Cultura
28-11-2018
Capitaneando la guerrilla cultural

El sábado que viene Leonel Capitano se presenta en Plataforma Lavardén. En esta charla con Cruz del Sur, el cantautor rosarino anticipa que además de interpretar sus tangos junto a músicos invitados, dará a conocer el video Opus Cantropus, el primero de una trilogía con la participación de un colectivo de artistas que lo acompañan en su batalla contra la censura y la prepotencia del mercado en la escena cultural. "Hoy el tango es la expresión cultural por donde más se filtran los cambios y movimientos sociales como el feminismo o la lucha de clases", asegura.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

Sebastián Stampella | Cruz del Sur

 

Un año atrás, en este mismo espacio el cantautor rosarino Leonel Capitano nos contaba los pormenores de su ya mítica intervención en Canal 3, donde filtró en un programa matutino una contundente crítica a la familia presidencial y al modus operandi de algunos referentes de medios locales en una adaptación a la letra del tango que cantó en vivo con el Escolaso Trío. Así, el Qué me van a hablar de amor se convirtió en Qué me van a hablar de off shore. A partir de la viralización en redes sociales que generó esa intervención y las puertas que –asegura– le generó en ese y otros circuitos de difusión, Capitano decidió tomar como “fundacional” ese episodio y utilizarlo como modelo de una forma de resistencia al que denomina guerrilla cultural. 

 

“La premisa es aprovechar con la mayor originalidad posible los recursos que se tengan por pocos que sean, reconocer al enemigo cercano, golpear y huir y, fundamentalmente, no caer en cuestiones abstractas de críticas al sistema sino reconocerlo cercano, en Rosario, para mostrarlo y desnudarlo”, explica en esta charla previa al concierto que dará el próximo sábado 1º de diciembre en Plataforma Lavardén junto a un colectivo de artistas que comparten la causa, como el actor Miguel Franchi recreando al genial Germinal Terrakius. Este show que además servirá para presentar el video Opus Cantropus, sumó en los últimos días la convocatoria del ex presidente de Ecuador Rafael Correa, quien grabó un video de whatsapp en el que invita a los rosarinos a asistir al espectáculo y apoyar la guerrilla cultural que propone Capitano.

 

—¿Cómo surge el concepto de guerrilla cultural? ¿En qué consiste?

 

—Lo concibo como un ejercicio del arte en los tiempos que corren. Me surgió esta figura que tiene que ver con la lucha armada del siglo XX a partir de las distintas revoluciones, y lo que planteo en este caso es la mirada como un arma. Es decir; en tiempos de exceso de información y donde se manipula nuestros gustos y nuestras vidas en general, utilizar el arte para ofrecer una mirada distinta sobre los procesos sociales. Siempre abordé la canción  de autor dentro del tango con una fuerte mirada social. Y este concepto de guerrilla surge con mi intervención en el programa de canal 3 denunciando el fraude y la corrupción de los Panamá Papers. La idea entonces es apelar a la originalidad para filtrar un mensaje en medios hegemónicos que dan un blindaje al Gobierno y que les permiten hacer la política de devastación que vienen haciendo en estos años. En base a esa intervención fundacional decidimos redoblar la apuesta con un producto audiovisual que es más que un videoclip y del que participan actores locales y que cuenta con un prólogo y un epilogo y está concebido como una trilogía. El primero es Opus Cantropus –que vamos a presentar en la Plataforma Lavardén– y el segundo es La Fundición Libertad. Y estoy componiendo Mano Invisible, que es el que va a completar esa trilogía. Todo esto está hecho desde un espacio colectivo de artistas donde yo lanzo la primera piedra pero que tiene a mucha gente militando por ofrecer, desde el arte, una mirada diferente en estos tiempos tan aciagos para nuestro país.

 

—¿Y quiénes forman parte de ese colectivo de artistas?


