Provincia
27-12-2018
Una operación con cuchillo
El famoso gradualismo de Cambiemos fracasó rotundamente, a tal punto que ese goteo se transformó en un shock de ajustes. Los sectores populares son los más perjudicados porque eliminaron subsidios o recortaron fondos a Santa Fe que antes sostenían políticas públicas de transporte y discapacidad. A todo eso, se suma la discriminación de obras públicas hacia los y las santafesinas.
Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal
Orlando Chircaz

El ajuste nacional tuvo un efecto demoledor para la provincia de Santa Fe, tanto por la situación macroeconómica como por las decisiones discrecionales de Cambiemos. A la inflación, el creciente desempleo y la caída de la actividad se sumaron recortes profundos que afectaron a los presupuestos públicos, en particular, y al conjunto de los y las santafesinas en general.

De las grandes promesas de campaña no hay un solo punto que hoy se pueda presentar como cumplido por parte de la Casa Rosada. Eso lo saben los operadores políticos de la alianza PRO-UCR y en la antesala del año electoral centraron su estrategia de campaña en criticar los flancos más débiles del gobierno santafesino: la inseguridad y los servicios públicos.

Esa constante será muy utilizada por el conjunto de la oposición, con la diferencia de que Cambiemos administra la Nación y muchas de sus políticas impactaron negativamente en Santa Fe. Ni José Corral, ni Federico Angelini, ni Niki Cantard, ni Roy López Molina se hacen cargo de la situación y, en el mejor de los casos, le echan la culpa de todo a Cristina Fernández de Kirchner o al socialismo.

En el caso de López Molina, ni siquiera lo dejan hablar; lo cuidan y lo preparan para la contienda electoral en una ciudad que tiene una sonora antipatía con Mauricio Macri. Cuanto más se separa la figura del presidente de la Nación del concejal amarillo, más tranquilos están en el PRO rosarino porque entienden que no hay manera de remontar el enojo y el malestar con la Casa Rosada.

Pero más allá de los diagnósticos políticos, hay elementos objetivos a través del cual mirar cómo se ha comportado Cambiemos con los santafesinos. En esa larga lista de detracciones económicas y recortes presupuestarios se pueden ver las quitas de subsidios al transporte, a la energía, los recortes en discapacidad y el uso discrecional de fondos públicos, entre muchos otros ítems

El escenario es aún peor al revisar todo el proceso devaluatorio y cómo golpea a los rubros dolarizados: insumos en salud. Además, si la gente deja de pagar impuestos también hay una merma en los recursos disponibles, pero lo que pocos entienden es el ajuste selectivo que hace Cambiemos con la provincia. Menos inversión en obras públicas y subejecución de trabajos presupuestados.

Ni para los globos

Fueron varios los casos, en los últimos años, donde la Nación optó por cerrar ayudas económicas a los distritos afines. Pasó con la distribución de los ATN, mayormente beneficiando a administraciones del PRO-UCR, y también a localidades vinculadas con Omar Perotti en 2016, pero luego se extendió a la distribución de recursos no automáticos y la obra pública.

Sobran situaciones para demostrar el manejo discrecional de los recursos por parte del gobierno de Cambiemos. Por ejemplo, la gobernadora de Buenos Aires María Eugenia Vidal recibirá una compensación de 19 mil millones de pesos en obras públicas porque el monto fijo previsto en el Fondo del Conurbano en 2018 se depreció por efecto de la inflación.

El ministro de Economía de Santa Fe, Gonzalo Saglione, cuestionó aquella decisión del Gobierno Nacional con una frase: “Parece que en Argentina, para Macri sólo hay inflación en Buenos Aires y en el resto del país no”. Como contrapartida, luego de analizar el gasto nacional en Santa Fe y la marcha del actual presupuesto, también se observan otros latigazos hacia la provincia.

Cambiemos subejecutó en un 47% el presupuesto destinado a infraestructura en la provincia. Es decir, de lo que Casa Rosada se comprometió a invertir en el territorio santafesino solo hicieron poquito más de la mitad. Esos dineros, queda claro, se utilizaron para otros menesteres por parte del Gobierno Nacional y ni siquiera encumbrados dirigentes amarillos salieron a bancar la parada
El dato lo aportó el Ministerio de Economía y luego fue el diputado del Frente Progresista, Joaquín Blanco, el que se encargó de hacer un análisis técnico y político sobre esa situación. “Nación envió a Santa Fe apenas 304 pesos per cápita, mientras que a Córdoba les envió 600 pesos por habitante y a ciudad de Buenos Aires 1.000 pesos por residente”, explicó el legislador.

