Política
05-12-2018
Las cartas sobre la mesa

Antonio Bonfatti será candidato a gobernador del Frente Progresista y ya cuenta con el respaldo de varios sectores que hoy integran el oficialismo y otros que provienen de la militancia social. Mientras tanto, el gobernador Lifschitz intenta cobrar la millonaria deuda que debe Cambiemos a Santa Fe, a la vez que Omar Perotti trata de capitalizar una lucha que antes mandó a dormir.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

 Orlando Chircaz | Cruz del Sur


Antonio Bonfatti confirmó a través de sus redes sociales que será el candidato a gobernador del Frente Progresista en los comicios del próximo año. Su postulación cuenta con el respaldo de los diversos partidos que integran la coalición y también de sectores sociales y gremiales. Verónica Irízar hará lo propio en Rosario, como candidata a intendenta, y Emilio Jatón casi seguro en Santa Fe.

 

Queda por delante la definición de la estrategia provincial y su articulación a nivel local en cada pueblo y ciudad, el marco de acuerdos hasta dónde se puede estirar con otras fuerzas políticas, cómo se arman las listas legislativas y el rol que tendrá Miguel Lifschitz. Pero la decisión de tener candidato a gobernador estructura más rápidamente las conversaciones.

 

Ahora quedan dos meses para cerrar listas (aunque reste conocer mejor las fechas cuando se decrete el cronograma electoral) y resolver el plan de campaña para las primarias. La decisión de Bonfatti no estuvo exenta de discusiones y mucho diálogo pero los diversos sectores internos del socialismo, principalmente, se mostraron muy conformes con el paso que se dio.

 

“Porque valoro lo que hicimos, sé lo que falta y es el momento de mirar hacia adelante y asumir nuevos desafíos. Porque somos la provincia donde los derechos a la salud, a la vivienda, a la cultura, a la educación de calidad, se defienden desde el Estado provincial con acciones concretas y sin condiciones”, indicó Bonfatti cuando se mostró agradecido por asumir el compromiso de la candidatura.

 

“Todo esto lo hacemos porque un día decidimos trabajar para que la vida de la gente cambie y podamos estar mejor, con Hermes Binner y Griselda Tessio, que iniciaron una transformación que hoy avanza a paso firme con Miguel Lifschitz y Carlos Fascendini al frente”, reconoció el actual presidente de la Cámara de Diputados de la provincia de Santa Fe.

 

Luego señaló que hoy se vive “un momento bisagra en Santa Fe” y por eso es necesario cuidar los derechos conquistados. “Está claro que en nuestra provincia y en nuestro país, no todos hacemos y defendemos lo mismo cada vez que nos toca asumir responsabilidades”, recalcó el dirigente socialista y prometió defender la salud, la educación, la cultura y a los niños.

 

A su vez, dijo que se debe profundizar la reforma del Estado y la Justicia y avanzar con firmeza en seguridad. No menos importante, dijo que va a “fortalecer y ampliar mucho más el Frente, incorporando nuevas miradas y las voces de todos aquellos que quieren ser parte de la Santa Fe del futuro”. Es un hecho, aunque no se filtró el nombre, que la compañera de fórmula será mujer.

 

Otra pretensión inicial es que todas las listas legislativas guarden proporcionalidad entre hombres y mujeres. Esa discusión es más compleja porque no solo obedece a una definición del Partido Socialista, sino que se mete de lleno en el conjunto de las fuerzas que van a integrar dicha coalición. “Los invito a caminar juntos una Santa Fe que sigue cambiando”, concluyó Bonfatti.

 

Gestión y gestor

 

Muy a pesar de buena parte del kirchnerismo, el Frente Progresista concurrió a la Corte Suprema en 2010 para reclamar a la Nación la devolución del 15% de coparticipación. Las dilaciones procesales y la falta de definición del tribunal no hicieron mella en las decisiones de reclamar de Hermes Binner –primero– ni de Antonio Bonfatti –después–, y en noviembre de 2015 se le dio la razón a Santa Fe.

 

Desde diciembre de ese año, la provincia empezó a recibir el total de recursos que le corresponden y quedó a negociación entre las partes cómo cancelar la deuda por los descuentos indebidos entre 2009 y 2015. Allí aparecieron otras dilaciones, las políticas, las del Gobierno Nacional de Mauricio Macri, que se queja porque no generó esa deuda pero tiene que cancelarla.

 

La excusa de no tener fondos no convence a nadie. En casi tres años de gestión, Cambiemos cumplió con todos y cada uno de los acreedores externos, incluso pagando cifras exorbitantes. Por lo menos para el Presidente, es mucho mejor pagar a los Fondos Buitre y tenedores de deuda con fines especulativos, que a los santafesinos y santafesinas. Decisión clara y contundente.

