Sociedad
06-06-2018
El dolo eventual en discusión
El caso Juan Carlos Schmitt, el mecánico que atropelló a un cadete y lo descuartizó en 2016, tiene un nuevo round en la justicia provincial. La decisión sentará un precedente en los casos de siniestros viales en los que se prueba que un conductor, aunque sin intención, hizo todo para provocar una muerte de tránsito.
Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal
Carina Ortiz

El 2 de marzo de 1997 Sebastián Pira tenía 21 años y manejaba un Ford Galaxy que circulaba por calle Salta a más de 100 kilómetros por hora. Al cruzar bulevar Oroño atropelló a María Celeste Haiek de 22 años, quien murió en el momento, y a Daniela Caruso, de 16, quien quedó sobre el capot hasta que el conductor zigzagueó y la hizo volar. Lo imputaron por doble homicidio culposo pero luego hubo un cambio, lo acusaron de homicidio simple con dolo eventual, pero para ese entonces Pira había desaparecido. Por primera vez se barajó un homicidio doloso para un conductor aunque no llegó a juicio, el caso prescribió.

Diez años después Juan Carlos Smichtt fue sentado en el banquillo de los acusados con la misma acusación. Esta vez la víctima fue Damián Orgáz, un cadete que terminó descuartizado por el impacto. En primera instancia lo condenaron a 5 años por homicidio culposo, la máxima sanción que dio la Justicia rosarina a un conductor por este delito. La fiscalía apeló y en segunda instancia redoblaron la apuesta, lo condenaron a 9 años por homicidio con dolo eventual. Ahora la defensa echó mano a un recurso horizontal –que no está en el código. Es un recurso que incorporó la Corte provincial mediante acordada y faculta a las defensas a plantearlo cuando en Cámara su condena se agravaba. Con este planteo un tribunal, también de Cámara, analiza la decisión sobre éste hombre que atropelló, en 2016, al cadete a más de 107 kilómetros por hora en una diagonal de zona oeste.

El caso Pira, Matías Capozzuca, Lautaro González Riaño –el jugador de fútbol santafesino–, son nombres que quedaron en la conciencia de la ciudad como los protagonistas de siniestros que truncaron vidas y cambiaron el eje de aquellos que rodeaban a las víctimas. Sus casos se caracterizaron por la violación de las normas de tránsito en su máxima expresión.

El 22 de mayo de 2005 Capozzuca circulaba en un BMW que sacó de la concesionaria de su padre y se dio contra un árbol gran velocidad en Rivadavia entre Pueyrredón y Santiago y se fue corriendo. En el auto además estaban Nayid Abraham, Úrsula Notz quien murió por las secuelas del impacto y Carla Alfaro, quien quedó con secuelas gravísimas hasta el día de hoy. González Riaño, además de estar alcoholizado y apretar el acelerador más allá de lo permitido, esquivó un control vehícular, casi atropella a un inspector, pasó un semáforo en rojo en Catamarca y Ovidio Lagos y mató a Diego Torres en agosto de 2016. En todos ellos la figura del dolo eventual sobrevoló pero terminaron en penas que no superaron los 3 años –con 8 meses de prisión efectiva o domiciliaria se puede solicitar la libertad condicional– o sin sanción, como en el caso Pira.

Orgaz

El punto de inflexión se produjo con Schmitt. Carlos Damián Orgaz tenía 26 años, trabajaba de cadete en el mismo bar que su madre era cocinera. El 31 de marzo de 2016, ambos volvieron a tomar el segundo turno. Eran las 20 cuando llegó al bar, puso la caja de reparto sobre la moto porque ya había dos pedidos esperando y salió. Minutos después un Audi TT conducido por el mecánico Juan Carlos Schmitt lo embistió en la diagonal Rio Negro a la altura de Pérez Bulnes, su cuerpo terminó desmembrado. La imagen fue tomada por un celular y fue impresionante. Generó gran impacto en la comunidad.

En agosto del año pasado el caso llegó a juicio y la Fiscalía solicitó 10 años de prisión por homicidio simple. Los dos únicos testigos oculares del choque fueron Schmitt y su acompañante que no aportaron precisiones sobre el siniestro. El foco estuvo en las pericias técnicas. La marca de frenada del auto se extendió por unos 38 metros y el auto impactó contra un poste de luz que lo frenó.