En números concretos, hasta noviembre de 2018 la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (gobernada por el PRO) recibió más de 3.000 millones de pesos para invertir en obras públicas o en bienes activos como ambulancias o patrulleros. A Santa Fe le giraron 1.060 millones de pesos, a Córdoba 2.321 millones, a Misiones 1.861 millones, a Mendoza 1.556 millones y a Formosa 1.390 millones.

En el ranking distributivo la provincia de Santa Fe quedó en el lugar 17 sobre 23 distritos, aunque su economía aporte casi el 10 por ciento del PBI nacional. Pero allí tampoco terminan el ajuste que Nación formateó a costa del conjunto de ciudadanos, porque con la quita de subsidios al transporte y a la electricidad se cargó a las provincias con esos aportes millonarios.

A partir del 1 de enero no habrá más subsidios nacionales a los colectivos urbanos y suburbanos. El Estado nacional publicitó la creación de un fondo de 6.500 millones de pesos para continuar con los aportes a las empresas de ómnibus, pero el total de los subsidios que entregaba rondaba los 53.000 millones. Así las cosas, el boleto podría escalar en 2019 al doble del precio actual.

En función de esa realidad, con un costo en el humor social que podría tener consecuencias en las urnas, el gobierno provincial se dispuso a acompañar con 1.500 millones de pesos en subsidios a las empresas de colectivos urbanos e interurbanos. Es la mitad de lo que Nación envió durante 2018 y el resto o lo absorben los municipios o va al precio del boleto.
No menos importante, el Gobierno Nacional decidió que también a partir del 1 de enero las provincias tengan que hacerse cargo del pago de las prestaciones de transporte del Programa Federal Incluir Salud, que garantiza el traslado de personas con discapacidad. El traslado de una persona con discapacidad se paga por kilómetro, tiene un costo de hasta 12 mil pesos por mes.

Jubilados y asalariados


En tanto, cuando se analiza el impacto del cambio del cálculo jubilatorio que aprobaron todos los legisladores de Cambiemos a fin de año pasado también se observa que los jubilados nacionales perdieron un 16 por ciento de su salario durante todo 2018. O sea, con el sistema anterior los pasivos federales hoy estarían cobrando casi 10.000 pesos.

Menos plata al bolsillo de los jubilados pero también menos plata al bolsillo de los trabajadores, porque a pesar de su promesa de que menos argentinos iban a pagar Impuesto a las Ganancias hoy son más lo que están comprendidos dentro de ese tributo. En Santa Fe, por ejemplo, de unos 120.000 trabajadores que pagaban Impuesto a las Ganancias en 2015 se pasó a alrededor de 190.000.

En cada uno de los rubros se experimentaron recortes por parte de Cambiemos: menos presupuesto para políticas de género y en salud, menos presupuesto para cultura, falta de incentivos para ciencia y tecnología, falta de respuestas al sector lácteo pyme y un enorme endeudamiento público en dólares, que además tuvo una devaluación del 92 por ciento.En pesos debemos muchísimo más.

Santa Fe, por su lado, incrementó todos los fondos en partidas sociales, acompañará con un importante porcentaje la quita de subsidios y pagó a sus empleados públicos salarios que superarán el 45% por efecto de la cláusula gatillo. En obras públicas hay una inversión inédita en toda la historia de Santa Fe, que en 2019 ascenderá a los 42.000 millones de pesos.

El año electoral está pronto a comenzar. Los datos duros son públicos –incluso de instituciones del Gobierno Nacional– y están a la vista de todos. Solo resta saber hasta qué punto actuará e incidirá el marketing político y la comunicación de Durán Barba sobre los santafesinos. Ese capítulo se escribirá en los próximos días, cuando desembarque 2019 en Santa Fe.


Dejanos tu comentario...

Jueves 17 de Enero de 2019
Erotismo del poder femenino
Hockey con futuro
Todo caso policial
Salud Pública
Charlie Egg
El año de la división
Bricco
Acquarone
Tessa
Libros en alpargatas
Citas
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
Villanos y empresarios
foto