Economía
06-12-2018
La memoria industrial
Las cifras que maneja el vicepresidente de la UIA y titular de Fisfe son fatales: se perdieron 107 mil puestos de trabajo industriales y la caída en la actividad, sólo en septiembre, rozó el 8 por ciento. Para Guillermo Moretti este modelo es suicida, es el mismo que vio con Martínez de Hoz, Menem o la Alianza. La única forma de que el país sobreviva sin excluir a los argentinos es mediante la industrialización.
Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

Pablo Makovsky | Cruz del Sur

Hace poco más de una semana el empresario del plástico Guillermo Moretti, vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA) y titular de Fisfe (Federación Industrial de Santa Fe), dio un título que levantó polvareda: “Si la sociedad argentina quiere suicidarse seguirá con este gobierno”, le dijo a un periodista de una radio porteña. Aludía a la frase del economista austríaco Karl Polanyi (“Las sociedades no se suicidan”), quien analizó en “La gran transformación” (1944) las bases del liberalismo económico que condujo a las guerras de occidente en la primera mitad del siglo XX.

Según Moretti, está en riesgo la memoria industrial de Argentina, que logró recuperarse tras la embestida de la patria financiera que desembarcó con Alfredo Martínez de Hoz en 1976, volvió a imponerse sobre el final del gobierno de Raúl Alfonsín, durante el menemismo con Domingo Cavallo y en el breve lapso de la Alianza de la mano del FMI.

De acuerdo a los datos surgidos de los analistas de la UIA, la crisis en el sector industrial abarca a todo el país. “Sólo en septiembre se registraron en Santa Fe caídas por un 7,8 por ciento, que empeora con los datos de octubre, que para la Fisfe arroja un 3,9 por ciento de caída”, dijo y agregó:“En la provincia tenemos más de 300 empresas con proceso preventivo de crisis y la mayoría de las empresas industriales, con caídas entre el 40 y el 50 por ciento de las ventas. Todos (los empresarios) están dando vacaciones anticipadas. Si en diciembre sigue siendo así va a ser una situación muy complicada”. Diciembre ya llegó.

—¿Cuál es hoy la situación del empleo en la industria?

—Ciento siete mil puestos de trabajos perdimos en el sector industrial. Por cada puesto de trabajo industrial dentro de una fábrica, hacia afuera –depende del sector–, hay entre dos y tres puestos de trabajo. En el comercio se considera que por cada empleado detrás del mostrador, hay uno afuera. En el campo, por cada empleado hay 0,3-0,5 afuera. El sector industrial es muy dinamizador.

—Sabemos que el nivel de inflación y caída de las ventas roza niveles históricos, ¿esta crisis es también histórica?

—Tengo 64 años, este modelo no es patrimonio de este gobierno. A este modelo ya lo vi con Martínez de Hoz, lo vi al final de Alfonsín, cuando le dan el golpe de mercado, lo vi durante todo el proceso de Menem con la Convertibilidad, lo vi en el gobierno de De la Rúa, cuando el FMI venía con el plan de déficit cero. Y sí, hay parte del sector empresario al que le va muy bien, ni hablemos del sistema financiero. A agosto de 2017 el balance del Banco Central era 7 mil millones de pesos de ganancia y en agosto de 2018 le da 26 mil millones de ganancia. Pero a la mayoría de la sociedad argentina no le va bien. Este modelo no puede continuar. Argentina tiene más de 40 millones de habitantes, que sólo se pueden mantener con un proceso de industrialización. No hay país en el mundo que tenga una relativa y equilibrada redistribución de la riqueza que no sea industrial.

—¿A qué atribuye el permanente traslado a dólares de los precios en Argentina?

—A ver, ¿qué es lo que discuto con mis amigos cuando dicen que en Brasil se produce una devaluación y no se traslada a los precios? Cuando vos analizás el producto bruto de Brasil, el 78 por ciento está compuesto por empresas brasileñas, que hacen todos sus balances en reales. Las pocas multinacionales que aportan al producto bruto, es decir el 22 por ciento, tenían que hacer sus balances en reales. En Argentina –y acá por qué lo dolarizan–, cuando le llega al Producto Bruto, el 60 y pico por ciento de las empresas son multinacionales y hacen un balance en dólares, entonces tenemos que volcarnos a los balances en dólares.