Estiman que el Audi impactó contra la moto unos 35 metros antes de la intersección con Pérez Bulnes y venía, como mínimo, a 107 kilómetros por hora. Circulaba por la mano contraria y estaba volviendo a la suya cuando se produjo la colisión. Si bien no se pudo determinar por dónde venía la moto, se descartó que lo haya hecho por la mano contraria de la diagonal y estiman que podría venir por Pérez Bulnes o Campbell y al doblar en la diagonal se produjo el impacto.

Artículo 84 bis

En enero de 2017 se incorporó el artículo 84 bis al Código Penal. Este artículo no fue aplicable al caso porque la reforma fue posterior al accidente de tránsito pero marca el nuevo horizonte en materia de siniestros viales. Incorpora como agravante todos aquellos fundamentos que fueron esgrimidos por la acusación en el caso Schmitt para pedir dolo eventual y fue esclarecedor para el tribunal de juicio.

El artículo fija una sanción de 2 a 5 años e inhabilitación especial de 5 a 10 años cuando la conducción imprudente, negligente o antirreglamentaria de un vehículo con motor causa la muerte de una persona. Esa pena se eleva de 3 a 6 años cuando además se da a la fuga, o no intenta socorrer a la víctima, está bajo efectos de estupefacientes o con alcoholemia igual o superior a un gramo por litro de sangre (500 miligramos si es transporte público), o circulaba a más de 30 kilómetros por encima de la máxima permitida, pasa semáforo en rojo, circula en contramano, está inhabilitado para conducir o lo hace con culpa temeraria o las víctimas fatales fueran más de una.

Dolo eventual

Mientras que el dolo eventual es una construcción doctrinaria y existe un delgado hilo entre ella y la culpa con representación. En la práctica resulta más difícil de demostrar que en la teoría ya que hay que probar la intención. Es decir que el acusado sabe que puede matar pero no le importa.

En este caso los jueces Gustavo Pérez de Urrechu, Raquel Cosgaya y Rodolfo Svala, que presidieron el juicio, tomaron en cuenta lo dicho por los peritos para resolver. Ellos hablaron de un retorno a la mano de circulación por parte de Schmitt cuando se produjo el impacto. Los magistrados entendieron que es probable que el acusado haya intentado esquivar la moto sin lograr el cometido “no consintió la producción del resultado, ni tampoco presentó desinterés ante el mismo, por lo que su actuar no puede quedar atrapado en el dolo eventual”, dice el fallo y aplicaron el artículo 84 que fija una escala penal que va de los 6 meses a los 5 años. Lo condenaron al máximo de la pena para el delito de homicidio culposo.

Apelación

Ésta fue la condena más alta aplicada en la ciudad a este tipo de delitos aunque no bastó, mucho menos para la familia de Orgaz. La sentencia se apeló y recayó en manos de los vocales Carolina Hernández, José Luis Mascali y Daniel Acosta quienes entendieron que hubo dolo eventual y revocaron el fallo condenando a Schmitt a la pena de 9 años de cárcel.

Para ellos Schmitt dejó todo en manos del azar y el hecho de que haya querido evitar el choque descarta el dolo directo pero no el eventual. Schmitt puso todos los condimentos (alta velocidad, circular por la mano contraria, en una diagonal dónde confluyen otras calles) para que la tragedia se concretara y no era la primera vez que usaba la diagonal como pista de prueba, evaluaron. Entendieron además que la maniobra que realizó para volver a su mano no fue de evitación sino producto del accidente.

Ahora la defensa se juega una nueva carta, un recurso horizontal ante otros camaristas que evaluaran el caso con la misma evidencia. La audiencia se llevó adelante este viernes ante los vocales Gustavo Salvador, Carina Lurati y Bibiana Alonso, los argumentos son técnicos y giran en torno a la existencia o no de un dolo eventual. Si confirman la opinión de sus pares será un fallo sin precedentes y si no lo hacen también porque el acusado recibió, en primera instancia, la pena más alta dictada en la ciudad por homicidio culposo.



Dejanos tu comentario...

Martes 18 de Diciembre de 2018
Erotismo del poder femenino
Hockey con futuro
Todo caso policial
Salud Pública
Charlie Egg
El año de la división
Bricco
Acquarone
Tessa
Libros en alpargatas
Citas
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
Villanos y empresarios
foto