País
29-08-2018
Palos sí, libros no

Mientras los voceros del gobierno nacional se empeñan en decir que no hay ajuste presupuestario en la universidad y que la crisis es sólo una cuestión salarial, los datos duros –y la voz de los rectores– los desmienten.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal
En días recientes, distintos integrantes de Cambiemos y medios gubernamentales –con el ex rector de la UNL, ex secretario de Políticas Universitarias y diputado nacional por Santa Fe, Albor Cantard, a la cabeza– insisten en que las medidas de fuerza de estudiantes y docentes universitarios son sólo por razones salariales, no presupuestarias.

 

Según datos de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública, entidad encargada de analizar el presupuesto nacional y también cómo se va ejecutando, al 5 de agosto de este año el Ejecutivo había efectuado transferencias para gastos corrientes de las universidades por 57.875 millones de pesos, sobre un total de 103.942 millones presupuestado en el año. Es el 55,6% de dinero anual, no es una mala proporción si se considera que a fin de julio la ejecución tendría que ser del 58,3%.

 

Sin embargo, en las transferencias para gastos de capital se ve el impacto duro del ajuste y los famosos tres mil millones de pesos de recorte que unilateralmente impuso el gobierno y comunicó al pleno de rectores la secretaria de Políticas Universitarias Danya Tavela, a fines de marzo. Las universidades disponían para invertir y crecer en infraestructura de 3.703 millones de pesos, según el presupuesto 2018; el gobierno les transfirió a la fecha 325 millones, apenas el 8,7%.

 

El daño al desarrollo de las universidades no es una novedad en la era Cambiemos. Entre 2016 y la actualidad se presupuestaron para infraestructura y equipos, gastos de capital, 5.653 millones de pesos pero se devengaron sólo 3.165 millones, el 55%. La comparación de ese ciclo corto de fuerte subejecución presupuestaria con la creación de 17 universidades nuevas en el período 2003-2015 no merece calificativo.

 

Por otra parte, en diálogo con periodistas del periódico santafesino Pausa.com.ar, Enrique Mammarella, el rector de la UNL, reconoció los problemas presupuestarios y salariales del sistema universitario: “Nosotros recibimos todas las cuotas a tiempo para pagar los salarios, pero lo último que recibimos para gastos de funcionamiento fue en mayo. Esos meses de atraso son normales, nuestro funcionamiento no está complicado, pero en la medida en que aumentan los servicios, los pasajes, los alquileres, el tipo de cambio, claramente nos ajustamos cada vez más y tenemos menos posibilidades de seguir evolucionando. El resto de las universidades también está en la misma situación”.

 

Previendo los recortes, la UNL tomó a comienzos del año la decisión de no empezar obras nuevas. “Tenemos una obra parada, tendría que haber empezado este año, un aulario en Ciudad Universitaria. En todo el sistema universitario a través del CIN se hizo un análisis de la situación general y todas las obras que estaban en ejecución continúan en ejecución, si bien con demoras. Muy pocas están paradas. Pero todas las obras que estaban por licitarse, o licitadas y sin comienzo de ejecución, están todas paradas”.

 

Rosario

 

La semana pasada, cuando el paro en todas las universidades públicas argentinas alcanzaba ya los 21 días –la oferta de un 15 por ciento a partir de septiembre que el gobierno nacional hizo el lunes, cuando el lunes superó los 31,50 pesos fue rechazada por los docentes, que continúan con la medida de fuerza–, después de la contundente marcha en contra del recorte del gobierno nacional, el rector de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), Héctor Floriani, consideró que “ahorrar en educación nunca es una buena idea”.

 

Floriani, quien participó de la multitudinaria marcha universitaria en Rosarino la semana pasada en defensa de la educación pública, se manifestó también a través de su cuenta en una red social: “Como expresé durante el encuentro, es imprescindible que la situación salarial docente se resuelva y es imprescindible que el Congreso de la Nación nos garantice para el próximo ejercicio un presupuesto digno”.

 

Asimismo, el rector expresó: “Estamos convencidos de que la potencia de la universidad radica en su pluralidad y de que la educación superior es una extraordinaria herramienta transformadora de la sociedad”.

Dejanos tu comentario...

Domingo 21 de Julio de 2019
Mujica
Libros en alpargatas
Charlie Egg
Sietecase
Erotismo del poder femenino
Hockey con futuro
Salud Pública
Todo caso policial
El año de la división
Bricco
Acquarone
Tessa
Citas
Scher
podo
Sasturain
ricciardino
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
Villanos y empresarios
foto