—Además de los músicos con los que suelo trabajar y compartir distintos proyectos, como son Joel Tortul, Agustín Guerrero, Simón Lagier, Cecilia Zabala, Raúl Yuale, o El Escolaso Trío, también tenemos la presencia de músicos invitados. En el recital del 1º de diciembre tendremos una orquesta de 15 instrumentistas de cuerdas. En el videoclip que presentamos y que está realizado por Juan Pablo Tabbita y Maru Solanas, y se sumaron muchos amigos actores. Entre otros están, Miguel Franchi, Juan Nemirovsky, Miguel Bosco, Nelson Cabrera, y Santiago Achilli que es bailarín de tango y actor y quien hace el papel del Opus Cantropus. Somos un gran plantel que se complementa con proyectos donde los artistas nos juntamos para dar nuestra mirada acerca de los tiempos que corren. Uno de esos proyectos es Cultura en Movimiento Rosario, con el que estamos produciendo un sacudón en los espacios cómodos donde a veces se suelen alojar los artistas.



 


—¿Cómo ves que impacta en la gestión cultural la actual crisis económica?

 

—Son muchos los problemas que surgen desde la gestión del arte por las dificultades económicas, porque la mayoría de la gente no tiene plata para pagar entradas. En ese contexto los artistas sostienen sus propuestas haciendo cosas que exceden lo artístico. A su vez, seguimos luchamos por la ordenanza que determine la figura legal para los espacios independientes de la ciudad. Cuesta demasiado sostener espacios y venimos perdiendo muchos, como El Olimpo, la Chamuyera o  El espiral. Estamos proyectando cultura desde los barrios hacia el centro, buscando la identidad de los territorios. En ese marco, el Galpón Tablada o El Cóndor son espacios de resistencia. El mayor miedo que tenemos es que proyectos políticos como el que hoy gobierna al país se extiendan en Rosario. Eso propiciaría una sangría tremenda porque está claro que no les interesa la cultura como forma de construcción. Eso sería un retroceso. Los artistas decidimos dar la batalla desde el arte, convencer, sensibilizar a la población desde nuestro lugar, que es el arte.

 

—¿Y qué tan difícil es llegar a esa gran parte de la sociedad que rechaza las “bajadas de línea” en las propuestas artísticas o que no se aventura más allá de formatos establecidos?

 

—Esta es una problemática que nos atraviesa desde hace muchos años nos atraviesa. El arte es una intención, es otro flanco desde el cual poder generar nuevas cosas, nuevos pensamientos y sentimientos. Hay una trama complejísima que tiene que ver con los medios de comunicación, de una política sistemática de estandarizar al arte, y convertirlo en industria del entretenimiento. El imperialismo cultural y los monopolios de comunicación estandarizan y convierten en mercancía todo aquello que tiene un perfil artístico. Entre las cosas que hace esta tendencia es demonizar lo político y lo social que tiene una manifestación artística. Se me han ido gente de mis conciertos por este fenómeno: algunos ven que es un show de tango y por eso creen que mis temas serán sobre cuestiones existenciales poco comprometidas. Y el tango ha tenido siempre un carácter social, plebeyo. Hoy el tango es la expresión cultural por donde más se filtran los cambios y movimientos sociales como el feminismo o la lucha de clases.

 

—El año que viene serán las elecciones y Cambiemos tendrá a un candidato disputando la intendencia de Rosario. ¿Cómo ves, desde lo cultural, el riesgo que corre la ciudad de caer en manos de una gestión neoliberal?

 

—En Rosario el arte es una pieza importante en su construcción social. Hay que reconocer que por más que uno haga una crítica constructiva, la Municipalidad  ha invertido mucho en Cultura y el arte aquí tiene una presencia importante. La organización de los artistas es un hecho político y cada uno, desde el espacio político que participe, oficiará de la mejor manera para construir. Sin participar en ningún espacio político en particular, yo brego por una construcción amplia que pueda vencer a Cambiemos. Estoy vinculando a distintos espacios que están tratando de generar diálogos abiertos, esa construcción que creo que es importante pero no solo como frente electoral sino en las premisas, las posturas. Hay que definir objetivos, porque si no somos más pragmáticos todo será un tremendo negocio para la derecha, que solamente está gobernada por el mercado con su simpleza y crueldad.



Dejanos tu comentario...

Viernes 14 de Diciembre de 2018
Erotismo del poder femenino
Hockey con futuro
Todo caso policial
Salud Pública
Charlie Egg
El año de la división
Bricco
Acquarone
Tessa
Libros en alpargatas
Citas
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
Villanos y empresarios
foto