Economía
18-10-2018
El costo de vida ya roza niveles de la peor crisis argentina

Con la suba del 6,5 por ciento en la inflación del mes pasado que ayer informó el Indec, el acumulado en lo que va del año es del 32,5 y 40,5 para los últimos 12 meses, apenas debajo de la de 2002 (post estallido), que fue del 41 por ciento.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal
El Indec difundió ayer el índice nacional de inflación, que fue el más alto desde abril de 2016. Esto en comparación con el IPC Congreso, ya que en aquel mes todavía regía el apagón estadístico dispuesto a fines de 2015. Los precios minoristas subieron 6,5 por ciento en septiembre y acumulan 32,5 por ciento en 2018 y 40,5 por ciento en doce meses. Del informe oficial se desprende que el costo de vida de los últimos doce meses se ubica apenas por debajo de la inflación de 1992 (40,9 por ciento) y 2002 (41 por ciento).

 

El rubro alimentos y bebidas experimentó en septiembre una suba del 7 por ciento, acumulando en el año un incremento del 35,8 por ciento.

 

Pero la suba más fuerte fue en el rubro transporte, con 10,4 por ciento; seguido de prendas de vestir y calzado, 9,8 por ciento, y equipamiento y mantenimiento del hogar, 9,7 por ciento.

 

Le siguieron el rubro "Otros bienes y servicios", con un aumento mensual del 7,9 por ciento, y los precios de recreación y cultura, con un aumento del 6,8 por ciento.

 

Los otros rubros que registraron incrementos se ubicaron por debajo del nivel general del 6,5 por ciento, como los de restaurantes y hoteles (5,7 por ciento), el de salud (4,5 por ciento), bebidas alcohólicas y tabaco (4,4 por ciento), vivienda, agua, electricidad y otros combustibles (2,3 por ciento), comunicación (2,1 por ciento) y educación (1,6 por ciento).

  

Para encontrar un indicador oficial medido por el Indec superior al de septiembre último hay que remontarse a abril del 2002, cuando el país estaba en el peor momento de la crisis económica que estalló en 2001. En ese mes el alza de precios llegó al 10,4 por ciento. Es más, poco después tuvo que dejar su cargo el ministro de Economía.

 

La denominada "inflación núcleo", que mide la variación de precios sin impactos estacionales, se ubicó en septiembre en 7,6 por ciento, por encima del nivel general.

 

Este registro siempre impacta en la definición de los índices de los próximos meses, que para los consultoras privadas se ubicaría entre un 3 por ciento y un 4 por ciento, por el aumento en las tarifas de gas, la medicina prepaga y el transporte, más la devaluación, que todavía no concluyó su pase a precios y es siempre más gradual.

 

Entre los alimentos, en varios artículos se superaron los dos dígitos de suba, y entre los incrementos más altos figuraron el kilo de batata (31,6 por ciento), de bananas (24,9 por ciento), las hamburguesas congeladas (20,4 por ciento), fideos para guiso (20,1 por ciento), aceite de girasol (17,0 por ciento), arroz blanco (16,3 por ciento) y pan francés 16,7 por ciento).

 

Compensaron las subas las únicas dos bajas en alimentos, que fueron la del tomate redondo (23,5 por ciento) y lechuga (20 por ciento).

 

Los precios minoristas de la región Noreste, con una suba del 7,3 por ciento, fueron los que registraron mayor incremento, mientras que los del Noroeste tuvieron la menor variación, con una suba del 6 por ciento, según datos oficiales.

 

En el área metropolitana, que incluye la ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense, los precios sufrieron un aumento del 6,6 por ciento, mientras que en Cuyo se verificó el segundo incremento más alto, con un 6,8 por ciento. En la región patagónica la variación de precios minoristas fue en septiembre del 6,6 por ciento, mientras que en la pampeana el alza llegó al 6,3 por ciento.

 

En los primeros nueve meses, la mayor alza de precios se registró en la región Noreste, con un 33,6 por ciento; seguida por la Patagonia, con un 33,1 por ciento; el Noreste, con un 32,9 por ciento, y la región de Cuyo, con 32,8 por ciento. Posteriormente se ubicaron la el Gran Buenos Aires, con un aumento en el costo de vida acumulado del 32,4 por ciento, y la región pampeana, que cerró con un 32,1 por ciento.

 

Los precios regulados por el Estado son los que más impactan en la inflación de los primeros nueve meses del año, ya que acumularon aumentos por un 35,5 por ciento. Si se tienen en cuenta los últimos doce meses, la suba es de 52,5 por ciento.

 

El Estado regula y autoriza los aumentos en los precios de las tarifas de servicios públicos, transporte, celulares, cuotas de la educación privada y la de medicina prepaga y la tarifa de la telefonía móvil, entre otros.

 

En el caso de los combustibles, los precios permanecieron regulados hasta el primer trimestre de este año, cuando por una decisión del ex ministro de Energía Juan José Aranguren quedaron liberados.

 

En materia inflacionaria, el Centro de Estudios Scalabrini Ortiz (Ceso) difundió su índice de inflación de supermercados para el mes de septiembre en Santa Fe, que arrojó una suba de 11,48 por ciento, y acumula 57,34 por ciento en doce meses. El aumento en la canasta básica alimentaria, según la medición que realizó el Ceso, alcanzó el 11,08 por ciento.

 

Dejanos tu comentario...

Martes 13 de Noviembre de 2018
Erotismo del poder femenino
Hockey con futuro
Todo caso policial
Salud Pública
Charlie Egg
El año de la división
Bricco
Acquarone
Tessa
Libros en alpargatas
Citas
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
Villanos y empresarios
foto