 

En ese marco, la fortaleza del Frente Progresista en general y del gobernador Miguel Lifschitz en particular fue utilizar ese 15% de coparticipación federal que se recuperó en inversión real. El gasto de capital creció notablemente y se sostuvo un nivel de obra pública que ninguna otra provincia argentina pudo concretar en esta etapa de retracción económica y, ahora, recesión.

 

Antes, con el afán de controlar al gobierno provincial y que esos recursos que antes no estaban no vayan a gastos corrientes, la oposición reclamó que todo termine en la obra pública. Un ingeniero civil como Lifschitz se frotó las manos y hoy puede mostrar trabajos con fondos provinciales en las 363 localidades santafesinos. Un verdadero hito en la historia democrática provincial.

 

No siempre fue igual esa comunión de voluntades. Muchos kirchneristas que antes apuntaron con furia su enojo hacia Binner y Bonfatti hoy piden a Macri que pague ya la deuda que generó Cristina Fernández. Y muchos radicales (José Corral) que antes acompañaron el reclamo hoy están en Cambiemos y piden paciencia para que la Nación cancele una deuda de unos 100 mil millones de pesos con Santa Fe.

 

Papeles al viento

 

En 2009 el intendente de Rafaela era Omar Perotti. Estaba enfrentado al Frente para la Victoria y se recostó sobre Carlos Reutemann, del partido Santa Fe Federal. El rafaelino sonó como candidato a diputado nacional de ese sector que ya estaba ligado a Macri, pero prefirió seguir como alcalde. En 2010, en el reclamo de Santa Fe a la Nación, Perotti acompañó el reclamo ante la Corte.

 

Dos años después, en 2011, el dirigente del PJ y actual candidato a gobernador olvidó sus enojos y sus planteos para acompañar a Cristina Fernández de Kirchner en la lista de diputados. Para ese entonces, la deuda que una vez reclamó había dejado de ser una prioridad y justificaba que no se podía desfinanciar a la Nación (sin importar que exista un fallo de la Corte Suprema).

 

Cuatro años después, en 2015, otra vez candidato pero ahora a senador nacional por Santa Fe en la lista de Daniel Scioli, Omar Perotti dijo sobre la deuda por coparticipación: “Yo no puedo decir que nos deben (desde Casa Rosada), solo la provincia comenzó un litigio por una suma de dinero y recurrió a la Corte Suprema. Creo que es necesario restablecer el diálogo con la Nación”.

 

Perotti suscribió esos dichos en agosto de hace tres años al diario web venado24.com.ar (ver Goo.gl/aiDD7d). Sin medias tintas, agregó: “Yo no daría como cierta esa deuda, solo puedo decir que la provincia judicializó un reclamo. Ahora la Corte tiene que definir y puede fallarnos a favor o en contra”. En ese momento el reclamo de Santa Fe era por 30 mil millones de pesos, hoy ya es de unos 100 mil millones.

 

“Yo como santafesino quiero que ojala nos falle a favor”, también dijo, pero como diputado nacional y –en 2015– candidato a diputado nacional no hizo nada. Esta semana, otra vez candidato a gobernador (como en 2011 y 2015, aunque luego en esos mismos años fue postulante a diputado y senador) propuso una cruzada ante la Corte Suprema para pedir la cancelación de la deuda.

 

Hasta la semana pasada, en términos legislativos, Omar Perotti nunca se puso al frente de ningún reclamo o movió a la política en el Congreso de la Nación para intentar cobrar lo que Nación adeuda. Hace 48 horas, cuando Lifschitz convocó para hablar del tema a legisladores nacionales, el rafaelino dijo: “Esa sentencia ya tiene que estar en instancia de ejecución”.

 

Además, Perotti valoró la importancia de hacer una presentación firmada por legisladores nacionales “como una forma real, concreta y efectiva, independientemente de su signo político, de estar respaldando este reclamo de todos los santafesinos”. Y en cuanto a la convocatoria del gobernador dijo: “En lo personal creo que esto se debió haber hecho antes”.

 

En agosto de 2015, el senador nacional tenía una mirada totalmente distinta sobre el mismo tema. “El argumento de la deuda el socialismo lo utiliza para justificar y tiene una gimnasia en eso. Entonces nos quieren hacer creer que los problemas de la provincia son por lo que nos deben”, dijo el dirigente que cerró un acuerdo con la diputada Alejandra Rodenas.

Dejanos tu comentario...

Viernes 14 de Diciembre de 2018
Erotismo del poder femenino
Hockey con futuro
Todo caso policial
Salud Pública
Charlie Egg
El año de la división
Bricco
Acquarone
Tessa
Libros en alpargatas
Citas
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
Villanos y empresarios
foto