Sociedad
11-07-2018
La zona ideológica de confort
La semana pasada un chequeo de Chequeado.com llevó a que Facebook retirara un artículo que aseguraba que el acuerdo con el FMI llevaría a desmantelar la Anses, lo cual puede ser cierto en términos literales, pero es motivo de legítima interpretación. En esta nota publicada en la versión en inglés del diario “Il Manifestó” un especialista analiza el fenómeno de un tipo de noticias falsas que cunde en las redes sociales.
Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal
Andrea Capocci | Il Manifestó*

Walter Quattrociocchi, 38 años, supervisa el laboratorio de Ciencia de Datos y Complejidad en la Universidad Ca’ Foscari de Venecia. Sus trabajos de investigación se citan en revistas especializadas, medios internacionales (The New York Times, The Guardian y otros), pero también en documentos importantes, como el Informe Global de Riesgos del Foro Económico Mundial de Davos. Cuando Laura Boldrini, presidenta de cámara del gobierno italiano anterior, creó un grupo de trabajo para combatir las noticias falsas en 2017, encabezó el panel de expertos.

Recientemente, Quattrociocchi publicó un libro, ”Liberi di crederci: Informazione, Internet e post-verita” (“Libre de creer: información, Internet y post-verdad”), escrito junto con la periodista Antonella Vicini. El libro se basa en el trabajo del grupo interdisciplinario de investigadores dirigido por Quattrociocchi, compuesto por científicos informáticos, físicos y neurocientíficos. El ensayo aparece en un momento decisivo, ya que el debate político italiano parece monopolizado por los tweets del ministro del Interior, Matteo Salvini. Las noticias falsas en la web sobre inmigrantes, vacunas y la supuesta falsedad del alunizaje han existido antes de Salvini, pero si los ministros y subsecretarios difunden estas mentiras, entonces existe un mayor potencial de peligro.

Pero Quattrociocchi dice que luchar contra noticias falsas con reconstrucciones documentadas y pacientes es un esfuerzo inútil. “El teórico de la conspiración no interactúa con aquellos que desmantelan noticias falsas”, nos dijo recientemente. “En un estudio de 2015 de 54 millones de usuarios de Facebook, demostramos que sólo uno de cada 12 usuarios interactúa con quienes los contradicen. Aquellos que se adhieren a una teoría de la conspiración entran en una zona de confort donde ‘nadie contradice mis ideas’. En ese punto, cualquier intento de negar las noticias falsas conduce a posiciones polarizadas, radicalizándolas”.

—¿Cuál es la forma correcta de combatir la difusión de noticias falsas, entonces?

—El 91 por ciento de los temas que polarizan las discusiones de los medios también son temas de noticias falsas. Por lo tanto, desmantelar noticias falsas no es una tarea fácil y nadie sabe exactamente cuál método es el mejor. Debemos ser capaces de superar el llamado “confirmación de parcialidad”, que es la tendencia natural a creer en la información que confirma nuestras opiniones. Quizás la clave está en mostrar empatía con el interlocutor, ya sea que sea el lector de un periódico o el usuario de una red social.

—En el libro usted escribe que “el hombre como sujeto racional es una de las noticias falsas más grandes de la historia”. ¿Qué significa eso?

—Un individuo es irracional solo para aquellos que piensan diferente de él, y se puede decir lo mismo a la inversa. De hecho, todos somos irracionales hasta cierto punto. En cambio, creemos que podemos entender todo. La conspiración no es irracional: es una estrategia que tiende a disminuir la ansiedad y la incomodidad hacia el mundo exterior, y desde este punto de vista es perfectamente racional. El cientifismo no es muy diferente; a menudo se convierte en otra forma de religión. Presentar la ciencia como un tótem no es muy diferente de las teorías de la conspiración.

—En tu grupo de investigación hay científicos de la información y físicos. No hace mucho tiempo, el análisis de los grupos sociales fue llevado a cabo por sociólogos y antropólogos. ¿Qué ha cambiado?

—El problema crucial es la ciencia de los datos. Antes de Internet y las redes sociales, los sociólogos podían analizar grupos de varios cientos de personas en detalle. Hoy, las redes sociales nos permiten estudiar números mucho más amplios: en un estudio de 2017, por ejemplo, analizamos 376 millones de usuarios de Facebook. Por lo tanto, necesitamos diferentes competencias. Por otro lado, podemos obtener resultados más sólidos desde el punto de vista científico: verificamos hipótesis teóricas e intentamos verificar su reproducibilidad experimental. Los antropólogos confiaban en la hermenéutica y difícilmente podían lograr el mismo resultado.

—Ha creado la idea de “Pandoors”, una “red integrada de personas, plataformas y contenido”. ¿De qué se trata?

—Analizamos y controlamos la “temperatura” del debate público, especialmente a través de las redes sociales. El objetivo es identificar en una etapa temprana, y tal vez predecir, las narrativas y cámaras de eco que dominan el debate público. Podría ser una herramienta para una planificación más efectiva de una estrategia de comunicación sobre un tema determinado. Comenzamos a trabajar con la London School of Economics en Londres y, en Italia, con el Corriere della Sera. Ahora estamos viendo lo que está sucediendo en el tema de la inmigración en Italia. El debate sobre la minoría romaní es realmente aterrador. Pero todavía es un trabajo en progreso.

—La desinformación en línea parece favorecida por un sentimiento generalizado contra el establishment. ¿Continuará extendiéndose incluso ahora que las fuerzas antisistema están en el gobierno?

—No hay noticias falsas sobre la realidad política, siempre y cuando sea parte de una campaña electoral en curso. Aquellos que logran fomentar la identidad y un deseo de venganza contra la élite, que puede ser representado por cualquier persona, siguen ganando. Lo que es grave es que la así llamada elite está respondiendo a esta situación con una actitud clasista.

* Traducción Pablo Makovsky | Cruz del Sur.

Dejanos tu comentario...

Miércoles 19 de Septiembre de 2018
Erotismo del poder femenino
Hockey con futuro
Todo caso policial
Salud Pública
Charlie Egg
El año de la división
Bricco
Acquarone
Tessa
Libros en alpargatas
Citas
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
Villanos y empresarios
foto