Economía
27-06-2018
Sube la inflación, las tasas y la fuga de capitales
Desde el Banco Central Luis Caputo confirmó que la corrida inflacionaria de junio será más alta que la de mayo y dejó la tasa en el valor fijado por Sturzenegger. Mayo pasado fue el mes récord de expatriación de divisas desde enero de 2003. Sólo lo fugado ese mes equivale a 20 presupuestos de Santa Fe Capital.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal
El presidente del Banco Central –ex ministro de Finanzas–, Luis Toto Caputo, resolvió ayer ratificar la tasa de interés de referencia en el 40 por ciento anual, tal como la había fijado su antecesor –Federico Sturzenegger– en medio de la corrida cambiaria que llevó el dólar de 20 a 28 pesos e hizo que se esfumaran más de diez mil millones de dóalres.

Entre las consideraciones para insistir con el sesgo contractivo de la política monetaria, Caputo enumeró la elevada inflación núcleo de mayo (2,7% mensual), la corrida cambiaria y su impacto en los precios de junio, que adelantó que anotarán una suba mayor a la del mes previo. Para este mes las estimaciones privadas ubican la inflación arriba del 3% fogoneada por el componente núcleo, en particular alimentos. Por lo que, la inflación sumaría un décimo mes en ascenso, de acuerdo a información difundida ayer en el sitio LaPoliticaOnline.com.

A su vez, la fuga de capitales –la expresión más ruinosa de una política de vaciamiento, la riqueza argentina que se va al exterior– alcanzó en mayo pasado 4.616 millones de dólares, la más alta desde la cifra récord de enero de 2003.

La cifra corresponde al rubro “Formación de activos externos del sector privado no financiero” (o sea: dinero que se llevan afuera los que no son bancos) y equivalen, grosso modo, a más de 20 presupuestos anuales de la ciudad de Santa Fe, según se analiza en un artículo de Economía del sitio Pausa.com.ar.

Inflación

“Luego de observar un aumento en la inflación subyacente de mayo, con el Índice de Precios al Consumidor (IPC) del INDEC mostrando una variación de 2,1% m/m para el nivel general, y 2,7% m/m para el componente núcleo, los indicadores de alta frecuencia muestran una aceleración adicional en junio. La misma refleja los efectos directos e indirectos de una significativa inestabilidad cambiaria en las últimas semanas”, se lee en un documento emitido ayer por el Banco Central.

Entre otras consideraciones para justificar la decisión de sostener la tasa de interés, Caputo destacó la “temporaria desaceleración” económica producto del deterioro de la capacidad adquisitiva y del impacto de la sequía. “Con todo, se estima que el PBI se desacelere a un crecimiento cercano al 1% en 2018, antes de retomar tasas superiores en 2019”, agregó el informe.

Sin embargo, Caputo señaló los efectos positivos de haber finalizado las asistencias de Banco Central al Tesoro y de la baja del gasto público, en línea con lo acordado con el FMI, y los potenciales efectos negativos por el frente externo a raíz de la potencialidad guerra comercial entre países centrales.

De esta forma, las nuevas autoridades del Banco Central resolvieron sostener la tasa elevada para quebrar la inflación y llevarla a la meta del 17% en 2019. Y así y todo, el documento señala que “Consistente con la decisión de política, el Consejo de Política Monetaria reconoce la presencia de riesgos de mayor inflación a la esperada en caso de un traspaso del tipo de cambio a los precios minoristas mayor al previsto”.

Fuga

La fuga de divisas en lo que va del año alcanza los 13.601 millones de dólares. En cinco meses se fugaron más dólares que en todo el año 2016. En rigor, en cinco meses se fugaron más dólares que en cualquier otro período igual, desde 2003 a la fecha. Los 4.616 millones de dólares fugados sólo en mayo de 2018 rompieron la marca de los 4.355 millones fugados en octubre de 2008, cuando el sector financiero y el rentismo agropecuario ahorcó el tipo de cambio, en directa reacción al conflicto por la 125.

La corrida cambiaria no terminó, de acuerdo al análisis publicado en Pausa, “solo que ahora hay nuevo endeudamiento para sostener una calma relativa. Unos 7.500 millones de dólares enviados por el FMI están siendo utilizados en dosis homeopáticas (100 millones por día) para que los timberos puedan fugar tranquilamente. No es un exceso: el Banco Central está financiando esta fuga con deuda del FMI, todos los días, licitando en el mercado mayorista 100 millones por día, durante 75 días. El país se está endeudando para sostener esta orgía financiera un poco más de dos meses, tal como viene pasando en estos últimos dos años. Lo peor es que ni siquiera alcanza: el ritmo de la fuga supera los 100 millones diarios”.

“Además, las nuevas autoridades explicitan su intención de mantener una activa intervención en el mercado secundario de LEBAC, afectando las tasas relevantes para reforzar la señal de política monetaria. Mayores cambios en el marco y el accionar de la política monetaria serán anunciados antes de la próxima decisión relevante, programada para el martes 10 de julio de 2018”, detalló el Comunicado de Política Monetaria.

Fuentes: LaPoliticaOnline.com y Pausa.com.ar

Dejanos tu comentario...

Viernes 20 de Julio de 2018
Charlie Egg
El año de la división
Bricco
Acquarone
Tessa
Libros en alpargatas
Caferra
Citas
Cielo Razzo
Sherlock
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
El futuro del capitalismo
Villanos y empresarios
foto