José Corral tenía un libreto pensado y ejecutado con precisión quirúrgica pero descuidó el frente interno y le salieron dos competidores: uno es el diputado provincial y presidente del PRO en Santa Fe, Federico Angelini, y el otro es una astilla de su mismo palo, el embajador en Uruguay y su antecesor en la intendencia, Mario Barletta.

 

A eso hay que sumar la muy comentada reunión que tuvo el jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, con la Elisa Carrió. Trascendió que la diputada chaqueña anunció que no acompañará a Corral por sus vínculos con el hermano de Agustín Rossi, Alejandro, que es uno de los operadores más importantes del sistema de colectivos en la ciudad capital.

 

De ese encuentro en la chacra de Carrió surgió el nombre de Barletta como el candidato a gobernador de la “unidad amarilla”. Ni lerdo ni perezoso, el exintendente se mostró honrado en representar a Cambiemos y dijo que solo será postulante si no debe competir en una interna. Corral y Angelini, por las dudas, reiteraron que no van a bajarse salvo aparezca un acuerdo.

 

Mientras tanto, los números de ninguno de los tres los ayuda a posicionarse en la consideración de la Casa Rosada. Barletta y Corral corren con un mayor nivel de conocimiento que Angelini, pero es significativamente bajo en relación a las otras fuerzas como el PJ y el Frente Progresista. Incluso medios nacionales hacen foco en que Cambiemos ni siquiera asustará en la elección provincial.

 

En ese escenario, Corral para posicionarse pega fuerte a la provincia en relación a la inseguridad y a la emergencia hídrica. Aduce que él sí tiene un plan específico para afrontar ambos temas y lo promete para quien quiera escucharlo. También se recuesta sobre Macri para felicitar la lucha contra el narcotráfico, la extinción de dominio y la corrupción.

 

En la ciudad capital le recuerdan el poco transparente uso de programas municipales para bancar a cooperativas exprés que se armaron con punteros políticos y barrabravas. No se puso colorado el intendente de Santa Fe y precandidato a gobernador, al que ni siquiera todo el radicalismo amarillo lo apoya, y que busca a Anita Martínez como compañera de fórmula.

 

La delgada línea interna

 

En el PJ hay un gran trabajo del presidente del partido, Ricardo Olivera, para que la suma de todas las partes no reviente antes de tiempo frente a las claras diferencias internas. Por el momento no hubo declaraciones cruzadas ni altisonantes, salvo algún mensaje elíptico de María Eugenia Bielsa contra Omar Perotti por haber sido el candidato que perdió las últimas dos elecciones a gobernador.

 

Bielsa salió fuerte con una movida de prensa y pidió a los dirigentes que la rodean que no se muestren para no espantar a nadie ni condicionar a que se sumen otros dirigentes. Pidió la unidad para enfrentar a Cambiemos y al Frente Progresista, siempre y cuando ella sea la candidata a gobernadora del justicialismo. Un sector del kirchnerismo la banca y otra (más ligada a Rossi) la detesta.

 

Dirigentes kirchneristas del departamento Castellanos, siempre distanciados de Perotti, dejaron entrever por dónde viene el armado de la exvicegobernadora. Por caso, mencionaron a Miguel Kilibarda (presidente del MID), a Nuevo Encuentro que lidera el ex diputado José María Tessa, al Frente Social y Popular, a Patria Grande (de Juan Grabois) y al Partido Comunista de Santa Fe.

 

También mencionaron a Confluencia Santafesina, al Movimiento de Articulación Popular, al Partido Autonomista, el Partido del Progreso Social (del Tigre Héctor Cavallero) y espacios de centro izquierda (como Ciudad Futura), entre otros. Rubén Giustiniani dijo que no acompañará ese armado porque no quiere ser parte de la interna del Partido Justicialista.

 

Por su parte, Omar Perotti empezó su campaña con recorridas por fiestas populares y la ayuda de trolls para tratar de hacer mella al gobierno provincial. Lo segundo no rindió del todo, pues quedó en evidencia porque las mismas cuentas repitieron el mismo texto en el mismo horario, hubo poca interacción y mucho menos retuiteos. La mayoría de esas cuentas ya no tienen movimiento.

 

En el plano político, fue duro el hecho de que se mencione a la diputada nacional Alejandra Rodenas como amiga de un abogado penalista que defiende a acusados de narcotráfico y de lavado de dinero. Fue muy comentado el allanamiento que hizo Prefectura en una isla de Victoria (frente a Rosario) para atrapar a un prófugo de asesinato y en el lugar se habría encontrado a la legisladora.

 

Rodenas nunca desmintió el altercado públicamente y evitó el contacto con la prensa desde que se dio a conocer la noticia, a mediados de diciembre. Sin embargo, los jefes políticos de la dirigente, que son los senadores peronistas provinciales, ya anunciaron que está acordada de palabra con Perotti para que sea su compañera de fórmula.

 

Es evidente el claro mensaje de los senadores al hacer notar el acuerdo, por si el rafaelino pensaba correr a Rodenas de la escena política para evitar que se lo vincule a un escándalo. Todo indica que la exjueza y actual diputada nacional será la candidata a vicegobernadora, así se contraprestará a los senadores peronistas que piden ese lugar para abrir sus territorios a Perotti.

 

En tanto, el actual senador quiso aprovecharse de la emergencia hídrica en el norte para hacer prensa. La jugada le salió mal: primero porque la Nación optó por comprometer su ayuda directamente en el territorio y con la articulación del gobierno provincial (sin pasar por el Congreso); y segundo, porque el archivo le trajo al presente varias de sus promesas incumplidas. Eso surgió porque Omar Perotti reclamó a la Nación que repare la muy deteriorada ruta Nº 11.

 

“Todas estas lluvias han puesto mucho más en evidencia el estado de la ruta 11 y la necesidad de avanzar en forma urgente con las obras que hace tiempo están postergadas”, dijo el senador. En sus campañas nacionales de 2011 y 2015 había prometido la autovía para la región.

 

En aquellos años, el rafaelino se pegó a las candidaturas de Cristina Fernández de Kirchner –primero– y de Daniel Scioli –después. Ayer, intendente, presidentes comunales y medios de comunicación del norte santafesino se encargaron de recordarle sus promesas de construcción de autopista, luego autovía, posteriormente ruta segura. Nada, la ruta nacional Nº 11 está igual.

 

Incluso en enero de 2018 reclamó algo similar, pero en Reconquista le recordaron que cuando levantó la mano a favor del presupuesto de ese año (junto al PRO y el radicalismo macrista) no pidió ampliar las partidas para construir la “ruta segura”. El Gobierno Nacional, dicho sea de paso, tampoco empezó la obra que también había prometido el diputado del PRO, Federico Angelini.

 

Mientras se configura la campaña, en enero y con emergencia hídrica, se multiplican las charlas para avanzar en el armado final de las listas a nivel provincial, municipal y comunal. Una constante de los frentes electorales es que hablan con todos los que pueden. Lo ideológico tiene menos peso específico que en otras épocas y lo importante para la oposición es ganar a como dé lugar.

Dejanos tu comentario...

Domingo 17 de Febrero de 2019
Erotismo del poder femenino
Hockey con futuro
Todo caso policial
Salud Pública
Charlie Egg
El año de la división
Bricco
Acquarone
Tessa
Libros en alpargatas
Citas
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
Villanos y empresarios
foto