—Usted de algún modo defiende a empresarios como Paolo Rocca, dueño de Techint.

—Ayer hice un planteo dentro de la Unión Industrial. Y aclaro, mis insumos son derivados de la petroquímica, nada que ver con la chapa. Siempre he peleado con Techint por el precio de la chapa dentro del país, pero Adimra (Asociación de Industriales Metalúrgicoas), los metalúrgicos, fueron los que me enseñaron que lo ideal sería que siga existiendo Somisa. Hoy Somisa no está, pero si también extranjerizamos Techint no vamos a tener más chapa y lo que van a venir son los productos terminados.

—¿Pero hasta qué punto Techintes una empresa nacional?

—Acá hay algo que uno tiene que analizar, todos los directores de Techint, los principales viven acá. Arcor es una multinacional, exporta a muchos países en el mundo pero el dueño vive acá, paga acá, sigue viviendo en Córdoba. Aunque la sede de Techint está en Luxemburgo, un paraíso fiscal, sí, sí, pero el análisis que tengo que hacer es si tengo la chapa acá o no. Veamos el caso Sipar Gerdau, era una de las principales buloneras que tenía el país. Cuando llegaron los brasileños cerraron y ahora traen los bulones de Brasil. Entonces tenemos que hacer esas distinciones. Paolo Rocca vive acá, yo lo traje a Rosario, podemos hablar, discutir, aunque tenemos una pequeña diferencia: factura 40 mil millones de dólares al año, este país se arrofilló ante el FMI por 50 mil millones. Lo que tengo claro es esto: en Latinoamérica quedan dos países industriales, Brasil y Argentina. Y los demás países, como Chile, Colombia y lo último, Venezuela, le han borrado la memoria industrial. A Argentina cada vez que le pegan, como le están pegando ahora, termina recuperándose, termina teniendo memoria. Te puedo decir lo que ha quedado: Comisión Nacional de Energía Atómica, enriquecimiento de uranio.

—Usted hace un análisis geopolítico de eso.

—¿Cuál es mi análisis? Cuando Italia en la Comunidad Económica Europea desplaza a Inglaterra y pasa a ser el segundo país en la CEE y se empieza a acercar a Alemania, descubren que los italianos son corruptos, viene el ManiPulite, el manos limpias, y se produce una caída del proceso de industrialización italiano y termina con una salida espectacular que es Berlusconi. Cuando Brasil pasa a ser la octava economía del mundo con un producto bruto industrial muy alto, crean una empresa que es Odebrecht, que pasa a ser una de las compañías constructoras más grandes del mundo con su alianza con los chinos, que le permite el financiamiento para hacer todas las obras que gana en la Comunidad Económica Europea, o las obras que gana en Estados Unidos, descubren que Brasil es corrupto, viene el Lava Jato y terminamos en Bolsonaro. Mi pánico es que quieran borrar la memoria industrial de Argentina, porque te puedo asegurar que si nos tumban la siderurgia y la petroquímica Argentina no es más un país industrial.

—Y Techint es el principal operador de Vaca Muerta.

—Cuando analizamos Vaca Muerta, tenemos que reconocer que Tecpetrol (del grupo Techint) es una de las empresas que está tratando de incorporar empresas pymes, te puedo hablar de acerías de Las Parejas y distintos lugares donde están pasando momentos muy difíciles los fundidores por el costo energético, que se fue por las nubes. Y mirá que diferencia: YPF, por ser en parte privada no tiene obligación de aplicar la ley pyme del compre nacional. La tenía y no la tiene más. Olvidémonos de Shell. Entonces sería terrible que se extranjerice Vaca Muerta, cuya potencialidad desconocemos.

Dejanos tu comentario...

Viernes 14 de Diciembre de 2018
Erotismo del poder femenino
Hockey con futuro
Todo caso policial
Salud Pública
Charlie Egg
El año de la división
Bricco
Acquarone
Tessa
Libros en alpargatas
Citas
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
Villanos y empresarios
foto