Política
16-05-2018
Cambiemos figuritas

El presidente Mauricio Macri nombró a la hija de Mario Barletta, que quiere volver a competir por la gobernación, con un cargo de más de 154 mil pesos en el Ministerio de Ciencia de la Nación. Mientras tanto, José Corral opera para que todo el radicalismo santafesino abandone el Frente Progresista y se vaya a Cambiemos

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal
Orlando Chircaz | Cruz del Sur

 

El ajuste gradual (¿?) que lleva adelante la Nación tiene algunas particularidades que propios y extraños ven con asombro. No es solo la política monetarista, el alto nivel de endeudamiento y la imposibilidad de bajar el déficit, hay un creciente aumento del personal político y nombramientos que son difíciles de explicar. Ni hablar de concesiones económicas a sectores concentrados. En ese contexto Cambiemos ya ni siquiera se presenta como “lo nuevo” o el único partido de masas del siglo XXI. La comunicacional apenas si se detiene en señalar que no se puede volver al kirchnerismo, a la corrupción. Es evidente que ya no alcanzan los discursos optimistas o adelantarse a los problemas de coyuntura a través de los focus group para acomodar el relato.

 

Cualquier intento de usar a la grieta para dar sustento a excusas o explicaciones se da de bruces con la realidad. Una de esas situaciones paradigmáticas se dio en las últimas horas, donde se conoció que la hija del actual embajador en Uruguay, Mario Barletta, fue nombrada en un ministerio nacional que ha sido de los más perjudicados con los recortes presupuestarios.

 

Florencia Barletta fue designada el 2 de mayo pasado en un cargo de Planta de Gabinete en el Ministerio de Ciencia de la Nación, con una remuneración bruta de 154.144 pesos. Dicho organismo, que conduce Lino Barañao, es uno de los más castigados en términos económicos. Solo al comparar los presupuestos 2018 y 2017 se observa una poda del 10,5% por el impacto de la inflación.

 

También se suman las críticas por el recorte de personal, científicos, becarios e investigadores. Sin embargo, la militante radical Florencia Barletta corrió con mejor suerte aunque no fue la única. En total, durante mayo, la actual gestión del presidente Mauricio Macri elevó a 169 el número de decretos y resoluciones administrativas que contienen uno o más nombramientos.

 

Ese otro dato fue dado a conocer por el economista Sergio Arelovich. “En lo que va de 2018 ya van 1.121 y creo que crece a ritmo superior que el precio del dólar, la inflación y las tarifas”, indicó el especialista y agregó: “En la mayoría se trata de un cargo pero en otros de dos o más personas. Creando empleo a cuatro manos para los propios y destruyendo áreas sensibles de actuación del Estado”.

 

Entre los nuevos contratados por Cambiemos figuran Micaela Méndez, fonoaudióloga del presidente Macri. Y también se cubrieron áreas “sensibles”, como la Dirección Nacional de Infraestructura y Actividad Física, la coordinadora de Detección y Seguimiento de Necesidades Críticas del Ministerio de Desarrollo Social, o el del director de Prevención de la Corrupción y Ejecución de Pruebas de Integridad de la cartera de Seguridad.

 

La designación de la hija de Barletta (de 37 años) se dio a través de la resolución 431/2018 del Boletín Oficial. La joven ocupará el cargo de Personal de Planta de Gabinete de la Secretaría de Articulación Científico y Tecnológica del Ministerio de Ciencia, donde tendrá una remuneración de 4.814 Unidades Retributivas, lo que lleva su sueldo bruto a 154,144 mil pesos.

 

En retirada

 

El fin de semana el presidente de la UCR nacional, el gobernador mendocino Alfredo Cornejo, visitó la provincia de Santa Fe y aprovechó para adelantar una discusión inevitable. Dijo, entre otras cosas, que más temprano que tarde “todo el radicalismo santafesino” confluirá en Cambiemos y dejará el Frente Progresista. Radicales frentistas y el socialismo salieron a pegarle duro.

 

Cornejo tuvo como acompañante de lujo al intendente de Santa Fe, José Corral, quien pugna fuerte por conseguir la bendición del presidente Mauricio Macri para ser el único candidato a gobernador de Cambiemos en 2019. El mandatario local no quiere ir a internas abiertas, pero en el PRO hay otras opciones y también el embajador Mario Barletta dijo que podría volver a competir.

 

Quien rápidamente recogió el guante que tiró Cornejo fue su par santafesino, el diputado provincial Julián Galdeano. Su visto bueno no obedece solo a un factor político, de coyuntura y construcción, sino a sus más íntimos posicionamientos ideológicos. Se siente a gusto con el lugar que ocupa en la Mesa Provincial de Cambiemos. No hay dudas: está cómodo donde está.

 

No obstante, tampoco quiere perder la participación de su sector dentro del Frente Progresista, donde funcionarios de alto rango ocupan lugares importantes. Pasar por dos ventanillas no es un problema, entiende que todo el radicalismo santafesino terminará en Cambiemos pero que el compromiso con el gobernador Miguel Lifschitz fue acompañarlo los cuatro años.

 

Mientras tanto, ese acompañamiento “ornamental” le permite sostener con algunos legisladores provinciales la “gobernabilidad” desde la Legislatura. No menos cierto es que también lo ayuda en sus intentos de negociar cargos en organismos de control y empresas estatales, y es ahí donde se suceden algunas tensiones inconfesables para un fiel dirigente del macrismo.

 

De todas formas, el presidente de la UCR Santa Fe está satisfecho por su incidencia en la Mesa Provincial de Cambiemos. El año pasado, por ejemplo, logró colar en la lista de candidatos a diputados nacionales a un hombre propio: Gonzalo del Cerro. La buena performance electoral hizo que el histórico dirigente se haga de una banca, y desde allí votó todo lo que pidió la Casa Rosada.

 

José Corral es otro que presiona por tener a todo el radicalismo pintado de amarillo. Está convencido de que el aparto territorial del centenario le permitiría llegar con chances reales de ganar en 2019. El intendente de Santa Fe lee que el PRO no tiene esa capacidad ni un candidato fuerte que le haga peso. El problema, claro está, pasa por encolumnar a toda la UCR detrás suyo.

 

No será un tema menor, puesto que hay diferencias irreconciliables entre este dirigente del grupo Universidad y muchos otros correligionarios. Hay peleas que tienen más de 10 años y estas rispideces políticas acentuaron los diversos posicionamientos ideológicos que antes coexistían en armonía en el Frente Progresista y que ahora lo amenaza.

 

Para Corral y los suyos, una vez saldada la pelea interna a su favor, el contrincante a vencer no será el socialismo sino Omar Perotti. La muy buena relación del rafaelino con el Presidente de la Nación es observada con atención por el intendente radical. El senador del PJ por Santa Fe votó en el Congreso a favor de los intereses macristas en temas importantes: como el arreglo con los Fondos Buitre.

 

Perotti también levantó la mano a favor del Consenso Fiscal, entonces hay dirigentes radicales que sospechan que esos acompañamientos serán recompensados por la Casa Rosada cuando el rafaelino empiece su campaña a gobernador en el próximo verano. En ese marco es que Cornejo quiere a todo el radicalismo santafesino detrás de un mismo candidato.

Dejanos tu comentario...

Miércoles 23 de Mayo de 2018
Charlie Egg
El año de la división
Bricco
Acquarone
Tessa
Libros en alpargatas
Caferra
Citas
Cielo Razzo
Sherlock
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
El futuro del capitalismo
Villanos y empresarios
foto